5 trucos para mantener tu casa ordenada

Uno de nuestros retos desde la llegada de Jaime es mantener la casa ordenada. Sin quererlo se nos acaba amontonando todo en todas partes: los coches de Mateo en el salón, los platos en el fregadero y el lavavajillas lleno, los animales en el cuarto, la ropa limpia sin recoger y la mojada sin tender. ¡Un desastre, vamos!

Así que en estos dos meses desde que Jaime nació, que por cierto tendréis la actualización posparto de los dos meses mañana en el canal, nos hemos dado cuenta de esos 5 trucos para que la casa se mantenga más o menos ordenada.

  1. Un truco que ya habréis escuchado otras veces es ir ordenando conforme te mueves. Parece una tontería, pero sirve muchísimo. ¡La de veces que te recorres la casa de una punta a la otra! ¡Aprovecha! Yo voy al salón a ponerle la cena a Mateo y de paso me llevo las zapatillas que se habían quedado en el salón, y conforme las dejo en su cuarto, cojo el abrigo para dejarlo en la puerta para la mañana siguiente. Y así continuamente. De verdad, probadlo. No sabéis lo que aprovechas el tiempo.
  2. Y por supuesto es clave no ser una más de las que deja todo desordenado. Recoge conforme actúas. Parece lo mismo, pero no lo es. Cuando te levantes, haz la cama. Cuando te quites el pijama, mételo al armario (¡al armario!), cuando desayunes mete los platos al lavavajillas, ¡no los dejes en el fregadero! Son 3 segundos más y eso que te quitas de amontonar.
  3. Acostúmbrate a no quejarte mientras ordenas. Al final son todo señales que mandas sobre todo a tus hijos. Si quieres que ellos también ordenen, no puedes ir quejándote de ir recogiendo todo lo que dejan. En el ejemplo está la clave. Si tus hijos aprenden a apreciar el orden, recogerán conforme terminen. Aprovéchate sobre todo del periodo sensible del orden, que luego llegan los 6 años y se vuelven muy desordenados. «¿No quieres ordenar? No pasa nada, ordeno yo. A mi me encanta tener la casa ordenada.»
  4. Muy importante que todo tenga su lugar. No compres nada si no sabes dónde lo vas a guardar. Y si no tienes dónde guardarlo, vas a tener que deshacerte de algo antes de comprarlo. Así que haz ese trabajo en las tiendas. Dónde lo vas a guardar. Con qué te lo vas a poner. Qué utilidad real tiene.
  5. Y por último haz limpias frecuentemente. Yo durante el mes de enero hice el #minsgame, que lo podéis ver en mi página de Facebook si no lo habías visto, pero básicamente la idea es ir deshaciéndote de cosas conforme no las utilices. ¡Y no hace falta tirarlo todo! Seguro que hay gente que le puede dar mejor uso, y si no hay nadie en tu círculo, ¡dónalo!

Hay muchas veces que nos cuesta desprendernos de lo material, pero después de haberme deshecho de casi 500 cosas de mi casa durante el mes de enero, os digo que le coges el gusto. ¡Y todavía me podría quitar muchas más! Puede ser que en junio lo repita, así que ¡estad atentos a mis redes sociales!

¿Cuáles son tus trucos para mantener la casa ordenada?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *