Por qué mis hijos van descalzos

Llevo mucho tiempo sin pasarme por aquí, pero me está costando esto de la vuelta al cole. ¡No me extraña que los niños y niñas pasen unos días (o meses) malos con el comienzo! Se supone que yo ya no estoy en el periodo sensible del orden y sin embargo estoy que me subo por las paredes y de todo menos organizada. ¡Y ya es octubre!

Hoy quería hablaros de la importancia de ir descalzo. Es una práctica que yo también sigo en casa (y fuera de casa cuando es apropiado también) y que por lo tanto rápidamente ha pasado a formar parte de lo habitual para mis hijos.

Pero ¿hay algo más detrás de la simple comodidad en el hecho de ir descalzos? Pues sí.

Ya escribí un post en mi instagram sobre el tema, pero hay muchos estudios que demuestran la importancia de ir descalzos durante la primera infancia para el desarrollo correcto del pie y sus huesos. Al ir descalzos el pie adopta posiciones que con un zapato es muy difícil que adopte y así fortalece los músculos de pie y tobillo. Nuestros pies son maravillosos y están preparados para que andemos descalzos por todo tipo de superficies. En la actualidad están completamente desaprovechados, por lo que intentar ir descalzos cuando es posible es la mejor opción.

Vamos, que andar descalzo no solamente no es malo, si no que es bueno.

Puede ser que te preocupe el mito de que se van a enfriar. Y sí, digo mito porque no es más que eso. El frío no entra por los pies y tampoco los resfriados. Los resfriados son consecuencia de virus, no de ir descalzos.

Ya os he hablado alguna otra vez de la mente absorbente del niño (y si no tenéis toda una categoría hablándoos de ella en el blog) y es que entre los 0 y los 6 años los niños están explorando y ABSORBIENDO todo su entorno para buscar un orden y para buscar su sitio en ese orden. Esta exploración del entorno se realiza siempre a través de los sentidos y los pies son unas excelentes herramientas para descubrir y sentir el mundo. De hecho hasta los 9 meses tienen una sensibilidad mayor incluso que las manos.

Por eso nuestros hijos siempre se descalzan al llegar a casa. Porque necesitan sentir. Y no solo notamos esta necesidad de llevar los pies desnudos en niños más mayores. No es rara la imagen de un bebé quitándose los calcetines o lanzando las zapatillas y chupándose los pies. Los zapatos no son más que barreras para explorar su propio cuerpo y su entorno.

Pero los beneficios no son solamente el correcto desarrollo corporal. Andar descalzos, y sobre todo por terrenos desiguales ayuda a desarrollar el equilibro, tener una buena postura, conocimiento del entorno y movimientos oculares. De hecho está relacionado con las mismas zonas del cerebro que luego pueden ayudar a luchar contra la ansiedad y con la habilidad de concentrarse.

Y no se queda ahí, si no que hace un tiempo salió un estudio que cuenta que los niños descalzos desarrollan mejor su inteligencia. Y todo relacionado con lo que Maria Montessori ya decía. El estimulo sensorial y el movimiento físico del bebé son claves para el desarrollo de la inteligencia y los zapatos no hacen nada más que dificultarlo. Los zapatos solo son para que no pasen frío al andar en el suelo, por lo que deberíamos dejar de calzar a los niños que no andan para empezar y dejar andar más descalzos a los que sí lo hacen.

En fin, que descalceis a vuestros hijos cuando podáis. Y si, también en el parque, la hierba y el asfalto. Y si por lo que sea es algo que no es posible en el lugar en el que vivís, sed muy conscientes de los zapatos que compráis y cuanto más blanda sea la suela mejor, para que el movimiento del pie en el interior sea lo más similar posible (aunque nunca será igual) a andar descalzos.

De hecho yo esta vez con Jaime he descartado los pijamas con pies y le pongo pantalones chandaleros con los pies al aire. ¡Y hasta he empezado a ir descalza yo también en sitios en los que solía ir calzada!

Los zapatos para bebés te pueden parecer bonitos, pero no sólo no son útiles, si no que frenan al bebé en su desarrollo físico y mental.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *