Actividades para un niño de 2 años

Si veis desde hace un tiempo nuestros vídeos de Youtube, sabéis que nosotros intentamos aplicar la pedagogía Montessori en la educación de Mateo y en la manera de comportarnos con él en general.

Ahora mismo Mateo tiene 33 meses ahora mismo (cumple los 3 años a finales de julio del 2018) y estas son las estanterías que tenemos ahora mismo en su cuarto.

Sobretodo estamos enfocados en trabajo de motora fina y lenguaje con algo de matemáticas, pero que es casi lenguaje.

9d3404df02b3de455afb99a570d34df0

1. Coincidencia de números: Es un trabajo súper simple y que parece que es el único de números de los que le he puesto últimamente que le interesa un poquito más. Consiste simplemente en que coloque encima de la cartulina los números correspondientes en gomaespuma.

2. Magnético – no magnético: Con una caña de pescar con imán que venía en un juego de pescar peces he aprovechado para enseñarle a Mateo el concepto de magnético – no magnético. Así que junto con la caña, ahora mismo tenemos un botón, un dedal, un cascabel y una pieza de puzzle de madera. Aunque al principio de la semana si que lo usó bastante, hace varios días que no lo utiliza.

3. Trasvase con cuchara: Se trata simplemente de pasar las cuentas con la cuchara de un recipiente al otro. Al ser cuentas de madera y botes de plástico duro el sonido que hace es muy satisfactorio para él. Todavía se le escapa alguna, pero la verdad es que lo controla bastante bien. Aún así le encanta hacerlo y lo coge una vez al día mínimo.

4. Buscar los animales: Nuestra colección de Schleich crece cada día. Mi intención con este juego era empezar a ver los sonidos iniciales de los nombres de cada animal, pero Mateo lleva un par de días empeñado en que se los diga en inglés, así que eso es lo que estamos haciendo. Yo le hablo en inglés durante todo el rato que trabajamos con los animales y el libro. Este es otro de los trabajos que más le está gustando y que todos los días hacemos.

5. Cortar con tijeras: Todavía le resulta bastante complicado, aunque el agarre de las tijeras ya lo hace perfecto y el movimiento lo controla. Ahora hemos pasado de rayas verticales a rayas ligeramente diagonales, y a pesar de que las líneas están dibujadas en diagonal, él sigue cortando en vertical, sin respetar las líneas. El papel que utilizamos es cartulina, para que no se le doble al cortar.

6. Bastidor de presión: La mayoría de los pantalones de Mateo tienen este tipo de cierre, y al ver que se frustraba cuando no conseguía atárselo después de hacer pis, le saque este bastidor de presión. Le resulta demasiado complicado y por eso creo que no lo utiliza mucho, pero me gusta que lo tenga a mano, porque de repente lo hace 4 o 5 veces seguidas en el mismo día.

7. Coincidencia imagen-objeto: Ni lo ha tocado, y es simplemente porque son bichos. No se muy bien como acabar con el hecho de que Mateo dice claramente que no le gustan los bichos. Y también le pasa con las serpientes. No se si hay alguien con quien él pasa tiempo que tiene miedo a los insectos y por eso él tiene la impresión de que le van a picar o que le van a hacer daño. Así que ahí se queda la bandeja hasta que se me ocurra algo.

8. Pegar pegatinas en los perímetros: En la guarde ahora mismo están trabajando las formas geométricas, y por eso he querido reforzarlo en casa. Simplemente le voy dibujando en un folio en color diferentes formas geométricas y él tiene que poner los gomets en el perímetro. Y así vamos aprendiendo. La realidad es que las formas más simples Mateo las controla perfectamente.

Y este es nuestro trabajo para los 33 meses. Si tenéis alguna duda o alguna sugerencia me lo dejáis en los comentarios.

¿Qué estais trabajando con vuestros peques?

Consejos para viajar en coche con niños

deb9ee47c7359cefe076797446dfeea3

Este año hemos conseguido juntar 4 días durante el puente de mayo para ir a ver a la familia de Sergio, que viven a casi 600km de nosotros. Así que me ha tocado preparar maletas para un fin de semana largo que, aunque os parezca mentira, me resulta mucho más complicado que cuando nos vamos para un mes.

Tenéis un vídeo en mi canal en el que podéis ver qué es exactamente lo que meto en la maleta para Mateo y he pensado que por aquí os podía dejar unos consejos para hacer viajes largos en coche con niños de 2 años.

Haz todas las paradas necesarias.

Parece un truco básico, pero a veces a los adultos nos tienta seguir conduciendo para llegar lo más lejos posible antes de que sea absolutamente necesario parar. Este es un error que nosotros hemos cometido constantemente, pero nos hemos acabado por dar cuenta de que al final el viaje se hace mucho más pesado con un niño descontento, por mucho que adelantemos kilómetros.

Además, si no necesitamos echar gasolina, preferimos para en una zona de hierba y mesas de camping más que en una estación de servicio como tal, para que Mateo pueda correr sin peligro y podamos sentarnos en la hierba, si el tiempo lo permite, a comer un bocata o algún snack.

Lleva comida y aperitivos de sobra.

En un momento crítico en el que no puedes parar, siempre viene bien tener a mano sus snacks favoritos para entretenerle un rato.

En nuestro caso solemos llevar palitos de pan, algún bocata y fruta ya cortada y pelada en tuppers. Y para beber, agua y zumo de naranja natural. Eso si, ¡raciónalo! Si ve toda la comida de una vez lo más seguro es que se lo coma de una sentada y te quedes sin tu recurso. Es imprescindible tener una bolsa para la basura a mano, porque si no corres el riesgo de encontrar papeles y restos de comida los próximos tres meses en el coche.

Un truco: Mete una pajita doblada dentro de la botella o el bote donde va el agua o el zumo de naranja para facilitar dar de beber con las protecciones de la silla del coche sin tirarle todo por encima.

Ten la ropa de recambio A MANO.

Mateo tuvo una temporada en la que no había viaje de más de 2 horas en el que no vomitara. Daba igual que comiera mucho o poco, que saliésemos después de desayunar o de comer. Tuviese lo que tuviese en el organismo, lo echaba. Y es gracias a estos episodios que aprendimos a tener ropa de recambio a mano.

No hay nada peor que tener a un niño (y silla y suelo y manos) cubiertos en vómito y no encontrar bolsas donde dejar la ropa, ni toallitas, ni ropa de recambio. Nosotros llevamos siempre un bolso a mano con la comida y ropa de recambio. ¡Varios conjuntos!

A nosotros la bolsa para vomitar no nos funciona por la forma que tiene la silla de Mateo, pero solemos llevar protectores de cama para adultos (como una especie de compresa gigante que se le pone a la gente mayor en la cama para que no mojen) y cuando le vemos que va a vomitar se la colocamos de tal forma que caiga todo (o la mayoría) dentro. Creo que no hace falta decir que no es infalible, pero más o menos cumple su función.

Vete descansado y con altos niveles de paciencia.

Con estas edades no entienden el tener que estar tanto rato dentro del coche y por mucho que intentes razonar con ellos lo único que consigues es que se obsesionen con que quieren salir de allí.

Por eso es muy importante que no pienses que por no ir conduciendo vas a poder ir descansando, sino que te vas a tener que convertir en el entretenimiento de un niño pequeño, y si además es un viaje largo como en nuestro caso ¡más vale que te armes de paciencia!

Apréndete canciones infantiles, invéntate un cuento sobre la marcha o juega al Veo Veo. Un juego que a Mateo le gusta mucho jugar es «A ver si ves»: yo le nombro un objeto y él tiene que encontrarlo. Este juego es maravilloso también para situaciones como la sala de espera del médico o la parada del autobús.

Vístele con ropa cómoda y fácil de quitar.

Mi recomendación es llevarle con el pijama, simplemente. Siempre hay tiempo de cambiarle cuando lleguemos. Eso si, que el pijama sea de dos partes (camiseta y pantalón por separado) porque en caso de que vomite, siempre se le puede quitar la camiseta vomitada con el cinturón puesto y ponerle otra limpia mientras buscáis un sitio donde parar.

Si todavía lleva pañal, que sea de aprendizaje.

En nuestro caso depende de cómo le veamos las semanas anteriores para ponerle pañal o calzoncillo en el viaje.

Si es uno de esos viajes con pañal siempre le ponemos de aprendizaje (de esos que no tienen pegatina, que se suben como un calzoncillo). Y esto es así porque, en el caso de que en el rato hasta que paramos no se haga pis, solamente hay que bajárselo como si de ropa interior se tratara y ponerle en el baño, sin necesidad de pegar ni despegar pegatinas que luego nunca pegan igual que al principio.

¡Y estos son nuestros consejos!

Os recuerdo que en mi canal de Youtube tenéis un vídeo en el que os enseño cómo me planifico y preparo la maleta de Mateo y el bolso que llevamos siempre a mano en los viajes, además de algunos de los objetos imprescindibles que aquí os he nombrado.

Si tenéis alguna duda, escribidme en los comentarios.

¿Tenéis algún truco infalible para sobrevivir a los viajes largos en coche?