¡Ya estoy de vuelta!

Por fin, por fin, por fin.

Tenía unas ganas enormes de volver a escribir por aquí.

Si ves mi canal de Youtube, sabes que he tenido algunos problemas con el hosting y el dominio y que he tenido que cambiarlo todo. Yo creo que sinceramente para bien, porque al final me ha permitido replantearme el blog y darle una vuelta.

Total, que hasta ahora mis artículos básicamente eran una versión escrita de mis vídeos de Youtube. A partir de ahora el contenido va a ser completamente distinto del contenido de mi canal, así que te recomiendo que sigas ambos sitios si quieres saber un poquito más sobre nosotros.

La idea es que en este blog me voy a centrar un poquito más en mis dos pasiones: la educación y la organización. Así que los martes los artículos estarán centrados en la organización, la compra y el minimalismo, que es un camino que intento seguir este nuevo 2019 (poquito a poco) y los jueves serán artículos relacionados con la pedagogía Montessori y la crianza respetuosa, que es como educamos a nuestros hijos en casa.

Estoy completamente abierta a escuchar tus sugerencias y qué te gustaría ver en este blog.

¡Te deseo un maravilloso comienzo del 2019 y que nos sigamos viendo por aquí!

Semana 30 de embarazo

collage

¡31 semanas de embarazo! ¡7 MESES! Esto se acaba en seguida. Y más teniendo en cuenta el mes de diciembre que tenemos aquí en España, que entre puentes y festivos estamos en enero en un abrir y cerrar de ojos.

Una de las cosas que se me olvidó contaros la semana pasada es que me vacunaron para la tos ferina y la gripe. Es algo que durante el embarazo de Mateo no hacían, así que era nuevo para mi. La verdad es que no noté efectos secundarios, quizá en el lado de la tos ferina algo de dolor local al levantar el brazo o tocarme la zona, pero a pesar de que me dijeron que por la vacuna de la gripe podía ser que pasara mal día al día siguiente, pero no noté prácticamente nada.

Mis problemas digestivos siguen siendo los mismos: mucho reflujo, incluso con el tomate frito, que ya ves tú. Lo que si que ha parado bastante es el estreñimiento, que parecía que se iba a convertir en un problema y al final se ha pasado igual que llegó. Eso sí, voy muchísimo al baño. Y ya no porque beba mucha agua, como me pasaba en el segundo trimestre, sino porque creo que mi pobre vejiga está bastante aplastada. Así que por lo menos una vez a la noche me suelo levantar. Y si no me levanto, por las mañana corro como una loca para llegar. En cuanto a la incontinencia que tuve al principio del segundo trimestre de embarazo ha desaparecido completamente. Y eso que no he hecho nada de nada para evitarla. Pero ahora ya no importa que tosa o estornude, que ya no me cuesta contener la orina.

También el estómago se me ha hecho más pequeño y tengo que comer más despacito porque sino no me entra la comida. Y total, que pensaba que eso me iba a ayudar a coger menos kilos, pero me siento hinchada con un globo gigante. Y me parece que también me muevo como uno. ¡Qué torpe! Veremos a ver cómo voy de peso el 17 de diciembre, pero tiene pinta de que ya he sobrepasado los 12 kilos, que es lo que gané en el embarazo de Mateo.

Mis piernas están empezando a hincharse. Recuerdo que al final del embarazo de Mateo tenía los tobillos como troncos de árbol y no he llegado a ese punto (también era julio), pero veremos a ver cómo va avanzando.

En cuanto a la tripa ya me han salido definitivamente estrías. Pasaros por mi canal de Youtube si las queréis ver, pero vamos, a los lados de la tripa me han salido un par y luego alrededor del ombligo. Este tipo de estrías son las que menos me preocupan. Con que no me salgan en las cartucheras, piernas y tal estaría mas que contenta.

Estoy teniendo unos sueños súper vivos. Ya me pasó en el embarazo de Mateo, que soñaba que el bebé se salía o que tenía abortos. Unos sueños muy extraños. Esta vez todavía no son pesadillas o sueños extraños, pero sí que son tan realistas que me levanto un poco confundida con lo que realmente ha pasado en mi vida y lo que no.

Y una cosa que ha llegado claramente es algo que llaman “mommy brain”y es que se te olvida absolutamente todo. He perdido la orientación, el sentido del orden y absolutamente todo. Esperemos que no me afecte para los exámenes que tengo a finales de enero.

El bebé se mueve muchísimo, y ya son movimientos mucho más controlados y definidos. Estuve leyendo hace poco un artículo que explicaba el por qué de los movimientos de los bebés que os dejo por aquí. Si os apetece verle moviéndose, pasaros por la actualización del embarazo en mi canal, que he grabado un par de clips con los movimientos.

Mide unos 46cm y pesa 1,5kg y ahora mismo ya tiene desarrollados los 5 sentidos y empieza a chuparse el dedo. ¡Ya no queda nada!

¡Contadme como vais en vuestros embarazos!

Por qué deberías portear a tu bebe – Beneficios del porteo

Desde que me quedé embarazada del segundo bebé la idea del porteo me rondaba la cabeza. Por el trabajo de Sergio hay semanas que paso bastante sola con Mateo, así que pensar que iba a tener que atender a los dos sin ayuda me hacía comerme bastante la cabeza, y el porteo era algo que se me planteaba como facilitador.

Total, que encontré Apegados, una tienda aquí en Pamplona que tiene también tienda online que son expertos en porteo, y me apunté a uno de sus cursos gratuitos, en los que te dan una introducción al porteo y sobre todo es muy práctico porque te enseñan y te dejan probar todas las opciones de porteo existentes además de explicarte pros y contras de cada una de las opciones.

Es cierto que con Mateo ni lo probamos. Incluso lo rechazamos. Tuvimos la opción porque una compañera de trabajo de mi madre nos prestó una mochila y lo cierto es que ni siquiera la sacamos de la caja. Se que en la guardería lo probaron con Mateo y como parecía que no le convencía, no le dimos más vueltas. Y la verdad es que esta vez nos lo hemos planteado más como necesidad que como beneficioso. Pero resulta que es casi más beneficioso que necesario.

Os cuento.

BENEFICIOS PARA EL BEBÉ.

  • Participación en la rutina familiar: Es un punto que para mi es muy importante, sobre todo para que la transición a un miembro más de la familia sea más sencillo. Os dejo el artículo y el vídeo en el que hablo de lo importante que es incluir en las rutinas al nuevo bebé para ayudar al niño que ya estaba a aceptar esta nueva situación.
  • Beneficioso para la salud: Ayuda a regular la temperatura, el metabolismo está más equilibrado, regula el ritmo de sueño y ayuda a la digestión.
  • Facilita la lactancia materna: Ayuda a saber si está hambriento ya que los bebés hacen gestos muy característicos cuando tienen hambre que se ven al tenerlos en brazos y además ayuda en la producción de leche.
  • Ayuda en el desarrollo emocional: Ya conocéis el valor que le doy yo al respeto a las emociones y al reconocimiento de los sentimientos desde que son muy pequeños, y el sentir el contacto físico le ayuda a regularlos.
  • Mejora del desarrollo físico: Llevar al bebé en la posición fisiológica (posición de ranita) ayuda a la maduración correcta de las caderas.

BENEFICIOS PARA EL PORTEADOR.

  • Crea una relación estrecha: Sobre todo el caso de los papás, que en el caso de decidirse por la lactancia materna se sienten un poco desplazados durante los primeros tres meses de vida del bebé, ayuda muchísimo a forjar una relación.
  • Muy práctico: Tener las manos libres sobre todo esos primeros meses que parece que no llegas a nada me parece algo maravilloso. Poder calmar a tu bebé mientras sacas el lavavajillas o cocinas creo que va a ser para mi una nueva visión del horror del cuarto trimestre.
  • Menos estrés: Relacionado con lo anterior, el poder hacer más cosas y llegar a todo sin tener que atender continuamente al recién nacido genera menos nervios y crispación en los progenitores.
  • Higiene postural: Porteemos o no, los bebés acaban estando mucho tiempo en nuestros brazos. Yo recuerdo que con Mateo tuve una tendinitis de caballo en las dos muñecas de tanto tenerle en brazos. Sin embargo, al utilizar la mochila de porteo, el peso se reparte mucho mejor facilitando la postura de la persona que portea.

Una de las cosas que me parecieron más importantes de lo que explicó Lidia en la charla fue la diferencia entre los portabebés ergonómicos y los ergónomicos y fisiológicos.

La diferencia principal es que los segundos respetan el desarrollo fisiológico del bebé, colocándolo en posición de ranita y no forzando la columna vertebral, ya que tienen al bebé sentado y no colgando, como si fuera un arnés.

Os dejo el enlace al vídeo que he subido hoy relacionado con el tema en el que os explico un poco más en detalle el desarrollo de la columna vertebral infantil para que entendáis un poco mejor la diferencia, pero es casi imprescindible poneros en contacto con una persona experta en el tema, como Lidia, para que os pueda asesorar sobre qué es lo mejor para vuestro bebé.

Os recomiendo muchísimo que si estáis en la zona de Navarra estéis atentos y atentas a cuando haya un nuevo curso de estos gratuitos que ofrece Lidia porque da muchísima información sobre el tema, que probablemente no hayáis oído hasta ahora y sobre todo os da la opción de probaros las diferentes opciones de porteo para que os decidáis por la que mejor os vaya. Están en la calle María Lacunza 5, en el Soto Lezkairu de Pamplona.

De cualquier manera, si no estáis por esta zona, pasaros por su página web, que tiene muchísima información y venta online donde os podrán asesorar lo que mejor cuadre con vuestra familia.

¿Habéis probado con el porteo? ¿Cuál ha sido vuestra experiencia?