Los beneficios del «meal planning»

Por mis compras mensuales, que os dejo la lista de reproducción aquí si no las habéis visto nunca, sabéis que yo compro solamente una vez al mes, a excepción de frutas y verduras que vuelvo a comprar a mitad de mes por eso de que se ponen malas.

Y para que esto sea eficaz y realmente te ahorres dinero es muy importante estar muy organizada, porque sino te falta la mitad y te sobra la otra mitad d ella compra. Esto se que es así porque alguna vez he ido a lo loco y es un auténtico desastre. Y por esto, a finales del mes organizo absolutamente todas las comidas del mes siguiente.

Pero, ¿realmente merece la pena comprar mensualmente? ¿Qué beneficios tiene planificar las comidas?

Es muy importante tener en cuenta que esto no es a rajatabla. Hay veces que nos apetece cenar otra cosa y dejamos lo que tocaba para otro día o puede ser que incluso haya algún día que no nos apetezca cenar y ese plato quede pendiente.

Pero bueno, que os cuento por qué lo hago:

  • Ahorras dinero: Pero mucho dinero. Probadlo y veréis. Nosotros hemos ido reduciendo y reduciendo el presupuesto. Nosotros gastábamos alrededor de 600-700 euros en la compra al mes. Actualmente no llegamos desde hace un par de meses ni a los 400 euros en consumibles. Y esto incluye pañales, limpieza y cuidado personal.
  • Comes más saludable: Al final si planificas es más fácil poder compensar unas cosas con otras porque tienes una visión más general del mes y ver los déficits. Gracias a estas planificaciones me he dado cuenta del poco pescado que como y de lo poco que variaba las cenas de Mateo entre semana.
  • Pides menos comida a domicilio: Disminuyen claramente los días de «no hay nada para cenar», «¿picamos algo?» o «¿y si pedimos?» Y por lo tanto, ¡volvemos a ahorrar y a comer de manera más saludable!

¿Y tú? ¿Planificas tus menús?

Celebraciones en casa – Cómo organizarlas y cómo ahorrar en el proceso.

Yo soy de las que piensa que SIEMPRE hay que hacer las celebraciones en casa. Desde que soy bastante jovencita celebro mis cumpleaños en casa y ahora que ya tengo una familia también hacemos aquí las celebraciones de todos. Y es que siempre, hagas lo que hagas, te va a salir más barato.

Una de las claves para que la celebración sea exitosa es pensar el menú con antelación. Hazte una lista con los invitados y sus alergias, intolerancias y preferencias y así puedes hacer un menú que valga para todos sin tener que dar alternativas.

Mira los productos principales de oferta esa semana e incluso si hay algo rebajado semanas antes a buen precio, ¡no lo pienses! Siempre que no sea más de 2 meses antes, en el congelador se conserva todo estupendamente sin perder calidad.

Que ese plato principal sea fuerte, no tanto picoteo. Al final siempre sobra mucha comida y tiendes a gastarte más dinero.

Una de las cosas que yo tengo que cambiar para ahorrar un poco más, es utilizar platos reutilizables. Si alguna vez habéis visto las celebraciones que hago en casa, sabéis que utilizo los platos monos de cartón que venden en Tiger, pero ya es hora de pasarse a la cerámica. Sí, luego hay que fregar, pero te puedes ahorrar alrededor de 50 euros (depende de cuánto compréis) si utilizáis vuestra vajilla habitual.

Y aunque no sepas cocinar especialmente, TODO casero. Los comensales siempre lo aprecian más, aunque sea sencillo. Es cierto que yo alguna vez he encargado un asado a domicilio, para algún apuro, pero yo recomiendo hacerlo en casa. Hay recetas paso a paso muy sencillas de seguir y sino siempre estará Youtube.

Una manera de poner a otro nivel tu fiesta es el postre. También casero, por supuesto, pero el acompañarlo de algún cóctel o copa especial siempre da un toque. Yo compré hace un par de años unas bolas de plástico para hacer hielos con cosas dentro que siempre impresionan, pero si no, podéis ser creativos y decorar con fruta, por ejemplo.

Y en cuanto a la decoración, que ya sabéis que yo soy un poco hortera, siempre reutilizable. ¡La de veces que habré puesto mi banner de «Happy Birthday»!

Te invito a utilizar un poco tu creatividad para que las celebraciones en casa se conviertan en algo maravilloso.

Y tú, ¿celebras en casa o fuera de ella?

Ahorro en la compra: inventario de congelador y despensa.

¡Más trucos para ahorrar en la compra mensual!

Y es que no se si también te pasa a ti o soy yo sola, que tengo siempre la despensa llena de comida y aún así me da la sensación de que no tengo de nada.

Así que te voy a contar mis trucos para evitar que se me caduque la comida en la despensa o que se me olvide lo que tengo en el congelador, con el fin de ir consumiendo y no gastar más de la cuenta en productos nuevos.

Y una de las maneras más sencillas de tener claro toda la comida que tienes almacenada es teniendo un inventario. ¡Tan sencillo como eso!

En el caso del congelador, organizo los cajones por tipo de comida: primer cajón para desayunos, snack, verduras y primeros, como legumbres y arroz; segundo cajón para carne, tanto congelada como cocinada; tercer cajón para pescado, pan y hielos. Os dejo de todas formas aquí un vídeo en el que os enseño mi congelador.

Además, en cada tupper pongo con washitape qué es, la fecha en la que lo hice/congelé y las raciones que hay.

Y aquí es donde viene el inventario, que aunque parece algo muy técnico, es simplemente un papel (en mi caso una nota en el móvil) donde está apuntado lo que tengo en cada cajón con las raciones que hay y la forma del tupper en el que está, por si acaso se despega el washitape.

Con la despensa es prácticamente lo mismo. La nuestra es una salita donde tenemos unas baldas atornilladas a la pared, y en cada balda hay un tipo de comida diferente: cosas que utilizamos más a menudo (patatas, cebollas, ajos, café, arroz y pasta abiertos, etc), repostería, desayunos, conservas y comida que utilizamos de vez en cuando (harina de coco, siropes, mantequillas de frutos secos, semillas, etc).

En el caso del inventario de despensa, lo tengo escrito en papel, porque me resulta más fácil al ser muchas cosas, y tengo uno por balda. Para estos no tengo apuntadas las raciones, pero sí la fecha de caducidad.

¡Y ya está! Esto sería todo. Parece muy sencillo, y solo requiere una tarde tonta para hacerlo pero os aseguro que además de muchas cosas caducadas, encontraréis también comida que ni sabíais que teníais.

Y por último, una idea que yo todavía no he llevado a cabo, pero que llevaré dentro de un mes o algo así (probablemente lo haga durante el mes de marzo) es algo que hacen en el canal de Our Tribe of Many, y es tirar tantas semanas como puedas con la comida del congelador y la despensa hasta que queda completamente vacío, comprando lo mínimo semana a semana. Esto, además de eliminar absolutamente todo lo que tienes en casa, te da la oportunidad de limpiar bien a fondo congelador y despensa, que normalmente siempre tienen cosas y es más difícil de limpiar. Te dejo aquí el vídeo en el que lo explican por si te apetece verlo y hacerlo conmigo el mes que viene.

¿Cómo ahorras tú en la compra?

Motivación para ahorrar

Ahorrar es complicado. Eso seguro. Y si además sois dos personas para poneros de acuerdo para ahorrar, aún es más complicado.

Una de las cosas más importantes para ahorrar es trabajar en equipo, y para eso es prácticamente obligatorio buscar una motivación y además que sea una motivación en común.

Nosotros hemos tenido verdaderos problemas para ponernos de acuerdo. Tenemos temporadas en las que Sergio está a tope con el ahorro y yo no tanto y a la inversa. Y la verdad es que solemos tender a echárnoslo en cara. Ya dicen que la crianza de los hijos y el dinero es una de las razones por las que más discuten las parejas. Y lo que está claro es que no se puede forzar a nadie a ahorrar, eso seguro.

De todas formas, si eres una persona soltera este artículo también te vale, ya que la motivación al inicio de nuestro camino hacia el ahorro es difícil, aunque estés solo.

Empezamos por el principio: analiza tu situación actual. Observa en qué momento estás: lo que cobras y lo que gastas. Tengo ya un artículo en el blog en el que ya explico el paso a paso para ahorrar en el 2019 y como hacer tu presupuesto. También tengo un vídeo en el que explico como ahorramos con un solo sueldo, por si necesitáis un poco de inspiración.

Este es un paso clave, ya que la mayoría de nosotros no sabemos lo que gastamos hasta que lo vemos en papel. Siéntate y analiza los últimos tres meses.

Es muy importante tener claro tu objetivo final. Para qué quieres ahorrar y por qué quieres ahorrar. Y visualízate consiguiendo tu objetivo. Es una de las herramientas más poderosas. Si quieres hacer un viaje, te quieres comprar una casa o un coche, o quieres amueblar tu casa nueva, no hay nada más efectivo que visualizar lo que quieres conseguir para ir trabajándolo poco a poco.

Si estás en pareja, puede ser complicado que los dos estéis de acuerdo en el objetivo final de tu ahorro. Si es así, es importante llegar a un compromiso y cumplir los objetivos de ambos, aunque eso signifique que cueste más tiempo conseguirlo. Desde luego que si los dos no estáis motivados para ahorrar será mucho más complicado.

Si tenéis un propósito, el dolor, el estrés y el sacrificio que supone ahorrar se convierte en un esfuerzo excitante.

Para que tus objetivos parezcan más factibles, trabaja a la inversa: piensa qué quieres conseguir y divídelo en el tiempo que tienes para conseguirlo. Así se convertirán en metas más pequeñas. No es lo mismo pensar en ahorrar 5 euros al día que 150 euros al mes o 1800 euros al año.

Además es importante que no sean objetivos excesivamente grandes. Ir poco a poco es mucho más realista y habrá menos posibilidades de tirar la toalla.

Una vez que habéis empezado vuestro camino hacia el ahorro, es importante hacer reuniones mensuales para ver vuestro progreso y que la motivación continue. Hacedlo especial. Que sea un día que os vayáis a comer por ahí, o que pidáis comida en casa. Si vais viendo progreso es más fácil seguir motivados y continuar con el ahorro.

Un truco tonto. Métete un resumen de tu presupuesto en la cartera. Y así cada vez que vayas a gastar no te quede otra que verlo y pensártelo dos veces.

¡Suerte en vuestro camino!

El paso a paso para ahorrar en 2019

Resultado de imagen de finanzas

Con el comienzo del nuevo año todos tenemos propósitos de ahorrar más, bien sea por el mero hecho de ahorrar como por algún proyecto que tengamos pensado desde hace tiempo: vacaciones, una casa, un coche o algún caprichito.

Hace un tiempo ya os enseñé en mi vídeo «Cómo ahorrar con un solo sueldo» cómo lo hacemos nosotros, así que si queréis saber cosas más específicas os recomiendo que lo veáis. Ahora quería haceros un pequeño paso a paso para descubrir dónde puedes ahorrar y como hacerlo para que ese dinero se vaya multiplicando durante el año.

  1. Registrar los gastos mensuales en los últimos 3 meses: ahora con las tarjetas de crédito y las aplicaciones de los bancos online es muy fácil ver más o menos cuánto gastáis durante un mes. Si no es el caso y no os apañáis, ¡es el momento de hacerlo durante los próximos 3 meses! Que además siendo enero, febrero y marzo, que no hay vacaciones ni eventos especiales, os hacéis una idea de lo que realmente se gasta como base en un mes de vuestra vida. ¡Y sed realistas! Nada de comer menos por ahí estos meses, ni de compraros menos ropa de la que habitualmente compráis. La idea es que sea realista.
  2. Ver dónde puedes reducir: Siempre se puede recortar de algún sitio. Y si nunca has registrado tus gastos te vas a dar cuenta en seguida de dónde puedes rascar un poquito. Todo depende de tus ingresos, por supuesto, pero bien sea en un café, en cosméticos o en juguetes para tus hijos inevitablemente nos pasamos por algún sitio.
  3. Objetivos fáciles: No se trata de reducir a la mitad de una sola sentada tu presupuesto para comida, aunque realmente sea excesivo y tenga que acabar reducido a la mitad. Poco a poco. Si no, tiraréis la toalla muy pronto. Id bajando una cantidad asumible mes a mes, hasta que estéis en el presupuesto que os resulte más cómodo. Si me preguntáis mi opinión en el caso de la compra en supermercado, nosotros tenemos calculado unos 100 euros por persona de la familia, tengan la edad que tengan, pero eso ya es cuestión de hábitos.
  4. 80 – 20: La idea es acabar gastando el 80% de tus ingresos y ahorrar el 20%. Nosotros ahora mismo no hemos llegado a ese punto, pero estamos avanzando hacia ello. Probablemente cuando yo empiece a tener un salario nos resultará más sencillo, pero por ahora conseguimos ahorrar alrededor de un 10%, dependiendo del mes.
  5. Es posible que en tu situación actual esto sea difícil: Es el momento de pensar dónde puedes aumentar ingresos. Una de las maneras más sencillas es hablar con tu superior y decírselo abiertamente: «Quiero ganar más dinero y me gustaría saber cómo conseguirlo» Ofrécete a hacer horas extra o a hacer turnos que nadie quiere hacer. Otra opción es buscar un segundo empleo o un empleo que te remunere mejor. Una de las opciones que a mi más me gusta es pensar algo que ya haces y haces bien y ofrecérselo a alguien que lo necesite: pasear al perro, preparar la comida, cuidar niños, limpiar casas o llevar al médico a alguien que lo necesite.
  6. Lo más importante de todo es tener una base por si acaso: En nuestro caso empezamos con un ahorro de 1000 euros antes de hacer nada más. Tener 1000 euros en tu cuenta significa que si tienes que cambiar las ruedas, por ejemplo, no estés sin absolutamente nada. Es un fondo de emergencia que luego iremos aumentando.
  7. Eliminar todas las deudas: por pequeñas que sean. Da igual que sea el pago a plazos de un móvil, una deuda para un coche o lo que tienes acumulado en tu tarjeta de crédito. Elimínalo todo, de la más pequeña a la más grande. (Para saber un poco más de este tema, visita: https://www.daveramsey.com/baby-steps).
  8. Ahorrar entre 5 y 7 meses de gastos mensuales: Una vez que estás libre de deudas, es el momento de destinar ese 20% al ahorro. Empieza por calcular los gastos básicos mensuales que tienes: facturas, consumibles y colegio/universidad. Básicamente todos esos gastos que podrías poner como automáticos porque todos los meses son lo mismo.
  9. Dedicar el ahorro a proyectos mayores: Puede ser un coche, la entrada de una casa o un viaje a Disneyland Paris. O incluso invertir. Para lo que quieras. Ya estás libre si por lo que sea pierdes el trabajo o hay alguna situación complicada. Puedes sobrevivir con lo que hay en tu cuenta al menos 6 meses. Nosotros ahora mismo estamos haciendo el 8 y el 9 a la vez: parte de nuestro ahorro va a los meses de gastos mensuales y parte a proyectos mayores, porque en el próximo año nos moveremos a nuestra nueva casa, lo que significa que vamos a tener que amueblar y montar cocina. De todas formas yo os recomendaría que fuerais paso a paso.

Contadme cuáles son vuestras técnicas para ahorrar. Os recuerdo que en mi canal tenéis un vídeo en el que explico cómo registro todos nuestros ingresos y gastos y os cuento un poco más sobre el tema.