Trabajo y juego con dos niños en casa

Con la llegada de Jaime han surgido nuevos retos. Uno de ellos proteger la concentración de Mateo cuando estamos los tres juntos.

La concentración es una de las claves en la pedagogía Montessori y es algo muy importante tanto para su desarrollo como para el futuro. Pero claramente ha sido una de las cosas más perjudicadas porque Jaime ha empezado a ser más móvil y se mete por en medio y le hace perder la concentración (y los nervios).

El multinivel es una de las mayores ventajas de tener hermanos ya que despierta en el mayor dotes de liderazgo y refuerza contenidos explicándoselos al pequeño además de trabajar la paciencia y el pequeño se siente incitado por el trabajo que hace el mayor y se prueba más que si se lo ofrecemos como presentación.

Una de las cosas más importantes que podemos hacer en este sentido es tratar al bebé de forma respetuosa. Si no queremos que quite los juguetes a su hermano mayor o no queremos que se meta por en medio mientras estamos trabajando es importante no hacerlo nosotros con él. Nada de arrancarle los juguetes de las manos, de cogerle en volandas por detrás sin avisar, pedirle siempre permiso y esperar a que te indique que quiere ser cogido. Además es buena idea preguntarle si te deja jugar con él antes de empezar a jugar. Los niños aprenden más de lo que hacemos que de lo que decimos y un buen ejemplo es clave en esta relación.

La previsión es clave también. Si ves que ha acabado SU concentración, es el momento de intervenir y redirigir si fuera necesario. Proteger la concentración de tu hijo mayor es realmente importante.

Si se produce el conflicto es muy buena idea hablar con los mayores y que te ayuden a buscar una solución. Una tormenta de ideas es algo que puedes hacer para promover la resolución del problema.

La necesidad de exploración es algo que existe en los bebés, que está en su naturaleza. No es algo que podamos evitar ni que queramos evitar, de hecho. Así que buscar los momentos en los que pueda explorar los juguetes de su hermano mayor, aunque sean «peligrosos» es imprescindible, aunque siempre se haga con supervisión. Una vez que les observamos explorando podemos determinar si hay alguna necesidad interna del niño para analizar ese juguete en particular o si simplemente es exploración pura y dura del objeto. En el caso de que haya una necesidad intrínseca en el querer coger ese juguete podemos pensar alternativas para que pueda cumplir con esa necesidad pero con un material apropiado para su momento de desarrollo.

Y relacionado con lo que os decía antes de que aprenden de lo que hacemos más que de lo que decimos es nuestra actitud ante el conflicto entre hermanos. Si es algo que nos tensiona, la tensión va a traspasar y va a acrecentarse, por lo que es importante trabajar en nosotras mismas y entender qué es lo que te pone nerviosa de la situación y que puedes hacer para que se rebaje la tensión y el ambiente sea más calmado. Va a haber días malos seguros, pero es importante tener el mente el objetivo a largo plazo siempre, cuál es la relación que queremos crear entre ellos. Las únicas emociones que puedes controlar son las tuyas propias, así que hazlo.

Cuidado con las etiquetas y el dar por hecho. Tu hijo mayor no tiene que cederlo todo ni entenderlo todo por el simple hecho de que es mayor. Tampoco podemos actuar de jueces y colocarnos de parte de uno o de otro en el conflicto. Es imposible que conozcamos todo lo que ha ocurrido ahí. Puede ser que no hayamos visto el principio, que puede haber sido hoy o hace unos días. Nunca, nunca, debes decidir quién tiene razón. Eso no sería justo para nadie.

Y mucha paciencia, mucho amor y mucho cuidado personal para ti, que vas a tener que aportar la energía a esa situación. ¡Lo estás haciendo bien!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *