La mente absorbente – Capítulos 5 y 6

Como ya os dije en el post introductorio de esta serie, voy a ir contándoos, capítulo a capítulo, la obra de “La mente absorbente” de Maria Montessori. Así que estos son los capítulos quinto y sexto. Os invito a leer conmigo y hacer de esto un club de lectura donde podamos compartir lo que nos vaya pareciendo.

He decidido unir los dos porque son capítulos muy intensitos en la parte teórica biológica. Habla mucho del crecimiento de las células de diferentes tipos, lo compara con animales y en cuanto a contenido pedagógico hay algo menos. De cualquier manera si tenéis la oportunidad de leerlo dice cosas muy interesantes que te hacen pensar y da sentido a la obra en su conjunto y a muchas de sus creencias.

La idea más importante que saco del capítulo quinto «El milagro de la creación» es que las personas somos capaces, ya que lo hemos hecho ya con el desarrollo físico, de controlar y ayudar al desarrollo psíquico.

Y paso al capítulo sexto «Un plan, un método».

Psíquicamente hablando existe un periodo en el que todos los seres humanos somos iguales, que es recién nacidos, por lo que únicamente debería existir una manera de educar o de tratar a los bebés, por lo tanto solo debería haber un método eficaz en este sentido.

Se llegue al resultado que se llegue, está claro que todos los seres humanos evolucionan de la misma manera y tienen las mismas necesidades psíquicas. Para llegar a ser un ser humano adulto se pasa siempre por las mismas fases. Si esto es así no debería preocuparnos en qué se va a convertir un individuo en particular ya que no podemos interferir en eso, sino que deberíamos emplear nuestras energías en asistir en estas fases de crecimiento comunes a todos y hacerlo a través de un único método que de verdad ayude. Para poder saber cuál es el método en cuestión, deberíamos mirar a la naturaleza, ya que es ella quien ha establecido estas fases de crecimiento.

Todo esto de lo que hablamos sirve para los primeros años de vida, ya que una vez que pasan estos años si que aparecen diferencias entre las personas.

Al recién nacido lo podríamos llamar embrión psíquico, ya que hay una etapa embrionaria dentro del útero materno y una etapa psico-embrionaria una vez que el bebé ha nacido y por estas dos fases pasan todos los seres humanos.

Lo que podemos hacer desde fuera es eliminar los obstáculos para que el bebé pueda realizar el trabajo lo mejor posible. La educación debería poder ayudar a conseguir la perfección en el trabajo del niño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *