Mis trucos para viajar en coche.

Tengo este artículo pensado desde hace tiempo, ya que por la situación familiar que tenemos viajamos mucho en coche y además viajes largos. Así que pensaba que tenía algo que poder enseñarte, pero la verdad es que hoy hemos tenido que ir al médico con Mateo por primera vez los cuatro y viendo lo mal que nos hemos apañado me parece que soy la menos indicada.

Pero bueno.

Voy a intentar contarte un poquito cómo lo hacemos nosotros, por si te puede ayudar si eres novato o novata en esto de los viajes en coche con niños.

Lo primero de todo es que tu coche esté siempre preparado. Parece una tontería, pero tener en el coche determinadas cosas puede salvarte de más de un apuro, sobre todo si estáis en el momento de quitar el pañal.

Nosotros tenemos siempre en el coche las siguientes cosas:

  • Una manta. Siempre viene bien, tanto a adultos como a niños. Puede ser que cambie el tiempo, que se manche la que llevábamos o que necesitemos utilizarla para cambiar un pañal inoportuno en el maletero.
  • Una toalla. Más de lo mismo y parecido a lo anterior. En este caso está muy bien también por si de repente llueve y tenemos que secar alguna cosa, como si tenemos algún accidente tipo vómito.
  • Botiquín. Básico. Con cosas como el stick mágico de los chichones, tiritas, ibuprofeno para los adultos. Y por supuesto pañales y toallitas.
  • Emergencia. Por supuesto que muchas de estas cosas son obligatorias por ley llevar en el coche como un triángulo, cadenas para la nieve o un chaleco reflectante.
  • Paraguas. Otro básico que por lo menos en ciudades como Pamplona nunca falla. Y es que aquí hasta en agosto viene bien llevar siempre un paraguas en el bolso. Nunca se sabe.
  • Bolsa de basura. No hace falta que sea de 30L. Con una bolsa reciclada del Mercadona puedes apañar perfectamente. Siempre se genera basura allí donde van niños, así que poder hacer una limpia justo cuando sales del coche para eliminar arándanos secos, pañales sucios y toallitas llenas de mocos es clave para que tu coche sea un poco presentable.
  • Toallitas. Nunca están de más. Sirven para todo: mocos, manos y caras sucias y pegajosas, manchas feas en la ropa, culos sucios. Eso si, si no las utilizáis mucho, id cambiándolas, porque se secan aunque estén bien cerradas.
  • Empapadores. Para nosotros es muy importante porque Mateo se marea en el coche, y para nosotros es lo más práctico con las vomitonas. Además viene bien también poner uno debajo de la silla del coche del niño de manera permanente para que pesque todas las migas y restos de comida de cuando se come en el coche, o en el peor de los casos vomitonas o pis que se escape. Así evitas tener que cambiar la tapicería o limpiarla cada dos por tres. Otro de sus usos es utilizarlo como cambiador si tienes que cambiarle en los asientos del coche para protegerlos.

Además de llevar todas esas cosas en el maletero, yo suelo llevar un neceser en la guantera con cosas de cuidado personal por si acaso necesito: crema de manos, tampones, un bolígrafo, cambios por si hicieran falta, chicles, más toallitas (nunca sobran), pañuelos de bolsillo y cargador del móvil para el coche.

Vale, eso está siempre en el coche. Pero y cuando se presenta un viaje largo, ¿qué más añadimos a estos básicos?

  • Una de las cosas que más nos ha cambiado la vida es una bolsita de snack con todo lo que se puede comer durante el viaje. De esta manera le damos la independencia y el poder de decisión de si quiere consumirlo todo de una sentada o si prefiere ir repartiéndoselo durante el viaje. Así es decisión suya y nos evitamos rabietas cuando se acaba la comida. Suele ser una mezcla tanto de snack sanos como fruta o pasas y también algún vicio.
  • Bolsa de basura personal. La manera de hacerlo es colocarla en el reposacabezas del asiento de delante, para que le quede a su altura y evitemos lanzar papeles y trozos de comida por todas partes o incluso el tener que retorcernos mientras conducimos para pescar una piel de plátano.
  • Agua. Mucha y fría. Nosotros siempre llevamos botellas pequeñas porque por el tipo de silla que le compramos a Mateo, las botellas grandes resultan muy incómodas. Si por lo que sea queréis llevarles un zumo, mucho mejor vaciarlo en una botella de plástico y meterle la pajita dentro y cerrarlo con la tapa para evitar que si no se lo acaban entero se pueda caer por todas partes.
  • Ropa de repuesto. Pero que sea fácil de poner y de quitar sin tener que soltar todo el asiento. Mateo, que vomita mucho desgraciadamente, siempre va vestido con un pijama de dos piezas que sea fácil de quitar. Así en el momento vómito, después de cazarlo todo (o casi todo) con el empapador, podemos quitarle rápidamente la ropa vomitada y que esté limpio hasta que podamos parar. Evita botones, cremalleras, cuerpos enteros y demás incomodeces.

Y eso es todo, básicamente. Si tienes cualquier duda y sobre todo, si tienes algún truco infalible para viajar en coche, ¡soy toda oídos! Siempre nos vienen bien esos consejos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *