Móviles visuales Montessori

Muchas veces cuando hablamos de la línea de móviles visuales Montessori la gente se confunde con el propósito que tiene en realidad este material para bebés. Y es que comparte nombre con los famosos móviles para bebés que venden en grandes superficies cuyo propósito es justamente el contrario al de los móviles Montessori: entretener, distraer o dormir al bebé.

Los móviles visuales Montessori siguen el desarrollo del niño y sus capacidades visuales en cada momento: empezar a ver los colores, distinguir matices, profundidades y el movimiento de los objetos entre otras cosas. Además ayuda a desarrollar la concentración y es una manera de participar de forma activa en el desarrollo de tu hijo. Utilizar móviles Montessori no va a hacer que tu hijo vea antes o desarrolle capacidades antes de lo que le toca.

El bebé claramente responde a los móviles y coordina cuerpo y movimiento interaccionando con el móvil e incluso intentando tocarlo. Se ve muy fácil si el niño está o no interesado. En el caso de que veas que no lo está, retirar, esperar un par de días y volver a ofrecerlo. Es importante observar y utilizar la intuición.

Los móviles se colocan en la zona de actividad, no en la de sueño ni en el cambiador y es muy buena idea que haya un espejo al lado para que puedan observar sus movimientos y empiecen a coordinarlos. El móvil se coloca a 25-30 cm de la cara del bebé, aunque cuando ya empiezan a mover las manos y querer tocarlo se puede poner más bajito y utilizarlos como móviles táctiles.

Es importante que cuando son pequeños se pongan durante pocos minutos y es muy interesante que el adulto se quede observando el tiempo que estén interaccionando con el móvil para que en el primer momento que haga amago de perder la concentración (mirar hacia otro lado o hacer algún ruidito) se le retire. Si ha llegado a llorar es demasiado tarde.

Por supuesto la guía que yo escribo aquí es completamente orientativa y aproximada en cuanto a edades y tiempo de concentración se refiere. Además los móviles se pueden alternar, por lo que el pasar al siguiente móvil no hace que se descarte directamente el anterior.

El móvil Munari es el primero en la línea de móviles visuales Montessori. Se presenta entre las 2 y las 4 semanas de vida. Al nacer los bebés ven borroso, pero distinguen la luz, el movimiento y los contrastes. Este móvil aguanta unas 3 semanas y los bebés suelen estar como máximo 15 minutos concentrados.

El móvil de los octaedros se presenta entre las 4 y las 6 semanas de vida. En este momento los bebés no distinguen matices, pero si colores vivos. Suele ser un éxito entre los bebés. Como máximo aguantan 20-25 minutos.

El móvil de Gobbi es uno de los más reconocibles de la pedagogía Montessori. Se presenta entre las 6 y las 7 semanas de vida. Es el momento en el que los bebés ya distinguen los matices de un mismo color e introduce la profundidad. La concentración se puede mantener unos 30 minutos.

El móvil de los bailarines es el único que no hemos utilizado con Jaime, ya que no me dio tiempo a hacerlo. Se presenta entre la semana 10 y la semana 14. Representa cuatro figuras humanas bailando en el aire. Está hecho en papel holográfico por lo que se mueve muy fácilmente con la brisa, es muy ligero. Ayuda a empezar a seguir con la mirada objetos. Concentración aproximada 30 minutos.

De las 14 semanas en adelante se pueden presentar móviles visuales más complejos. Recomendable siempre que las imágenes sean reales y que en la medida de lo posible sean objetos que vuelen en la realidad (globos de cumpleaños, globos aerostáticos, pájaros, mariposas, insectos, etc). Es un móvil que ya se presenta con la visión muy madura y les llama mucho la atención.

Grabé en mi canal de Youtube un vídeo relacionado con el tema, que os dejo por aquí por si queréis verlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *