Semana 23 de embarazo

collage

Ya he llegado a las 24 semanas, ¡casi 6 meses! Así que os quiero contar un poquito qué tal he pasado esta semana 23 de embarazo. Si preferís verlo a leerlo, os invito a pasar por mi canal de Youtube en el que veréis el avance de la tripa.

¡Por fin hace frío en Pamplona! Y creo que eso me ha ayudado a que esta semana fuera una de las mejores hasta ahora. A pesar de que hemos tenido un fin de semana movidito porque hemos tenido muchas comidas familiares la verdad que no se me ha hecho pesado del todo. Tengo ganas ya de que llegue la nieve, la niebla y la lluvia. Qué le voy a hacer, soy así.

Una de las cosas más incómodas de esta semana ha sido el reflujo. Si bien estas semanas pasadas ya lo tenía, ahora viene sin ningún motivo ni postura y es bastante fuerte. Hasta el punto de que  me tengo que callar y tragar saliva de lo que escuece en el pecho. Que por cierto, eso que dicen de que el reflujo es síntoma de que va a tener mucho pelo nada de nada. Con Mateo tuve también un reflujo horrible y luego el pobre no tuvo pelo hasta los dos años.

Tengo mucha más hambre. Espero que sea síntoma de que el bebé está creciendo. Ahora mismo ya el bebé está formado y a partir de ahora lo que hace es ganar peso, así que espero que esté demandando calorías, porque sino me voy a poner redonda.

Y hablando de digestivo, estoy venga a ir al baño. ¡Y eso que dicen que lo normal en el embarazo es estar estreñida! Pues yo voy por lo menos dos veces al día. Que nada, es maravilloso, sobretodo para evitarse incontinencia o almorranas, que no son nada bonito en el postparto, así que bienvenido sea. Pero me sorprende, la verdad.

Otro de los síntomas raros raros de esta semana es que no me paraba de parpadear el ojo. De esto que sientes como si te estuviesen dando golpecitos desde dentro. Creo que suelen decir que ese tipo de cosas pasan con el estrés, pero la realidad es que estoy muy tranquila, y no hay nada que ahora mismo me preocupe. De todas formas a estas alturas ya casi no siento nada, así que no le estoy dando mucha importancia.

Tuve una crisis importante esta semana, y es que pensaba que me había salido la primera estría. Pero nada, falsa alarma. Una costura del pantalón que me dejó marca y nada más. De todas formas todavía me pica mucho la tripa, así que me imagino que enseguida empezarán a hacer aparición. Estoy temblando, sobre todo con la experiencia de Mateo, que dejó llenita.

En cuanto al bebé yo creo que se mueve muchísimo más que Mateo. Espero que luego sea un niño tranquilo porque madre  mía la vida que me da en la tripa. Está todo el día de un lado para otro. Se ve que todavía tiene sitio y aprovecha, porque los próximos meses cada vez va a estar más apretujado, pobrecito mío. Pero nada, todo síntoma de que está sano y feliz.

Ya he empezado a hacer una pequeña lista de cosas que necesitamos, por si acaso empieza a venir gente preguntando que queremos que nos regalen y aunque pensábamos que no nos iba a hacer falta nada, si que es cierto que alguna cosa nos falta. Tengo intención de hacer un vídeo y un post por aquí para comentaros cuáles son mis imprescindibles para el recién nacido.

Y nada más, os recuerdo que todas mis redes sociales son elisaglarequi (instagram, página de Facebook y canal de Youtube) salvo en twitter que es elisaglarequii y la verdad es que últimamente estoy muy activa, sobre todo en la página de Facebook, que subo todos los días lo trabajado con Mateo con fotos explicativas. Pasaros por allí si os interesa la educación en casa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *