Gratitud y modales de los 0 a los 18 años – Cómo tener un hijo agradecido

{“total_effects_actions”:0,”total_draw_time”:0,”layers_used”:0,”effects_tried”:0,”total_draw_actions”:0,”total_editor_actions”:{“border”:0,”frame”:0,”mask”:0,”lensflare”:0,”clipart”:0,”text”:0,”square_fit”:0,”shape_mask”:0,”callout”:0},”effects_applied”:0,”uid”:”B58D1C6D-0C13-4B2C-97BF-F23A9AF64853_1523980956562″,”entry_point”:”create_flow_fte”,”photos_added”:0,”total_effects_time”:0,”tools_used”:{“tilt_shift”:0,”resize”:0,”adjust”:0,”curves”:0,”motion”:0,”perspective”:0,”clone”:0,”crop”:0,”enhance”:0,”selection”:0,”free_crop”:0,”flip_rotate”:0,”shape_crop”:0,”stretch”:0},”width”:1280,”origin”:”unknown”,”height”:960,”subsource”:”done_button”,”total_editor_time”:147,”brushes_used”:0}

En nuestra casa educamos a nuestros hijos a través de la pedagogía Montessori y una de los conceptos dentro del área de la vida práctica es la cortesía. Los modales, vamos.

Lo que está claro, de los 0 a los 18 años, es que siempre sus padres vamos a ser sus modelos, así que desde que nacen es muy importante practicar los modales delante de tus hijos. No tanto forzar al típico por favor y gracias, sino más bien que te vean hacerlo a ti, que remarques lo que los demás hacen por vosotros y lo agradecido que estás por ello. En el resto, podemos dividirlo un poco por planos.

0 a 3 años: En esta etapa de la mente absorbente inconsciente, los niños absorben mucho del entorno, y al igual que la cultura y el lenguaje, las normas sociales se convierten en suyas. Por eso en este plano es cuando más importante es actuar como modelos. Muy importante llevar a cabo las interacciones despacio, para que tu hijo las absorba. Al salir de una situación, es importante remarcar lo que ha ocurrido: “Que amable ha sido esa señora al abrirnos la puerta”. Como ya os he dicho más arriba, no forzar a decir por favor ni gracias. Queremos que realmente esté agradecido, no que repita palabras como un loro.

3 a 6 años: Seguimos en el plano de la mente absorbente, pero ahora consciente, por lo que el día a día es muy importante. Ya son niños que participan en las tareas diarias, y es importante agradecérselo. “Gracias por ayudarme a hacer el bizcocho” es una de las frases que además de animarles a realizar las cosas por la motivación intrínseca, les demuestra que eres una persona agradecida y que es lo correcto. También es importante que al resto de personas presentes en su vida habitualmente, tu pareja u otros miembros de la familia, sean agradecidas y les des las gracias diariamente. Una manera de impulsar a ayudar al resto de personas de su alrededor remarcar la situación en la que se precisa ayuda: “parece que a la abuela le pesan mucho esas bolsas” es lo necesario para que actúe y no tanto mandar a hacer algo.

6 a 12 años: En esta época tu hijo ya tiene la personalidad marcada. Sabes sus debilidades y fortalezas, conoces su sentido del humor y sus ansiedades. Es una edad en la que están centrados en los grupos sociales y en la justicia, por lo que ser agradecido es algo propio de los niños de 6 a 12 años. Los modales y el aprender a utilizarlos es algo que les atrae. Como el pensamiento abstracto ya está desarrollado, es capaz de entender la gratitud. Es un buen momento para incluir una pequeña libreta en la que al final de día escribamos todos por qué estamos agradecidos. Probablemente ya participen en juegos de equipo, y es importante no remarcar el ganar o el perder sino fijarse más en el juego de equipo y cómo entre todos se ha trabajado duro para poder hacerlo lo mejor posible. Una buena idea es introducir una noche de juegos de mesa en la que aprovechemos para alabar el juego de los demás y el aprender a jugar sin trampas y a perder con deportividad. Después de cumpleaños en los que recibe regalos, es importante agradecer mediante tarjetas de agradecimiento, por ejemplo, de manera individual a cada persona que haya participado en la entrega.

12 a 18 años: Volvemos a una época de muchos cambios tanto físicos como psicológicos. Es un tiempo de conflicto y caos. Siempre parece que se relaciona a los adolescentes con personas egoístas, sin embargo son capaces de ser agradecidos perfectamente y de darse cuenta de lo que ocurre a su alrededor, lo que pasa que hace falta ayudarles a encontrar los momentos para ser agradecidos. En esta etapa es muy importante hacer de modelos. Nada de tener conflictos con él porque sí y mucha observación en silencio. Algo que tienes que tener claro es que no puedes obligarles a valorar las mismas cosas que tú, es importante respetar su necesidad de diferenciarse de ti y crear puentes. Si quieres que te escuche, escúchale tú y por supuesto, si quieres que sea agradecido, sé agradecido tú. Dale los datos de por qué hay beneficios emocional, intelectual y socialmente para la gente de ser agradecido y revisa de forma habitual como les va en su camino de ser agradecidos si es algo que han decidido incluir en su rutina. Una forma muy bonita de incluir el agradecimiento en sus vidas es hacer algo semanalmente relacionado con ayudar ya que en esta época están muy preocupados con la justicia social. Eso sí, que esté relacionado con sus intereses. No se trata tampoco de echarles en cara todo lo que él tiene frente a los que no tienen nada sino tomarlo como algo que está bien hacer como personas y punto. Es importante antes y después hablar de la experiencia. No obligar ni darle tintes de enseñanza sino uniros y hacerlo juntos. De esta manera serán más conscientes de sus privilegios y lo aprenden mejor que si damos lecciones. Sobre todo déjale decidir con quién está agradecido, no forzar a dar las gracias. Hazle saber la importancia de estar agradecido, pero él decide.

Y tú, ¿eres agradecido a diario?

5 hábitos que harán tu día más productivo.

Si me conoces sabes que soy la reina de la organización. A pesar de que hay muchos que piensan que es una manera muy triste de vivir, yo la verdad es que me siento mucho más segura en el día a día. Y además es la forma de conseguir hacerlo todo: estudiar una carrera, cuidar de dos niños, llevar una casa y ocasionalmente trabajar.

  1. Apuntarlo todo: Yo soy de papel, las cosas como son, pero a cada uno lo que le venga mejor. Y yo lo apunto todo. Incluso el día en el que me lavo el pelo. Pero por supuesto citas médicas, festivos en el colegio, cumpleaños importantes o exámenes.
  2. Llevar una lista de cosas diarias por hacer: Cosas del día a día, que no puedes apuntar con más antelación que la noche anterior sumadas a las del punto anterior. Sacar el lavavajillas, llamar al banco, ir a la piscina o estudiar determinado tema de determinada asignatura. Yo esta lista la tengo tanto en papel como en el móvil.
  3. Funcionar con alarmas: Los momentos más importantes a los que tenemos que llegar si o si están marcados por alarmas. La hora de levantarnos, la hora de salir de casa para el cole o para ir a buscarle o la hora de salir hacia la piscina. Puede parecer un poco militar, pero nos funciona estupendamente.
  4. Dedicar solamente 30 minutos a limpiar al día: Yo sigo el método de limpieza de @the_organised_mum y no paso más de media hora dedicada a ello, porque como te líes no te das cuenta y estás toda la mañana limpiando y organizando la casa. De cualquier manera tengo pendiente hacer un vídeo sobre el tema. En este sentido siempre conforme voy andando voy recogiendo. Si voy de la cocina a la habitación siempre encuentro por el camino algo que reconocer.
  5. Preparar todo lo que puedas el día anterior: Yo dejo preparada la vajilla del desayuno, la ropa para el día siguiente y por supuesto todas las mochilas necesarias para el día. ¡Y claro! Organizar lo que tienes que hacer el día siguiente.

Y estas son las 5 cosas más importantes que hacen mi día más productivo. De cualquier manera tengo preparado un vídeo para el domingo en el que os hablaré un poco más de la organización y además veréis todas mis listas, para que os hagáis una idea.

¡Contadme vuestros trucos para organizaros!

Motivación para ahorrar

Ahorrar es complicado. Eso seguro. Y si además sois dos personas para poneros de acuerdo para ahorrar, aún es más complicado.

Una de las cosas más importantes para ahorrar es trabajar en equipo, y para eso es prácticamente obligatorio buscar una motivación y además que sea una motivación en común.

Nosotros hemos tenido verdaderos problemas para ponernos de acuerdo. Tenemos temporadas en las que Sergio está a tope con el ahorro y yo no tanto y a la inversa. Y la verdad es que solemos tender a echárnoslo en cara. Ya dicen que la crianza de los hijos y el dinero es una de las razones por las que más discuten las parejas. Y lo que está claro es que no se puede forzar a nadie a ahorrar, eso seguro.

De todas formas, si eres una persona soltera este artículo también te vale, ya que la motivación al inicio de nuestro camino hacia el ahorro es difícil, aunque estés solo.

Empezamos por el principio: analiza tu situación actual. Observa en qué momento estás: lo que cobras y lo que gastas. Tengo ya un artículo en el blog en el que ya explico el paso a paso para ahorrar en el 2019 y como hacer tu presupuesto. También tengo un vídeo en el que explico como ahorramos con un solo sueldo, por si necesitáis un poco de inspiración.

Este es un paso clave, ya que la mayoría de nosotros no sabemos lo que gastamos hasta que lo vemos en papel. Siéntate y analiza los últimos tres meses.

Es muy importante tener claro tu objetivo final. Para qué quieres ahorrar y por qué quieres ahorrar. Y visualízate consiguiendo tu objetivo. Es una de las herramientas más poderosas. Si quieres hacer un viaje, te quieres comprar una casa o un coche, o quieres amueblar tu casa nueva, no hay nada más efectivo que visualizar lo que quieres conseguir para ir trabajándolo poco a poco.

Si estás en pareja, puede ser complicado que los dos estéis de acuerdo en el objetivo final de tu ahorro. Si es así, es importante llegar a un compromiso y cumplir los objetivos de ambos, aunque eso signifique que cueste más tiempo conseguirlo. Desde luego que si los dos no estáis motivados para ahorrar será mucho más complicado.

Si tenéis un propósito, el dolor, el estrés y el sacrificio que supone ahorrar se convierte en un esfuerzo excitante.

Para que tus objetivos parezcan más factibles, trabaja a la inversa: piensa qué quieres conseguir y divídelo en el tiempo que tienes para conseguirlo. Así se convertirán en metas más pequeñas. No es lo mismo pensar en ahorrar 5 euros al día que 150 euros al mes o 1800 euros al año.

Además es importante que no sean objetivos excesivamente grandes. Ir poco a poco es mucho más realista y habrá menos posibilidades de tirar la toalla.

Una vez que habéis empezado vuestro camino hacia el ahorro, es importante hacer reuniones mensuales para ver vuestro progreso y que la motivación continue. Hacedlo especial. Que sea un día que os vayáis a comer por ahí, o que pidáis comida en casa. Si vais viendo progreso es más fácil seguir motivados y continuar con el ahorro.

Un truco tonto. Métete un resumen de tu presupuesto en la cartera. Y así cada vez que vayas a gastar no te quede otra que verlo y pensártelo dos veces.

¡Suerte en vuestro camino!

Mis trucos para viajar en coche.

Tengo este artículo pensado desde hace tiempo, ya que por la situación familiar que tenemos viajamos mucho en coche y además viajes largos. Así que pensaba que tenía algo que poder enseñarte, pero la verdad es que hoy hemos tenido que ir al médico con Mateo por primera vez los cuatro y viendo lo mal que nos hemos apañado me parece que soy la menos indicada.

Pero bueno.

Voy a intentar contarte un poquito cómo lo hacemos nosotros, por si te puede ayudar si eres novato o novata en esto de los viajes en coche con niños.

Lo primero de todo es que tu coche esté siempre preparado. Parece una tontería, pero tener en el coche determinadas cosas puede salvarte de más de un apuro, sobre todo si estáis en el momento de quitar el pañal.

Nosotros tenemos siempre en el coche las siguientes cosas:

  • Una manta. Siempre viene bien, tanto a adultos como a niños. Puede ser que cambie el tiempo, que se manche la que llevábamos o que necesitemos utilizarla para cambiar un pañal inoportuno en el maletero.
  • Una toalla. Más de lo mismo y parecido a lo anterior. En este caso está muy bien también por si de repente llueve y tenemos que secar alguna cosa, como si tenemos algún accidente tipo vómito.
  • Botiquín. Básico. Con cosas como el stick mágico de los chichones, tiritas, ibuprofeno para los adultos. Y por supuesto pañales y toallitas.
  • Emergencia. Por supuesto que muchas de estas cosas son obligatorias por ley llevar en el coche como un triángulo, cadenas para la nieve o un chaleco reflectante.
  • Paraguas. Otro básico que por lo menos en ciudades como Pamplona nunca falla. Y es que aquí hasta en agosto viene bien llevar siempre un paraguas en el bolso. Nunca se sabe.
  • Bolsa de basura. No hace falta que sea de 30L. Con una bolsa reciclada del Mercadona puedes apañar perfectamente. Siempre se genera basura allí donde van niños, así que poder hacer una limpia justo cuando sales del coche para eliminar arándanos secos, pañales sucios y toallitas llenas de mocos es clave para que tu coche sea un poco presentable.
  • Toallitas. Nunca están de más. Sirven para todo: mocos, manos y caras sucias y pegajosas, manchas feas en la ropa, culos sucios. Eso si, si no las utilizáis mucho, id cambiándolas, porque se secan aunque estén bien cerradas.
  • Empapadores. Para nosotros es muy importante porque Mateo se marea en el coche, y para nosotros es lo más práctico con las vomitonas. Además viene bien también poner uno debajo de la silla del coche del niño de manera permanente para que pesque todas las migas y restos de comida de cuando se come en el coche, o en el peor de los casos vomitonas o pis que se escape. Así evitas tener que cambiar la tapicería o limpiarla cada dos por tres. Otro de sus usos es utilizarlo como cambiador si tienes que cambiarle en los asientos del coche para protegerlos.

Además de llevar todas esas cosas en el maletero, yo suelo llevar un neceser en la guantera con cosas de cuidado personal por si acaso necesito: crema de manos, tampones, un bolígrafo, cambios por si hicieran falta, chicles, más toallitas (nunca sobran), pañuelos de bolsillo y cargador del móvil para el coche.

Vale, eso está siempre en el coche. Pero y cuando se presenta un viaje largo, ¿qué más añadimos a estos básicos?

  • Una de las cosas que más nos ha cambiado la vida es una bolsita de snack con todo lo que se puede comer durante el viaje. De esta manera le damos la independencia y el poder de decisión de si quiere consumirlo todo de una sentada o si prefiere ir repartiéndoselo durante el viaje. Así es decisión suya y nos evitamos rabietas cuando se acaba la comida. Suele ser una mezcla tanto de snack sanos como fruta o pasas y también algún vicio.
  • Bolsa de basura personal. La manera de hacerlo es colocarla en el reposacabezas del asiento de delante, para que le quede a su altura y evitemos lanzar papeles y trozos de comida por todas partes o incluso el tener que retorcernos mientras conducimos para pescar una piel de plátano.
  • Agua. Mucha y fría. Nosotros siempre llevamos botellas pequeñas porque por el tipo de silla que le compramos a Mateo, las botellas grandes resultan muy incómodas. Si por lo que sea queréis llevarles un zumo, mucho mejor vaciarlo en una botella de plástico y meterle la pajita dentro y cerrarlo con la tapa para evitar que si no se lo acaban entero se pueda caer por todas partes.
  • Ropa de repuesto. Pero que sea fácil de poner y de quitar sin tener que soltar todo el asiento. Mateo, que vomita mucho desgraciadamente, siempre va vestido con un pijama de dos piezas que sea fácil de quitar. Así en el momento vómito, después de cazarlo todo (o casi todo) con el empapador, podemos quitarle rápidamente la ropa vomitada y que esté limpio hasta que podamos parar. Evita botones, cremalleras, cuerpos enteros y demás incomodeces.

Y eso es todo, básicamente. Si tienes cualquier duda y sobre todo, si tienes algún truco infalible para viajar en coche, ¡soy toda oídos! Siempre nos vienen bien esos consejos.

Preparación de la casa para la llegada del bebé.

Aquí vuelvo con otro de mis artículos sobre organización, que ya sabes que es algo que me hace muy feliz. Y en este caso, como no podía ser de otra manera, relacionado con la llegada de mi nuevo hijo, Jaime.

Una de las cosas que tenía clara incluso antes de quedarme embarazada es que tenía que organizarme mejor los tres primeros meses del post parto. El llamado cuarto trimestre. Y probablemente uno de los mayores errores es que no me dejo ayudar. Pero por nadie. Es algo que me gustaría cambiar, pero no puedo evitar querer hacerlo todo yo y a mi manera. Pero aparte de eso, había varias cosas que sabía que podía dejar preparadas para que no me pillara todo tan de golpe como con Mateo. Para algo tiene que haberme servido la experiencia.

De todas formas os cuento todo esto en el vídeo del pasado domingo, que os invito a ver.

Comida

Esta es una de las cosas que más descuidamos con el nacimiento de Mateo. Teníamos días que casi ni comíamos, casi todo era comida a domicilio y vamos, que mal comíamos. Y esta vez no me iba a pasar. Principalmente porque está Mateo y el pobrecito se tendrá que alimentar de algo más que de san jacobos y pizzas.

Así que llevo los últimos dos meses preparando comidas y dejándolas congeladas. Para los que no lo sepáis la mayoría de los platos pueden estar 6 meses perfectamente en el congelador sin perder ni siquiera calidad. Los únicos que suelo guardar menos tiempo son los platos con pescado y desayunos, como muffins, tortitas o barritas de cereales.

Lo más importante es organizárselo, porque luego llega el día de comer y lo único que hay ahí son un montón de tuppers que no sabes ni lo que tienes. Yo para marcar cada tupper utilizo washitape, que es un adhesivo que se puede quitar sin que deje marca y apunto tanto lo que hay dentro como el número de raciones y la fecha en la que lo hice. Además he organizado el congelador por cajones, para que luego sea más fácil buscarlo todo.

Por último, os recomiendo que congeléis en bolsas, sobre todo si sabéis que no vais a rellenar el tupper hasta arriba. Al final el congelar en tuppers hace que el espacio se limite, mientras que las bolsas te dan mucho más juego para ocupar sitios más estrechos.

En cuanto a la despensa yo invertiría en conservas de calidad. Y también productos de base preparados. Todos estos sofritos ya hechos, verduras en bote o legumbres ya cocidas de calidad te van a facilitar mucho las cosas y te van a hacer ganar tiempo, que te aseguro no te va a sobrar. ¡Y eso también vale dinero! Así que creo que ese gasto de más te va a dar muchísimo.

Ropa

Si ya has tenido hijos antes o te han prestado ropa, ¡adelanta trabajo! Parece que es una tontería, que ya lo harás cuando nazca, que no sabes cuanto va a pesar o medir. ¡ERROR!

No te puedes imaginar por la cantidad de ropa que pasa un bebé al día. Y si quieres llevar al día la colada y a la vez ir lavando la ropa que le va a valer en las próximas semanas te aseguro que te vas a pasar el día poniendo y quitando lavadoras.

Yo te recomendaría que por lo menos tuvieras lavado hasta los tres meses. Y además organizártelo por tamaños, no por tallas, ya que dependiendo de la tienda cambia muchísimo.

Y si no tienes absolutamente nada de ropa, ¡céntrate en la ropa práctica! Probablemente vas a salir poco de casa y lo que más a llevar tu hijo van a ser pijamas y bodies. Y gastan mucho, por lo menos tres conjuntos al día. Así que ponerles a las 8 de la mañana el conjuntito mono no es muy buena idea. Probablemente para las 10 le estarás poniendo el siguiente conjunto y para las 16 el siguiente.

La cantidad depende un poco de lo que quieras lavar. Yo no me quitaba la lavadora diaria, eso seguro.

Habitación

De verdad que es lo de menos. Parece que es lo que más ilusión hace y lo que te hace ser más consciente de que va a llegar un bebé. Pero de verdad que probablemente no usará una cuna hasta que tenga 6 meses. ¡Relájate! Puedes ir haciéndolo poco a poco.

De todas formas me queda pendiente hacer un vídeo de las cosas realmente necesarias para los bebés, con todo el marketing que hay relacionado con esto, que te venden absolutamente todo. ¡Así que estad pendientes!

Lactancia

Elijas la opción que elijas, siempre hace falta preparación.

Si eliges lactancia materna ¡lee mucho! Si tienes la misma (mala) suerte que yo, la información escasea, así que infórmate todo lo que puedas.

En el caso de la lactancia artificial son muchas las cosas que hay que tener preparadas. Por supuesto la leche de fórmula, pero también biberones, limpia-biberones o esterilizadores.

En fin, que parecen muchas cosas, pero de verdad que te van a facilitar la vida muchísimo. Por supuesto que aún así esos tres meses van a ser una locura, pero por lo menos algo más preparados vamos.

¿Cuáles son tus trucos para el cuarto trimestre?

El paso a paso para ahorrar en 2019

Resultado de imagen de finanzas

Con el comienzo del nuevo año todos tenemos propósitos de ahorrar más, bien sea por el mero hecho de ahorrar como por algún proyecto que tengamos pensado desde hace tiempo: vacaciones, una casa, un coche o algún caprichito.

Hace un tiempo ya os enseñé en mi vídeo “Cómo ahorrar con un solo sueldo” cómo lo hacemos nosotros, así que si queréis saber cosas más específicas os recomiendo que lo veáis. Ahora quería haceros un pequeño paso a paso para descubrir dónde puedes ahorrar y como hacerlo para que ese dinero se vaya multiplicando durante el año.

  1. Registrar los gastos mensuales en los últimos 3 meses: ahora con las tarjetas de crédito y las aplicaciones de los bancos online es muy fácil ver más o menos cuánto gastáis durante un mes. Si no es el caso y no os apañáis, ¡es el momento de hacerlo durante los próximos 3 meses! Que además siendo enero, febrero y marzo, que no hay vacaciones ni eventos especiales, os hacéis una idea de lo que realmente se gasta como base en un mes de vuestra vida. ¡Y sed realistas! Nada de comer menos por ahí estos meses, ni de compraros menos ropa de la que habitualmente compráis. La idea es que sea realista.
  2. Ver dónde puedes reducir: Siempre se puede recortar de algún sitio. Y si nunca has registrado tus gastos te vas a dar cuenta en seguida de dónde puedes rascar un poquito. Todo depende de tus ingresos, por supuesto, pero bien sea en un café, en cosméticos o en juguetes para tus hijos inevitablemente nos pasamos por algún sitio.
  3. Objetivos fáciles: No se trata de reducir a la mitad de una sola sentada tu presupuesto para comida, aunque realmente sea excesivo y tenga que acabar reducido a la mitad. Poco a poco. Si no, tiraréis la toalla muy pronto. Id bajando una cantidad asumible mes a mes, hasta que estéis en el presupuesto que os resulte más cómodo. Si me preguntáis mi opinión en el caso de la compra en supermercado, nosotros tenemos calculado unos 100 euros por persona de la familia, tengan la edad que tengan, pero eso ya es cuestión de hábitos.
  4. 80 – 20: La idea es acabar gastando el 80% de tus ingresos y ahorrar el 20%. Nosotros ahora mismo no hemos llegado a ese punto, pero estamos avanzando hacia ello. Probablemente cuando yo empiece a tener un salario nos resultará más sencillo, pero por ahora conseguimos ahorrar alrededor de un 10%, dependiendo del mes.
  5. Es posible que en tu situación actual esto sea difícil: Es el momento de pensar dónde puedes aumentar ingresos. Una de las maneras más sencillas es hablar con tu superior y decírselo abiertamente: “Quiero ganar más dinero y me gustaría saber cómo conseguirlo” Ofrécete a hacer horas extra o a hacer turnos que nadie quiere hacer. Otra opción es buscar un segundo empleo o un empleo que te remunere mejor. Una de las opciones que a mi más me gusta es pensar algo que ya haces y haces bien y ofrecérselo a alguien que lo necesite: pasear al perro, preparar la comida, cuidar niños, limpiar casas o llevar al médico a alguien que lo necesite.
  6. Lo más importante de todo es tener una base por si acaso: En nuestro caso empezamos con un ahorro de 1000 euros antes de hacer nada más. Tener 1000 euros en tu cuenta significa que si tienes que cambiar las ruedas, por ejemplo, no estés sin absolutamente nada. Es un fondo de emergencia que luego iremos aumentando.
  7. Eliminar todas las deudas: por pequeñas que sean. Da igual que sea el pago a plazos de un móvil, una deuda para un coche o lo que tienes acumulado en tu tarjeta de crédito. Elimínalo todo, de la más pequeña a la más grande. (Para saber un poco más de este tema, visita: https://www.daveramsey.com/baby-steps).
  8. Ahorrar entre 5 y 7 meses de gastos mensuales: Una vez que estás libre de deudas, es el momento de destinar ese 20% al ahorro. Empieza por calcular los gastos básicos mensuales que tienes: facturas, consumibles y colegio/universidad. Básicamente todos esos gastos que podrías poner como automáticos porque todos los meses son lo mismo.
  9. Dedicar el ahorro a proyectos mayores: Puede ser un coche, la entrada de una casa o un viaje a Disneyland Paris. O incluso invertir. Para lo que quieras. Ya estás libre si por lo que sea pierdes el trabajo o hay alguna situación complicada. Puedes sobrevivir con lo que hay en tu cuenta al menos 6 meses. Nosotros ahora mismo estamos haciendo el 8 y el 9 a la vez: parte de nuestro ahorro va a los meses de gastos mensuales y parte a proyectos mayores, porque en el próximo año nos moveremos a nuestra nueva casa, lo que significa que vamos a tener que amueblar y montar cocina. De todas formas yo os recomendaría que fuerais paso a paso.

Contadme cuáles son vuestras técnicas para ahorrar. Os recuerdo que en mi canal tenéis un vídeo en el que explico cómo registro todos nuestros ingresos y gastos y os cuento un poco más sobre el tema.

Por qué deberías portear a tu bebe – Beneficios del porteo

Desde que me quedé embarazada del segundo bebé la idea del porteo me rondaba la cabeza. Por el trabajo de Sergio hay semanas que paso bastante sola con Mateo, así que pensar que iba a tener que atender a los dos sin ayuda me hacía comerme bastante la cabeza, y el porteo era algo que se me planteaba como facilitador.

Total, que encontré Apegados, una tienda aquí en Pamplona que tiene también tienda online que son expertos en porteo, y me apunté a uno de sus cursos gratuitos, en los que te dan una introducción al porteo y sobre todo es muy práctico porque te enseñan y te dejan probar todas las opciones de porteo existentes además de explicarte pros y contras de cada una de las opciones.

Es cierto que con Mateo ni lo probamos. Incluso lo rechazamos. Tuvimos la opción porque una compañera de trabajo de mi madre nos prestó una mochila y lo cierto es que ni siquiera la sacamos de la caja. Se que en la guardería lo probaron con Mateo y como parecía que no le convencía, no le dimos más vueltas. Y la verdad es que esta vez nos lo hemos planteado más como necesidad que como beneficioso. Pero resulta que es casi más beneficioso que necesario.

Os cuento.

BENEFICIOS PARA EL BEBÉ.

  • Participación en la rutina familiar: Es un punto que para mi es muy importante, sobre todo para que la transición a un miembro más de la familia sea más sencillo. Os dejo el artículo y el vídeo en el que hablo de lo importante que es incluir en las rutinas al nuevo bebé para ayudar al niño que ya estaba a aceptar esta nueva situación.
  • Beneficioso para la salud: Ayuda a regular la temperatura, el metabolismo está más equilibrado, regula el ritmo de sueño y ayuda a la digestión.
  • Facilita la lactancia materna: Ayuda a saber si está hambriento ya que los bebés hacen gestos muy característicos cuando tienen hambre que se ven al tenerlos en brazos y además ayuda en la producción de leche.
  • Ayuda en el desarrollo emocional: Ya conocéis el valor que le doy yo al respeto a las emociones y al reconocimiento de los sentimientos desde que son muy pequeños, y el sentir el contacto físico le ayuda a regularlos.
  • Mejora del desarrollo físico: Llevar al bebé en la posición fisiológica (posición de ranita) ayuda a la maduración correcta de las caderas.

BENEFICIOS PARA EL PORTEADOR.

  • Crea una relación estrecha: Sobre todo el caso de los papás, que en el caso de decidirse por la lactancia materna se sienten un poco desplazados durante los primeros tres meses de vida del bebé, ayuda muchísimo a forjar una relación.
  • Muy práctico: Tener las manos libres sobre todo esos primeros meses que parece que no llegas a nada me parece algo maravilloso. Poder calmar a tu bebé mientras sacas el lavavajillas o cocinas creo que va a ser para mi una nueva visión del horror del cuarto trimestre.
  • Menos estrés: Relacionado con lo anterior, el poder hacer más cosas y llegar a todo sin tener que atender continuamente al recién nacido genera menos nervios y crispación en los progenitores.
  • Higiene postural: Porteemos o no, los bebés acaban estando mucho tiempo en nuestros brazos. Yo recuerdo que con Mateo tuve una tendinitis de caballo en las dos muñecas de tanto tenerle en brazos. Sin embargo, al utilizar la mochila de porteo, el peso se reparte mucho mejor facilitando la postura de la persona que portea.

Una de las cosas que me parecieron más importantes de lo que explicó Lidia en la charla fue la diferencia entre los portabebés ergonómicos y los ergónomicos y fisiológicos.

La diferencia principal es que los segundos respetan el desarrollo fisiológico del bebé, colocándolo en posición de ranita y no forzando la columna vertebral, ya que tienen al bebé sentado y no colgando, como si fuera un arnés.

Os dejo el enlace al vídeo que he subido hoy relacionado con el tema en el que os explico un poco más en detalle el desarrollo de la columna vertebral infantil para que entendáis un poco mejor la diferencia, pero es casi imprescindible poneros en contacto con una persona experta en el tema, como Lidia, para que os pueda asesorar sobre qué es lo mejor para vuestro bebé.

Os recomiendo muchísimo que si estáis en la zona de Navarra estéis atentos y atentas a cuando haya un nuevo curso de estos gratuitos que ofrece Lidia porque da muchísima información sobre el tema, que probablemente no hayáis oído hasta ahora y sobre todo os da la opción de probaros las diferentes opciones de porteo para que os decidáis por la que mejor os vaya. Están en la calle María Lacunza 5, en el Soto Lezkairu de Pamplona.

De cualquier manera, si no estáis por esta zona, pasaros por su página web, que tiene muchísima información y venta online donde os podrán asesorar lo que mejor cuadre con vuestra familia.

¿Habéis probado con el porteo? ¿Cuál ha sido vuestra experiencia?

Cómo preparar a tu hijo para la llegada del bebé

En cuanto te enteras de que estás embarazada surgen muchas dudas y miedos si ya tienes un niño en casa. De hecho hay muchos sentimientos diferentes: hay madres y padres que sienten miedo de que su hijo, que hasta ahora se comportaba bien/dormía bien/comía bien empiece a tener problemas para alguna de estas cosas y luego también hay gente que le da pena, pensando que sin quererlo vamos a dejar de lado al primero, que va a sentirse desplazado y demás preocupaciones.

Por eso quería traeros este vídeo y este artículo para contaros cómo estamos enfrentando el tema en nuestra casa. Yo ahora mismo estoy embarazada de 30 semanas y tengo ya un niño de 3 años y 3 meses.

La realidad es que yo todavía no puedo hablar desde la experiencia, porque esta es la primera vez que nuestra familia se va a enfrentar a algo así, pero ya sabéis, si me leéis, que soy de esas personas casi obsesivas que lo leen todo sobre un tema, así que creo que os puedo contar un poquito que es lo que hacemos y qué vamos a hacer cuando llegue el bebé para facilitar las cosas en casa.

PREPARACIÓN PSICOLÓGICA ANTES DE LA LLEGADA DEL BEBÉ

  • Una vez que pasó el primer trimestre, por eso de que es más peligroso, le dijimos a Mateo que yo estaba embarazada y lo que eso suponía. Al final, con la gente que viene a vernos, es un tema recurrente y no creíamos que fuera bueno para él que oyese cosas sobre el tema sin que habláramos con el primero. Mateo ya sabía lo que era el embarazo porque lo había visto antes en madres de compañeros y compañeras suyas, pero aunque no hayan oído nunca hablar del tema es importante hacerle partícipe de la noticia.
  • Además no está de más hacerle una pequeña idea de cuándo va a llegar. Con niños más mayores si que se puede hablar del mes exacto en el que llega o de la fecha exacta incluso, pero en nuestro caso, por ejemplo, que el concepto del tiempo todavía no lo tiene claro, le hablamos de que el bebé llegará después de las Navidades.
  • Una de las cosas que no hacemos bajo ningún concepto es hablar del bebé si él no ha sacado el tema. Para nosotros esto es especialmente importante porque no queremos crear ninguna expectativa con respecto al bebé. Si pregunta contestamos, pero no estamos dándole importancia todos los días.
  • Y en cuanto a las preguntas, las respondemos siempre con sinceridad, tanto en el tema del embarazo como en lo que significa tener un bebé en casa. Mateo conoce perfectamente por dónde va a salir el bebé y sabe que está creciendo en mi interior.  Y sobretodo nada de frases como: “¡Cómo le vas a querer a tu hermanito!” “Ya verás que divertido va a ser” “¡Cuánto vais a jugar!” Puede ser que en el futuro acaben jugando, queriéndose mucho y divirtiéndose, pero está clarísimo que habrá que esperar por lo menos un año hasta que esto se haga realidad una vez que nazca. Nosotros le hablamos a Mateo de que los bebés son muy pequeños, y que sólo comen y duermen y que hay que cuidarles. Que son muy pequeños para jugar todavía.
  • Otro de los temas que le explicaremos cuando se acerque la fecha del parto (entre 2 y 4 semanas antes) será el proceso del parto. Algo que tiene que saber es que su mamá va a estar en el hospital ingresada varios días porque va a llegar el bebé y los médicos me tienen que ayudar a sacarlo. Los niños reaccionan mucho mejor sabiendo lo que va a ocurrir, aunque luego vaya a ser algo raro para ellos, así que lo mejor es que se hagan a la idea.
  • Una de las cosas que ha sido un error por nuestra parte es no ponerle el nombre al bebé antes. Creemos que hubiese sido de mucha ayuda llamarle por su nombre desde el principio. Y es que no se por qué pero les hacemos más personas cuando les llamamos por su nombre. Pero en nuestro caso fue un tema de no ponernos de acuerdo, simplemente.
  • Por último, durante el último mes antes del parto, tengo intención de que me ayude a preparar el espacio para el bebé. Que sea él el que me ayude a montar la minicuna, a doblar la ropita y a prepararle un espacio de juego. Los cambios físicos en su casa son siempre más fáciles si él participa de la recolección del espacio.

PREPARACIÓN FÍSICA ANTES DE LA LLEGADA DEL BEBÉ.

  • Si tenéis un niño que adora la lectura como el nuestro, es una manera muy fácil de explicarles cómo va a ser tener un hermanito sin tener que darle un sermón sobre el tema. Nosotros desde que yo estoy embarazada le hemos presentado libros relacionados con tener hermanos, de distintos tipos y realistas, en el sentido de que hablan de grandes sentimientos, de enfados, de rabietas y de que igual tu hermano no te gusta tanto como parecía. Tampoco se trata de tematizar la estantería de libros con el tema bebé ni de forzar la lectura de este tipo de libros. Simplemente dar la opción.
  • Otra de las cosas que nosotros tenemos en su cuarto es un muñeco. A Mateo le gusta jugar a ponerle a hacer pis, a cambiarle de ropa… y eso le ayuda también a ser partícipe más adelante de las rutinas con el bebé.
  • Otro tipo de preparación que podéis hacer antes de la llegada es hacer trabajos que requieran delicadeza, que le ayuden a tratar las cosas con cuidado: limpiar las hojas de una planta o el trabajo con huevos, por ejemplo, son buena idea.
  • Por supuesto nosotros somos los modelos de las actitudes de nuestros hijos, así que es el momento de tratarlo todo con cuidado. A él también. Hablar calmados, no ponernos de los nervios y acariciar con suavidad. ¡Luego será él quien trate con su hermanito!
  • Para saber un poco que tema tenéis que trabajar más con vuestro hijo antes de la llegada del bebé siempre está bien, si tenéis la posibilidad, que visitéis a familiares con bebés en casa. Así podéis juzgar un poco qué es lo que más le va a costar, si está interesado en lo bebés o no, si se pone muy nervioso, si toca con mucha fuerza, etc.

UNA VEZ QUE EL BEBÉ HA LLEGADO A CASA: CÓMO ACTUAR.

  • Es muy importante incorporar al bebé en las rutinas de la casa y no crear una rutina independiente para él, aunque sólo sea estar cerca. Que se incorpore a las comidas, aunque sea tumbado en una manta en el suelo, que duerma las siestas en el salón durante el día. Cuando estéis leyendo con vuestros hijos mayores, que esté tumbado escuchando la historia también. Bañadles juntos dentro de las posibilidades.
  • Además, la zona de juego del bebé debe estar en la zona de movimiento de la casa. Que no esté en su habitación solo. Si dais el pecho, hacedlo en las zonas comunes.
  • Confiad en vuestros hijos: para coger al bebé, para tocarle, para hablarle, para acariciarle. No estéis todo el tiempo criticando y desanimando sus comportamientos en torno al bebé.
  • Y muy importante para el niño que ya estaba, pasar tiempo con él a solas. Aprovechad un ratito para salir al parque o a dar un paseo, daros una ducha con él o que os acompañe a tirar la basura o a comprar el pan. Él necesita saber que también tiene su espacio con sus padres.

INCORPORAR AL NIÑO MAYOR EN LAS RUTINAS DEL BEBÉ.

  • Los niños pueden ayudar muchísimo en las tareas del día a día con el bebé, y aunque con su ayuda nos cuesten más tiempo, es importante incluirles, que no crean que hay una especie de barrera con su hermano pequeño.
  • Nunca forzarle a ayudar por supuesto. Siempre proponer.
  • Cosas en las que pueden ayudar:
    • Preparación para el cambio del pañal: coger ropa limpia, preparar el pañal y las cremas, coger toallas.
    • Cambio de pañal: tirar el pañal a la basura, sacar una toallita.
    • Recoger la ropa: tirar la ropa sucia al cesto, meter la ropa en el armario.
    • Ayudar a vestirle: ponerle calcetines o gorros.
    • Leerle y hablarle al bebé. Incluso cantarle.
    • Sentarse con él.
    • Tocarle y abrazarle.
    • Mientras estoy dándole el pecho al bebé o calmándole, incluirle: “¿Me traes un vaso de agua, cariño?”.

LO MÁS IMPORTANTE DE TODO.

  • Es de vital importancia tener expectativas razonables, acordes con la edad de vuestro hijo. Va a haber un cambio brutal en la dinámica y en la atención que le demos. Muchos niños, ante la llegada de un hermano, tienen sentimientos de duelo o de pérdida, y sienten miedo de que sus padres dejen de quererle. Es una etapa en la que necesitan mucha seguridad, amor y empatía.
  • Como siempre, hay que animarles a expresar los sentimientos. Nada de infravalorarlos: “No llores” “No es para tanto”. Por supuesto hay que marcar límites: “No te puedo dejar que hagas eso.” “¿Estás enfadado porque el bebé está aquí?” “Los hermanos mayores a veces se sientes así.”
  • Es importante hablar de los sentimientos también cuando no se están comportando mal, de forma casual, por ejemplo, volviendo del colegio: “Qué duro es a veces ser hermano mayor. Es normal sentirse enfadado con el bebé o con mamá y papá. Es normal sentirse triste y no saber por qué. Si te sientes así alguna vez quiero que me lo digas. Siempre te voy a entender y querer.”
  • Hay niños que les cuesta un poquito más expresar sus sentimientos, pero esto no quiere decir que estén bien. Aunque no se estén portando mal, ni actúen con rabietas, es importante hablarles también como en los dos puntos anteriores. Siempre es mejor expresar los sentimientos que guardarlos.
  • Relajaros. No tiene ningún sentido que sea el momento de enseñarle modales en la mesa o a comportarse en una reunión familiar. Si tiene que ser más activo y explosivo que lo sea. Ya habrá tiempo de enseñarle modales.
  • Es normal sentir rivalidad con su hermano y no pasa nada porque le quite un juguete siempre que sea sano. Los bebés no sienten que se les quitan algo hasta que cumplen alrededor de los 8-9 meses, que empiezan con el sentimiento de permanencia, así que no hay necesidad de salir en su defensa. Hay muchas veces que reaccionan simplemente a cómo nos comportamos los padres. El quitar juguetes es una manera de interactuar entre ellos y una manera más de jugar.
  • Dedicarle tiempo de juego a vuestro hijo mayor dejando un poco al bebé es algo muy sano, tanto para el bienestar del niño como para promover el juego independiente en el bebé, ambas cosas muy importantes.

De cualquier manera algo que hay que tener muy claro es que es un momento muy complicado para nuestros hijos y las grandes emociones van a aparecer. Por mucho que sigáis todas estas cosas a rajatabla no quiere decir que la transición va a ser suave y perfecta. Mucha paciencia, amor y cariño de mi parte. ¡Trasmitídsela a vuestros hijos!

Os dejo aquí el link al vídeo en el que hablo de lo mismo, por si queréis saber un poco más.

Compra mensual NOVIEMBRE 2018

compra mensual

¡Hoy os traigo el vídeo a nuestra compra mensual para el mes de noviembre!

El mes pasado fue un vídeo que funcionó muy bien, así que en principio lo veréis todos los meses. Si queréis saber como lo organizo, os invito a pasaros por el post del mes pasado donde explico cómo elijo las recetas que voy a hacer durante todo el mes.

Esta ha sido un compra con más vicios de lo normal y donde aclaro un montón de dudas que os surgieron el mes pasado.

Pasaros por el canal de Youtube para ver la compra al detalle.

Sexualidad y niños | ¿Cómo hablar de sexo con mis hijos?

Cómo educamos a nuestros hijos es un problema social, de forma individual y colectiva. Una de las cosas que se suele enseñar en la crianza tradicional es que por tener más poder podemos controlar a los que tienen menos: “porque lo digo yo” “porque soy tu madre/padre” y demás frases que lo demuestran. Pasamos por alto el consentimiento y nos dedicamos a imponerles las cosas.

Algo que está muy claro es que tanto la violencia, como el racismo y la superioridad de género se enseñan en la infancia. Son comportamiento aprendidos.

Los padres no somos propietarios de los hijos. Tomamos decisiones para su interés, pero tienen derecho a autonomía, libertad y expresarse.

Y digo que es un problema social, porque así como se tienen conversaciones sobre la diferencia de salarios, la violencia hacia las mujeres y el abuso sexual, habría que empezar a hablar un poco más de educación: NO HAY NADIE CON MÁS POTENCIAL PARA CAMBIAR EL FUTURO QUE LOS NIÑOS.

Una de las cosas más importantes que hay que enseñar a nuestros hijos es el concepto del consentimiento. Y se me ocurren un par de ideas para podérselo mostrar:

  • Respetarle cuando no quiera besos o abrazos, incluso con familiares y amigos. Tienen que saber que no es obligatorio ser afectuoso cuando no se quiere, aunque las otras personas tengan buenas intenciones.
  • Ser ejemplo de consentimiento: hay veces que no nos apetece que nos den besos, nos toquen o nos abracen. Si alguna vez no te apetece que te de un beso tu hijo, no te sientas culpable. Explícaselo y recibirá una buena lección sobre consentimiento.

Si enfocamos la educación sexual de nuestros hijos desde la perspectiva de la pedagogía Montessori y la crianza respetuosa, lo que está muy claro es que siempre hay que hablarles con los términos correctos. Pero ya no sólo en temas de sexualidad sino para absolutamente todo. Nada de “guau-guau” ni “chu-chu” ni “tete” ni “chichi”.

Algunas de las razones por las que es importante utilizar el lenguaje correcto:

  • Quitar vergüenzas de ciertas partes de nuestro cuerpo: si no hablamos de ellas o nos da vergüenza, les enseñamos que son zonas de las que avergonzarse o que son innumerables.
  • Seguridad: ojalá no hiciera falta hablar de esto, pero está claro que saber el lenguaje correcto, les protege de alguien que quiera hacerles daño. Estas personas utilizan palabras tontas y eufemismos en lugar de las reales y el hecho de que nuestros hijos no sientan curiosidad les da credibilidad y les ayuda a superarlo en el caso de que algo ocurra.
  • Prepararles para las relaciones sexuales del futuro: que sean capaces de tener conversaciones con sus parejas sobre sus necesidades y deseos además de sus límites y consentimiento es muy importante. Además, está demostrado que no conocer temas de sexualidad está relacionado con un menor uso de anticonceptivos. Ya se que todavía queda mucho para que nuestros hijos e hijas tengan sus primeras relaciones sexuales, pero cuando antes reciban la información, mejor.

Además es muy importante ser completamente honestos con las respuestas a sus preguntas. En mi caso, que estoy embarazada, Mateo sabe perfectamente cómo ha llegado el bebé a la tripa y sabe como va a salir. Esto es algo que nos ha valido más de una conversación incómoda con adultos que intentan explicarle cosas raras y historias rimbombantes y que alucinan cuando Mateo les explica claramente la cantidad de agujeros que tiene su madre. Pero a mi me resulta cómico, si os digo la verdad. Todos esos esfuerzos y esas situaciones incómodas para quedarse planchados con sus respuestas.

Enseñarles a los niños sobre sexo no es simplemente hablarles de sexualidad, sino enseñarles sobre seres humanos, respeto, salud física y mental y relaciones. Es algo que es muy importante educar en casa y no dejarles el trabajo a los colegios.

Una de las maneras de introducir a los niños en el tema de la sexualidad desde que son pequeños es asegurarse de que sus juguetes estén sexuados. Por eso tanto los animales de Mateo como sus muñecos tienen partes sexuales, y hablamos de ello y miramos para saber si son machos o hembras.

Para terminar, quería hablaros del Programa Skolae. Es un programa que ha presentado el Gobierno de Navarra para educar en estos temas, que la verdad ha levantado diversas opiniones. Después de dedicarle un tiempo a leer el programa he de decir que me parece redondo. Cubre absolutamente todos los temas desde la educación emocional, la presentación de las desigualdades como reales, el liderazgo y la educación sexual en general.

Os dejo de todas formas el link al programa para que le echéis un vistazo, y os dejo también un link a mi canal de Youtube en el que hablo de este tema de forma más extensa.