La mente absorbente – Capítulo 15

Como ya os dije en el post introductorio de esta serie, voy a ir contándoos, capítulo a capítulo, la obra de “La mente absorbente” de Maria Montessori. Así que este es el capítulo número 15. Os invito a leer conmigo y hacer de esto un club de lectura donde podamos compartir lo que nos vaya pareciendo.

En este capítulo Montessori explica el desarrollo del movimiento hasta el año y medio y además relaciona la inteligencia con el trabajo de las manos.

Una cosa curiosa que ocurre en el ser humano es que nuestras extremidades se desarrollan diferente unas de otras lo que muestra que claramente tienen funciones diferentes. Para empezar todos sabemos lo que va a acabar haciendo una persona con sus piernas, pero no sabemos lo que acabará haciendo con sus manos. La función de los pies es biológica, pero está también conectada al desarrollo del cerebro.

La mano, sin embargo, no tiene una guía biológica y por lo tanto tiene una conexión psicológica, por lo que depende del psique para su desarrollo. El desarrollo de la mano está conectado con el desarrollo de la inteligencia y si echamos la vista atrás está relacionado también con el desarrollo de la civilización. Cuando las personas piensan, piensan y actúan con las manos. El desarrollo de la mano va codo con codo con el desarrollo de la inteligencia.

Todos los cambios en el entorno se han hecho con las manos. El propósito de tener inteligencia es prácticamente tener manos. Es por esto que el estudio del desarrollo del niño tiene que estar íntimamente relacionado con el estudio del desarrollo de la mano. La inteligencia a la que puede llegar un niño sin utilizar las manos es una, pero siempre será mayor si se utilizan. Además, los niños que pueden trabajar con las manos muestran un desarrollo y firmeza mayor en el carácter. La mano está conectada con la individualidad.

El desarrollo del movimiento está conectado con la vista, primero porque necesitamos ojos para ver donde poner nuestros pies y después trabajamos con nuestras manos, por lo que necesitamos saber lo que hacemos.

En el desarrollo de los niños primero hay observación del entorno. Esta observación se lleva a cabo antes de que se mueva y después va hacia el movimiento. El primer paso en este desarrollo es el agarre. Una vez que la mano agarra algo, aparece la consciencia que le llama a la mano. El agarre es inconsciente primero y después consciente. Esta consciencia ocurre con las manos, no con los pies. Llega un momento, entorno a los 6 meses, que el agarre se hace intencional.

A los 10 meses la observación del entorno despierta el interés y ya no solo quiere agarrar sino mantener en la mano. Aparece el deseo y el agarre porque si acaba. Después de esto comienza el ejercicio de la mano y empieza a cambiar la posición de los objetos: la mano afecta al entorno. Antes del año, el niño hace muchas acciones con la mano y a través de ejercitarlo el niño adquiere habilidad.

El entorno no tiene nada que ver con esto. El cerebelo lo ordena y el niño, con esfuerzo y ayuda, se sienta y se incorpora. Después el bebé se gira sobre su estómago y gatea. Cuando al final se pone de pie, apoya sus pies en el suelo y adopta la posición erecta y camina agarrándose, para después andar solo. Tras estos momentos, se consigue un nuevo avance hacia la independencia, y esto nos demuestra que la independencia y el desarrollo de las personas está ligado al esfuerzo.

El niño que es capaz de andar debe andar solo, porque todo el desarrollo se refuerza con el ejercicio. El adulto que continúa intentando ayudar se convierte en un obstáculo para el niño. Permítele andar y si sus manos quieren trabajar, dale motivos para la actividad inteligente.

Al año y medio llega el máximo esfuerzo. El contacto entre las manos y el equilibrio se produce. Aparece también una tendencia a intentar romper las leyes de la gravedad. Querrá trepar y para hacerlo utilizará sus manos.

El niño, que ya es capaz de andar, seguro de su fuerza, verá las acciones de las personas a su alrededor y tendrá tendencia a imitarlas. En este periodo de imitación el niño tiene mucha necesidad de copiar a los adultos y sólo seremos capaz de ver esto si le dejamos libertad para actuar.

Si no dejamos actuar al niño: le llevamos en brazos porque no puede andar, hacemos las cosas por él porque no puede trabajar, al final le mandamos señales de que es inferior.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *