Cómo el cariño afecta el futuro de nuestros hijos

Esta es una de las cosas que he aprendido desde que soy madre. Parece que estemos programados para que en cuanto tienes hijos, y pesar de las ganas que tienes, no coges a tus hijos por miedo a malcriar, por evitarte problemas mayores en el futuro o porque crees que estás haciendo lo mejor para él.

Y déjame decírtelo si estás en ese momento madre o padre primerizo en el que todas las personas a tu alrededor te recomiendan no coger, no mecer, no tocar a tus hijos.

NUNCA se le da a un niño cariño de más y NUNCA vas a malcriar a un niño por cogerle en brazos.

Y es que luego, se hacen mayores, y nos cuesta mucho más. Y tenemos unas vidas más complicadas y frenéticas y parece que nos pasamos el día llevándoles de un sitio a otro, cumpliendo paso a paso la rutina diaria.

PÁRATE. Abraza, besa y dile te quiero a tus hijos todos los días. Si hace falta, apunta en tu lista de «por hacer» dedicarle un cariñito a tu hijo diariamente.

En la última década se han hecho muchos estudios relacionados con el tema del afecto y es por esto que que tu madre y abuelas realmente no lo están haciendo con mala intención sino pensando que es lo mejor.

El recibir de sus padres calor y afecto da resultados positivos muy a largo plazo: mayor autoestima, mejores resultados académicos, mejor comunicación entre padres e hijos el resto de su vida y menos problemas psicológicos y de comportamiento.

Todo esto parece ser resultado de que se activa la hormona de la oxitocina, resultado de sentir amor y conexión.

Así que desde que tengas a tu bebé en brazos cógelo, tócalo y mécelo en brazos. Practica el piel con piel, acaríciale. Cuando sea más mayor, dedícale tiempo a diario, juega, tírate al suelo, baila, canta. Abrázale, bésale y dile que le quieres todos los días.

Los niños, que nos parezca mentira, sienten ansiedad diariamente. Se están desarrollando, no entienden muchas cosas de su alrededor, no están al mando de la mayoría de lo que les ocurre y se asustan con más facilidad. Una de las mejores maneras para aliviar la ansiedad, tanto para adultos como para niños es la risa, que además crea conexiones y confianza.

Y una de las cosas más importantes, y de las que prácticamente hablo en todos los artículos de este blog: acepta sus emociones. Conviértete en una presencia cariñosa. Tócale mientras le explicas por qué no te gusta lo que hacen, ponte a su altura y háblale tranquilamente mientras le disciplinas. Utiliza el afecto para enseñarles los límites. Abrázale al acabar la conversación. Dile que le vas a querer siempre, pase lo que pase.

De hecho, y ya de manera práctica, una forma de prevenir las rabietas es que diariamente se les reconozca, se les valide en lo que sienten, se juegue con ellos y se les dedique tiempo a solas. Esto no quiere decir que no vaya a haber rabietas, pero si es una manera de prevenirlas y que sean las menos.

Y empatía, siempre que te relaciones con tu hijo. Esto refuerza la relación, te ayuda a entenderle y le ayuda a sentirse comprendido. Es más fácil que acepten los límites.

Dicho todo esto, escribo este artículo un día en el que he demostrado de todo menos esto. He estado más nerviosa de lo normal, he invalidado sus sentimientos y hasta le he gritado. Es la vida. Pero él me ha demostrado que lo que hago a diario merece la pena. Porque al rato ha venido y me ha dicho «Lo siento mami por haberte gritado». Y yo me he puesto a su nivel, le he pedido perdón también y nos hemos dado un gran abrazo. Y él me ha dado una gran lección.

Preparación de la casa para la llegada del bebé.

Aquí vuelvo con otro de mis artículos sobre organización, que ya sabes que es algo que me hace muy feliz. Y en este caso, como no podía ser de otra manera, relacionado con la llegada de mi nuevo hijo, Jaime.

Una de las cosas que tenía clara incluso antes de quedarme embarazada es que tenía que organizarme mejor los tres primeros meses del post parto. El llamado cuarto trimestre. Y probablemente uno de los mayores errores es que no me dejo ayudar. Pero por nadie. Es algo que me gustaría cambiar, pero no puedo evitar querer hacerlo todo yo y a mi manera. Pero aparte de eso, había varias cosas que sabía que podía dejar preparadas para que no me pillara todo tan de golpe como con Mateo. Para algo tiene que haberme servido la experiencia.

De todas formas os cuento todo esto en el vídeo del pasado domingo, que os invito a ver.

Comida

Esta es una de las cosas que más descuidamos con el nacimiento de Mateo. Teníamos días que casi ni comíamos, casi todo era comida a domicilio y vamos, que mal comíamos. Y esta vez no me iba a pasar. Principalmente porque está Mateo y el pobrecito se tendrá que alimentar de algo más que de san jacobos y pizzas.

Así que llevo los últimos dos meses preparando comidas y dejándolas congeladas. Para los que no lo sepáis la mayoría de los platos pueden estar 6 meses perfectamente en el congelador sin perder ni siquiera calidad. Los únicos que suelo guardar menos tiempo son los platos con pescado y desayunos, como muffins, tortitas o barritas de cereales.

Lo más importante es organizárselo, porque luego llega el día de comer y lo único que hay ahí son un montón de tuppers que no sabes ni lo que tienes. Yo para marcar cada tupper utilizo washitape, que es un adhesivo que se puede quitar sin que deje marca y apunto tanto lo que hay dentro como el número de raciones y la fecha en la que lo hice. Además he organizado el congelador por cajones, para que luego sea más fácil buscarlo todo.

Por último, os recomiendo que congeléis en bolsas, sobre todo si sabéis que no vais a rellenar el tupper hasta arriba. Al final el congelar en tuppers hace que el espacio se limite, mientras que las bolsas te dan mucho más juego para ocupar sitios más estrechos.

En cuanto a la despensa yo invertiría en conservas de calidad. Y también productos de base preparados. Todos estos sofritos ya hechos, verduras en bote o legumbres ya cocidas de calidad te van a facilitar mucho las cosas y te van a hacer ganar tiempo, que te aseguro no te va a sobrar. ¡Y eso también vale dinero! Así que creo que ese gasto de más te va a dar muchísimo.

Ropa

Si ya has tenido hijos antes o te han prestado ropa, ¡adelanta trabajo! Parece que es una tontería, que ya lo harás cuando nazca, que no sabes cuanto va a pesar o medir. ¡ERROR!

No te puedes imaginar por la cantidad de ropa que pasa un bebé al día. Y si quieres llevar al día la colada y a la vez ir lavando la ropa que le va a valer en las próximas semanas te aseguro que te vas a pasar el día poniendo y quitando lavadoras.

Yo te recomendaría que por lo menos tuvieras lavado hasta los tres meses. Y además organizártelo por tamaños, no por tallas, ya que dependiendo de la tienda cambia muchísimo.

Y si no tienes absolutamente nada de ropa, ¡céntrate en la ropa práctica! Probablemente vas a salir poco de casa y lo que más a llevar tu hijo van a ser pijamas y bodies. Y gastan mucho, por lo menos tres conjuntos al día. Así que ponerles a las 8 de la mañana el conjuntito mono no es muy buena idea. Probablemente para las 10 le estarás poniendo el siguiente conjunto y para las 16 el siguiente.

La cantidad depende un poco de lo que quieras lavar. Yo no me quitaba la lavadora diaria, eso seguro.

Habitación

De verdad que es lo de menos. Parece que es lo que más ilusión hace y lo que te hace ser más consciente de que va a llegar un bebé. Pero de verdad que probablemente no usará una cuna hasta que tenga 6 meses. ¡Relájate! Puedes ir haciéndolo poco a poco.

De todas formas me queda pendiente hacer un vídeo de las cosas realmente necesarias para los bebés, con todo el marketing que hay relacionado con esto, que te venden absolutamente todo. ¡Así que estad pendientes!

Lactancia

Elijas la opción que elijas, siempre hace falta preparación.

Si eliges lactancia materna ¡lee mucho! Si tienes la misma (mala) suerte que yo, la información escasea, así que infórmate todo lo que puedas.

En el caso de la lactancia artificial son muchas las cosas que hay que tener preparadas. Por supuesto la leche de fórmula, pero también biberones, limpia-biberones o esterilizadores.

En fin, que parecen muchas cosas, pero de verdad que te van a facilitar la vida muchísimo. Por supuesto que aún así esos tres meses van a ser una locura, pero por lo menos algo más preparados vamos.

¿Cuáles son tus trucos para el cuarto trimestre?

Estanterías Montessori – 3 años y medio

Me apetecía para hoy hablaros un poco de las estanterías que tiene actualmente Mateo en su habitación. Es algo que suelo enseñar más habitualmente en mi canal de Youtube, ya que es un vídeo que suelo hacer todos los meses enseñando exactamente qué le pongo, pero estoy contenta con el trabajo que está haciendo así que me parecía buena idea enseñártelo por aquí también.

Si quieres ver a Mateo trabajando con todas estas cosas, te invito a que te pases por mi página de Facebook, Elisa G. Larequi, que también la tienes en el lateral de este blog, donde semanalmente subo un día de trabajo con Mateo.

Como siempre digo, pero por si acaso lo repito, las estanterías de Mateo reflejan claramente sus intereses actuales. Esto no quiere decir que cualquier niño de 3 años y medio (Mateo nació el 27 de julio de 2015) tenga que tener interés exactamente en las mismas cosas. Estas estanterías son fruto de observarle, ver qué es lo que necesita desarrollar en ese momento, y aprovechar ese interés para trabajarlo más a fondo. Si tienes cualquier duda, me lo pones en los comentarios e intento resolverla, además puedo ayudarte si no se te ocurre alguna actividad en concreto para desarrollar determinada habilidad.

Como puedes ver en sus estanterías, Mateo ahora mismo está sobre todo centrado en el lenguaje y la geografía. Así como con la geografía lleva ya un tiempo interesado en el tema, el lenguaje es algo relativamente nuevo (un mes y medio como mucho) y que además no le interesaba lo más mínimo hasta ahora.

En cuanto a la parte de geografía, si habéis visto anteriormente nuestros vídeos sabéis que previo a este trabajo utilizamos el globo de tierra-agua, pero Mateo preguntaba por cosas más concretas, así que hemos pasado al trabajo de los continentes. Primero con el globo, para que sea consciente de realmente el aspecto que tiene nuestro planeta, para después presentarle el puzzle de los continentes y su lámina correspondiente. Ya conoce cuales son los nombres de los continentes y sabe que nosotros vivimos en Europa, pero hay veces que confunde cuál es cual. El último paso antes de estudiar nuestro continente más en profundidad es hacer coincidencia de los continentes del puzzle con los del globo, para que haga esa relación del plano al volumen.

En cuanto al trabajo sensorial, aparte de la torre rosa, que siempre la tenemos en la habitación, estamos trabajando con estos dos conceptos: la altura y el color. La caja de color número tres es el último de los trabajos de sensorial relacionados con el color en el que se ven los distintos colores y sus gradientes y se trata de ordenarlos del tono más claro al más oscuro. Ahora mismo nosotros estamos trabajándolo color por color, todavía no hemos combinado todos ellos, pero es un trabajo que Mateo no suele utilizar a menudo. En cuanto al puzzle de alturas, es un material que no es propiamente Montessori, pero que a Mateo le gusta hacer. De cualquier manera es bastante sencillo para él, pero teniendo en cuenta que venimos de las vacaciones y de no hacer prácticamente nada, muchos de los trabajos que vas a ver hoy aquí van a ser sencillos, en busca de la normalización y la concentración.

Si llevas un tiempo viendo mis vídeos, sabes que el mes pasado Mateo tuvo una súper entrada en las matemáticas, que aunque a día de hoy sigue estando latente, ha pasado a un segundo plano para dar paso al lenguaje. Aún así sigo manteniendo algún material relacionado con los números y tengo pendiente hacer algún DIY para continuar con los números del 1 al 100, que sería el siguiente paso. El primero que podéis ver es un puzzle del 1 al 20, que para Mateo ya es bastante sencillo y casi no lo utiliza. En cuanto al rompecabezas, le saqué uno hace un tiempo y no había manera de que lo hiciera, así que se lo he cambiado por este de la granja, que tiene dibujos un poco más sencillos y que lo puede hacer con bastante facilidad aunque con necesidad de concentración. Por último mi versión DIY del Spindles Box, que es un trabajo para enseñar el concepto del cero y para que vean que la cantidad está formada de unidades.

Y por último, lenguaje y arte. En las dos casillas superiores puedes ver un par de puzzles relacionados con las letras. El de la izquierda es uno que no pensaba sacar, pero que como Mateo no paraba de pedir trabajo de letras acabé sacando. Se trata básicamente de relacionar el dibujo con la letra con la que empieza. Nosotros ahora mismo sólo estamos haciendo eso, ya que el orden del alfabeto no me interesa. El de la derecha es un alfabeto con dibujos en la base para hacer coincidir la letra con el inicio de la palabra dibujada. El problema que existe habitualmente entre la manera de enseñar lenguaje a través de la pedagogía Montessori y la tradicional, es que en la tradicional se centran en las letras, mientras que en Montessori nos centramos en los sonidos, y es por esto que puzzles así, en los que aparece la H o se diferencia entre B y V o C, Q y K resultan un poco complicados. En el caso del puzzle de la izquierda le he eliminado tanto la H como la V, Q y K, pero en el de la derecha es más complicado. Cuando Mateo dice la palabra «hipopótamo» escucha el sonido «i» y por eso busca la letra I e intenta colocarla en el puzzle, y no cuadra, así que le resulta bastante confuso. El trabajo de lenguaje de abajo a la izquierda ya es un trabajo más tradicionalmente Montessori, en el que hay tres letras (m, a y o) que tiene que relacionar con los tres objetos que están en la cestita (oveja, mariposa y ardilla). Este trabajo sobre todo lo estoy haciendo para que empiecen a sonarle las minúsculas, porque he tenido que cambiar mi planteamiento y enseñarle las mayúsculas primero, ya que es así como se lo enseñan a él en el colegio y por no liarle más.

La realidad es que el lenguaje lo trabajamos sobre todo utilizando las letras para escribir nombres, y esto lo hacemos con unos imanes de letras mayúsculas que nos regaló la hermana de Sergio hace un tiempo. Eso sí, trabajamos con los sonidos, así que no me importa si escribe Jabier o Zelia, lo importante es que los sonidos sean los correctos, ya llegaremos a la ortografía. Debajo de la pizarra, colgando a la derecha, hay unas cuantas fichas escritas por mi con nombres de sus amigos y de su familia, que antes utilizaba para poder escribir los nombres, pero ahora es cierto que lo hace todo de oído. Estoy preparando varias tarjetas para seguir trabajando el lenguaje, que probablemente te enseñaré en mi página de Facebook.

Cuéntame qué te parece y si tienes alguna sugerencia. De cualquier manera, te recuerdo que si quieres ver fotos de Mateo trabajando con los materiales, lo mejor es seguirme en mi página de Facebook, Elisa G. Larequi.

Resumen: el camino hacia el minimalismo.

Ejemplo #minsgame Día 14

Bueno, bueno, bueno.

Aquí estoy el día 15 de enero, 15 días después de empezar con este reto del minimalismo que tanto me atraía de Instagram. Y te voy a contar un poquito qué tal me ha ido.

Por si no lo recuerdas, te cuento un poquito en qué cosiste el reto. Se trata de deshacerte cada día del mes del reto de tantas cosas como día del mes sea. Es decir, el día 1 me desprendo de una cosa, el 2 de dos cosas, el 15 de quince cosas y así hasta el día 31, que te deshaces de 31 cosas. En total casi 500 objetos menos en tu casa al final del mes. Mi intención es hacer este reto 4 veces a lo largo de este año para intentar deshacerme de 2000 objetos antes de mudarnos a la casa nueva a principios del 2020.

Está siendo súper fácil, si te digo la verdad. Yo pensaba que me iba a costar deshacerme de tantas cosas, pero lo cierto es que voy recogiendo y viendo cómo los armarios se van vaciando y no hay nada más gratificante, al menos para mi, que me encanta la organización.

De cualquier manera soy consciente de que me queda la parte más complicada, ya que mientras que hasta ahora me he deshecho de 120 cosas, me quedan 376, pero no puedo tener más ganas.

Por ahora he hecho limpia del baño, la habitación de Mateo y estoy en proceso de hacer nuestra habitación, así que las habitaciones con más porquería: salón, cocina, entrada y trastero todavía quedan por atacar, así que no me preocupa.

Yo lo estoy haciendo por las mañanas, nada más dejar a Mateo en el cole. Antes de ponerme a estudiar me meto en la habitación correspondiente y recopilo tantos objetos como fecha sea y empiezo el día con la mente mucho más despejada, y orgullosa de mi misma.

Dependiendo de qué tipo de objetos sean van destinados a lugares diferentes: si son cosas usadas, pero que se pueden aprovechar, se lo doy a familiares o amigos, si son cosas usadas pero en muy buen estado o cosas sin usar directamente, las estoy recopilando todas para llevarlas a alguna ONG (que todavía no he decidido, por si queréis darme ideas) y por último hay muchas cosas que van a la basura, directamente, como un montón de medicamentos y cremas caducadas de las que me desprendí el día 6.

Si te interesa ver exactamente de que me estoy deshaciendo cada día, te animo a seguirme en mi página de Facebook, Elisa G. Larequi, ya que a las 14 horas, todos los días, tenéis una foto como la que habéis visto más arriba con los objetos correspondientes. Además, en mi canal de Youtube, a veces enseño de qué me desprendo en los vlogs semanales y diarios que subo los viernes.

Contadme si estáis participando conmigo en este maravilloso reto y qué tal os está yendo.

¿Por qué crianza respetuosa?

Resultado de imagen de magda gerber

Me has oído hablar muchas veces, tanto en mi canal de Youtube como en este blog, de la crianza respetuosa y cómo forma parte de nuestras vidas a diario. La realidad es que conozco la crianza respetuosa desde hace poquito (más o menos un año) y es en ese poco tiempo en el que he ido adaptando mi manera de comportarme con Mateo, así que no soy una experta en el tema ni mucho menos. De cualquier manera me gustaría presentarte un poquito más de esta corriente en este artículo.

La crianza respetuosa es muy poco común. La base está clara y parece que todo el mundo está de acuerdo, pero es algo que se lleva muy poco a la práctica: se trata de respetar al bebé/niño como si se tratara de un adulto. ¿Y en qué se traduce esto? Básicamente en validar, aceptar y comprender los sentimientos, considerar la perspectiva de los niños y confiar en su capacidad de resolver los conflictos o las situaciones que se les van presentando.

Parece bastante intuitivo. Si yo hubiese leído un párrafo como el anterior hace un año hubiese dicho que yo practico la crianza respetuosa. Pero nada más lejos de la realidad. De hecho a día de hoy me sigue costando muchísimo llevarlo a cabo en casa y no hay un día en el que no me equivoque o actúe contrario a todo lo que he escrito más arriba.

Algún ejemplo yo creo que nos ayudará visualmente a entender por qué la mayoría de las actuaciones con niños están lejos de ser respetuosas.

La intervención en los conflictos entre hermanos, amigos o primos es una de las maneras más habituales en las que no se confía en las capacidades del niño y por eso no es considerada respetuosa. Es importante tener fe en las competencias de tu hijo y confiar en que es capaz. El darles la oportunidad de demostrar que son capaces de resolver los problemas de la vida diaria sin nuestra intervención es algo que por lo pronto les va a generar autoestima.

Hay que intervenir lo menos posible. Pero en todo. Dejarles elegir es una de las cosas que más hemos cambiado en nuestro día a día. ¿No te quieres poner el abrigo? Vale. Lo llevas en la mano y cuando tengas frío te lo pones. Los niños sienten exactamente igual que los adultos el frío y el calor. También el hambre o el cansancio.

Aunque pensemos que nuestra forma de hacer las cosas es la mejor, es imprescindible dejarles hacer las cosas a su manera. Confiar en que solucionará el problema, sea cual sea, siendo apropiado para su edad.

Hay muchas veces que los padres creemos que nuestro trabajo es hacer a los niños llegar antes al final del camino: les sobreestimulamos, les enseñamos, les llenamos de clases particulares y actividades extraescolares y llenamos sus fines de semana de actividades y eventos. Es mucho mejor darles menos y dejarles digerir, integrar y estimular sus experiencias.

La mayoría de la gente piensa que este es un punto en el que la crianza respetuosa no es compatible con la pedagogía Montessori, pero en mi opinión no hay nada más lejos de la realidad. Una de las cosas que María enseñaba es que hay que SEGUIR AL NIÑO. Lo que para mí significa no estimular por encima de sus posibilidades o intereses, no forzar, no querer llegar antes. De hecho el planteamiento multi-edad de las aulas Montessori refuerza el hecho de que se les da 3 años (frente a un año en la educación convencional) para conseguir determinadas metas y siempre a su ritmo y según sus intereses.

Recibo comentarios en mis vídeos muchas veces preguntándome qué actividades pueden hacer con sus hijos de 1 año o que debería estar haciendo su hija de dos. Qué libros recomiendo de actividades Montessori para tal edad. Y creo que es un enfoque que aunque tiene muy buenas intenciones es equivocado. Siempre contesto lo mismo: siéntate una hora y observa. Mira lo que le gusta hacer. Qué parte está desarrollando y actúa en consonancia. Los niños educados con Montessori puede ser que coman solos antes, vayan al baño antes o aprendan a leer antes, pero es simplemente en base a observar y responder a las necesidades de desarrollo del niño en el momento preciso, no de manera estandarizada.

Para esto, tanto la crianza respetuosa como la pedagogía Montessori coinciden en algo: la importancia de un entorno enriquecedor, en el que el niño pueda demostrar sus intereses y su necesidad de más.

Otra de las bases de la crianza respetuosa de la que muchos padres nos olvidamos a diario es de la aceptación de los sentimientos sin juzgar y sin querer que acaben pronto.

La mayoría no fuimos respetados en este sentido. Nuestros sentimientos les hacían sentirse incómodos por lo que recibimos el mensaje de que no eran bienvenidos. Así que nos resulta ahora complicado dejarles expresar sus sentimientos más intensos y utilizamos frases del tipo: «No digas tonterías», «Eso no es así», «Estás exagerando», «Ya vale» o incluso hay gente que castiga porque el niño tenga un determinado sentimiento (querer pegar, tirar las cosas al suelo o gritar).

Aunque hay situaciones bastante más graves como las risas cuando un niño empieza a llorar frustrado por algo o cuando se ridiculizan las vulnerabilidades de los niños, cosa que no entenderé nunca, la mayoría de las veces es más sutil y simplemente no queremos verles con dolor o enfadados y les calmamos intentando dar seguridad: «Ya está», «No pasa nada» o «Solo ha sido…».

Esta respuesta no va a hacer que tu hijo gestione las emociones mejor ni les va a evitar sentir dolor o frustración en el futuro. El único mensaje que mandamos es que hay sentimientos más válidos que otros.

Es muy importante transmitirles el mensaje de que sus peores sentimientos y comportamientos se van a escuchar, aceptar y comprender siempre. Respuestas a situaciones como las anteriores desde la crianza respetuosa serían: «Te has caído y te has hecho daño» «Parece que te sientes frustrado» «Eso debe haberte enfadado mucho» o incluso «Tienes muchas ganas de pegarme, pero no puedo permitírtelo».

Como inspiración, por supuesto Janet Lansbury, que es una eminencia, pero también te recomiendo el instagram de @respectfulmom donde puedes ver más en el día a día la resolución de conflictos que pueden surgir.

Si tienes cualquier duda las espero en comentarios. Ya he comentado que no soy ninguna experta en la materia pero, como con cualquier tema que me apasiona, estoy leyendo mucho sobre ello y creo poder responder a alguna cosita.

¿Conocías la crianza respetuosa?

El paso a paso para ahorrar en 2019

Resultado de imagen de finanzas

Con el comienzo del nuevo año todos tenemos propósitos de ahorrar más, bien sea por el mero hecho de ahorrar como por algún proyecto que tengamos pensado desde hace tiempo: vacaciones, una casa, un coche o algún caprichito.

Hace un tiempo ya os enseñé en mi vídeo «Cómo ahorrar con un solo sueldo» cómo lo hacemos nosotros, así que si queréis saber cosas más específicas os recomiendo que lo veáis. Ahora quería haceros un pequeño paso a paso para descubrir dónde puedes ahorrar y como hacerlo para que ese dinero se vaya multiplicando durante el año.

  1. Registrar los gastos mensuales en los últimos 3 meses: ahora con las tarjetas de crédito y las aplicaciones de los bancos online es muy fácil ver más o menos cuánto gastáis durante un mes. Si no es el caso y no os apañáis, ¡es el momento de hacerlo durante los próximos 3 meses! Que además siendo enero, febrero y marzo, que no hay vacaciones ni eventos especiales, os hacéis una idea de lo que realmente se gasta como base en un mes de vuestra vida. ¡Y sed realistas! Nada de comer menos por ahí estos meses, ni de compraros menos ropa de la que habitualmente compráis. La idea es que sea realista.
  2. Ver dónde puedes reducir: Siempre se puede recortar de algún sitio. Y si nunca has registrado tus gastos te vas a dar cuenta en seguida de dónde puedes rascar un poquito. Todo depende de tus ingresos, por supuesto, pero bien sea en un café, en cosméticos o en juguetes para tus hijos inevitablemente nos pasamos por algún sitio.
  3. Objetivos fáciles: No se trata de reducir a la mitad de una sola sentada tu presupuesto para comida, aunque realmente sea excesivo y tenga que acabar reducido a la mitad. Poco a poco. Si no, tiraréis la toalla muy pronto. Id bajando una cantidad asumible mes a mes, hasta que estéis en el presupuesto que os resulte más cómodo. Si me preguntáis mi opinión en el caso de la compra en supermercado, nosotros tenemos calculado unos 100 euros por persona de la familia, tengan la edad que tengan, pero eso ya es cuestión de hábitos.
  4. 80 – 20: La idea es acabar gastando el 80% de tus ingresos y ahorrar el 20%. Nosotros ahora mismo no hemos llegado a ese punto, pero estamos avanzando hacia ello. Probablemente cuando yo empiece a tener un salario nos resultará más sencillo, pero por ahora conseguimos ahorrar alrededor de un 10%, dependiendo del mes.
  5. Es posible que en tu situación actual esto sea difícil: Es el momento de pensar dónde puedes aumentar ingresos. Una de las maneras más sencillas es hablar con tu superior y decírselo abiertamente: «Quiero ganar más dinero y me gustaría saber cómo conseguirlo» Ofrécete a hacer horas extra o a hacer turnos que nadie quiere hacer. Otra opción es buscar un segundo empleo o un empleo que te remunere mejor. Una de las opciones que a mi más me gusta es pensar algo que ya haces y haces bien y ofrecérselo a alguien que lo necesite: pasear al perro, preparar la comida, cuidar niños, limpiar casas o llevar al médico a alguien que lo necesite.
  6. Lo más importante de todo es tener una base por si acaso: En nuestro caso empezamos con un ahorro de 1000 euros antes de hacer nada más. Tener 1000 euros en tu cuenta significa que si tienes que cambiar las ruedas, por ejemplo, no estés sin absolutamente nada. Es un fondo de emergencia que luego iremos aumentando.
  7. Eliminar todas las deudas: por pequeñas que sean. Da igual que sea el pago a plazos de un móvil, una deuda para un coche o lo que tienes acumulado en tu tarjeta de crédito. Elimínalo todo, de la más pequeña a la más grande. (Para saber un poco más de este tema, visita: https://www.daveramsey.com/baby-steps).
  8. Ahorrar entre 5 y 7 meses de gastos mensuales: Una vez que estás libre de deudas, es el momento de destinar ese 20% al ahorro. Empieza por calcular los gastos básicos mensuales que tienes: facturas, consumibles y colegio/universidad. Básicamente todos esos gastos que podrías poner como automáticos porque todos los meses son lo mismo.
  9. Dedicar el ahorro a proyectos mayores: Puede ser un coche, la entrada de una casa o un viaje a Disneyland Paris. O incluso invertir. Para lo que quieras. Ya estás libre si por lo que sea pierdes el trabajo o hay alguna situación complicada. Puedes sobrevivir con lo que hay en tu cuenta al menos 6 meses. Nosotros ahora mismo estamos haciendo el 8 y el 9 a la vez: parte de nuestro ahorro va a los meses de gastos mensuales y parte a proyectos mayores, porque en el próximo año nos moveremos a nuestra nueva casa, lo que significa que vamos a tener que amueblar y montar cocina. De todas formas yo os recomendaría que fuerais paso a paso.

Contadme cuáles son vuestras técnicas para ahorrar. Os recuerdo que en mi canal tenéis un vídeo en el que explico cómo registro todos nuestros ingresos y gastos y os cuento un poco más sobre el tema.

¿Por qué Montessori?

La realidad es que me encontré la pedagogía Montessori casi por casualidad. Fue justamente un verano antes de que dejara el trabajo para ponerme a estudiar a tiempo completo, ya que sabía que iba a pasar mucho tiempo con Mateo y quería tener preparada alguna «actividad». Nunca me imaginé cómo me iba a cambiar la vida cuando encontré los artículos de Nicole de The Kavanaugh Report en Pinterest tras mi búsqueda de «actividades para un niño de un año».

Y digo que me cambió la vida y no exagero nada. La pedagogía Montessori ha cambiado mi forma de ser, mi forma de vivir y hasta mi forma de pensar. Y luego ya la de mi hijo, pero primero la mía.

Todavía tengo los vídeos del primer mes que grabé vlogs diarios en mi canal de Youtube: septiembre de 2016. Allí puedes ver mis intentos de aplicar la pedagogía Montessori desde una perspectiva equivocada, pero ya iba por el buen camino. El problema eran las manualidades y las planificaciones. Los trabajos con propósito y resultado esperado, pero sólo me hacía falta leer un poco más.

Y leí, leí y leí. No sabéis todo lo que he leído de pedagogía desde entonces. Y no solo Montessori sino prácticamente de todo. Y puedo decir claramente convencida que el método científico de Maria Montessori es completamente superior a cualquier método de enseñanza o pedagogía. Se puede complementar, pero bajo mi punto de vista no sustituir.

La clave yo creo que está sobre todo en que tiene sentido. TIENE SENTIDO. Porque para nuestra familia tiene sentido que el niño tenga la mayor independencia posible. Porque para nuestra familia tiene sentido que se respete el ritmo del niño. Porque para nuestra familia tiene sentido que se respete al niño, simplemente.

Sobre todo tiene sentido porque desde que empezamos este camino de educar a nuestro hijo de una manera diferente, todavía no ha habido nada que me haga plantearme todo lo que dijo María hace más de 100 años. Y además es tan intuitivo. No hace falta entender conceptos abstractos ni teorías rebuscadas. Solo hace falta observar a tu hijo y saber reaccionar. Simplemente.

Y ¿por qué me ha cambiado la vida mi? Una de las principales razones es que me ha enseñado a tener muchísima más paciencia de la que tenía antes de tener hijos. Y eso me ha ayudado mucho en mi vida y en mis relaciones. Relacionado con eso me ha enseñado a pararme y observar. Entender las necesidades de mi hijo. Entender lo que me está pidiendo. En qué momento está de su vida. Me ha ayudado a dejar de querer que mi hijo aprenda lo máximo posible lo antes posible. A dejar de pensar que cuanto más, mejor. Hasta me ha ayudado a apreciar la naturaleza.

Me da la sensación, y corrígeme si me equivoco, de que no hay mucha difusión de esta pedagogía en España. Soy consciente de que se conoce, porque existen colegios, existen algunos blogs, pero me parece que no está tan extendido como en otros países. Y me encantaría que más gente conociera sus beneficios.

Tengo muchos proyectos en mente relacionados con la pedagogía Montessori y probablemente también muchos pájaros en la cabeza, pero me encantaría poder compartir, aunque sólo sea un poco, de lo que ya se y lo que hago con mis hijos a través de este blog contigo. Y así lo haré todos los jueves.

¿Conocías la pedagogía Montessori?

¿Por qué minimalismo?

minimalimo en el mobiliario

Como ya te comenté en la última entrada, voy a intentar hablarte todos los martes tanto de organización como de ahorro, pero también de minimalismo.

Ahora mismo soy la persona más lejana al minimalismo que te puedas imaginar. Un ejemplo de ello son los más de 40 pares de zapatos de tacón que guardo en mi armario desde que tengo 15 años y de los que no me he podido desprender hasta ahora. Pero eso se ha acabado.

Y básicamente se acaba porque no me queda más remedio. Si ya me conoces, sabes que a lo largo de este año o principios del que viene nos vamos a mudar a nuestra casa nueva y la verdad es que no me gustaría llevarme más cajas de las necesarias. Nunca he hecho una mudanza de una casa a otra, pero creo que tendemos a acumular mucho y que este tipo de cosas se hacen un poco bola, así que cuantas menos pertenencias tengamos más fácil y menos estresante será para todos.

Uno de los primeros pasos para intentar simplificar es que voy a participar del #minsgame, que es un juego de minimalismo que se ha hecho muy famoso últimamente en instagram, en el que te desprendes del mismo número de cosas que el día del mes durante enero. El día 1 te desprendes de una cosa, el día 2 de dos cosas y así hasta el día 31 que te desprendes de 31 cosas. En total 496 cosas menos una vez que termine enero. Y mi intención es hacerlo 4 veces durante este año.

Te recomiendo que me sigas en mi página de Facebook, Elisa G. Larequi, que la tienes en la barra lateral, si quieres ver exactamente de qué me desprendo cada día.

Ya te hablé en el vídeo de Mis Propósitos para el año 2019 de mi intención con el minimalismo. La verdad es que me siento muy inspirada por varias cuentas de instagram con las que me he cruzado durante el año pasado de las que ya te hablaré si me siguen convenciendo durante este año. Veremos a ver si soy capaz de desprenderme de casi 2000 cosas. ¡Y eso que no soy una persona de acumular ropa, por ejemplo!

Si quieres participar de este reto conmigo te animo a que me lo cuentes y que me enseñes de qué te desprendes cada día en Instagram a través del hashtag #minsgame y mencionándome, @elisaglarequi, para que me inspires a mi también.

¡Feliz año a ti, que lees este blog! ¡Que sea un año maravilloso!

¡Ya estoy de vuelta!

Por fin, por fin, por fin.

Tenía unas ganas enormes de volver a escribir por aquí.

Si ves mi canal de Youtube, sabes que he tenido algunos problemas con el hosting y el dominio y que he tenido que cambiarlo todo. Yo creo que sinceramente para bien, porque al final me ha permitido replantearme el blog y darle una vuelta.

Total, que hasta ahora mis artículos básicamente eran una versión escrita de mis vídeos de Youtube. A partir de ahora el contenido va a ser completamente distinto del contenido de mi canal, así que te recomiendo que sigas ambos sitios si quieres saber un poquito más sobre nosotros.

La idea es que en este blog me voy a centrar un poquito más en mis dos pasiones: la educación y la organización. Así que los martes los artículos estarán centrados en la organización, la compra y el minimalismo, que es un camino que intento seguir este nuevo 2019 (poquito a poco) y los jueves serán artículos relacionados con la pedagogía Montessori y la crianza respetuosa, que es como educamos a nuestros hijos en casa.

Estoy completamente abierta a escuchar tus sugerencias y qué te gustaría ver en este blog.

¡Te deseo un maravilloso comienzo del 2019 y que nos sigamos viendo por aquí!

Semana 30 de embarazo

collage

¡31 semanas de embarazo! ¡7 MESES! Esto se acaba en seguida. Y más teniendo en cuenta el mes de diciembre que tenemos aquí en España, que entre puentes y festivos estamos en enero en un abrir y cerrar de ojos.

Una de las cosas que se me olvidó contaros la semana pasada es que me vacunaron para la tos ferina y la gripe. Es algo que durante el embarazo de Mateo no hacían, así que era nuevo para mi. La verdad es que no noté efectos secundarios, quizá en el lado de la tos ferina algo de dolor local al levantar el brazo o tocarme la zona, pero a pesar de que me dijeron que por la vacuna de la gripe podía ser que pasara mal día al día siguiente, pero no noté prácticamente nada.

Mis problemas digestivos siguen siendo los mismos: mucho reflujo, incluso con el tomate frito, que ya ves tú. Lo que si que ha parado bastante es el estreñimiento, que parecía que se iba a convertir en un problema y al final se ha pasado igual que llegó. Eso sí, voy muchísimo al baño. Y ya no porque beba mucha agua, como me pasaba en el segundo trimestre, sino porque creo que mi pobre vejiga está bastante aplastada. Así que por lo menos una vez a la noche me suelo levantar. Y si no me levanto, por las mañana corro como una loca para llegar. En cuanto a la incontinencia que tuve al principio del segundo trimestre de embarazo ha desaparecido completamente. Y eso que no he hecho nada de nada para evitarla. Pero ahora ya no importa que tosa o estornude, que ya no me cuesta contener la orina.

También el estómago se me ha hecho más pequeño y tengo que comer más despacito porque sino no me entra la comida. Y total, que pensaba que eso me iba a ayudar a coger menos kilos, pero me siento hinchada con un globo gigante. Y me parece que también me muevo como uno. ¡Qué torpe! Veremos a ver cómo voy de peso el 17 de diciembre, pero tiene pinta de que ya he sobrepasado los 12 kilos, que es lo que gané en el embarazo de Mateo.

Mis piernas están empezando a hincharse. Recuerdo que al final del embarazo de Mateo tenía los tobillos como troncos de árbol y no he llegado a ese punto (también era julio), pero veremos a ver cómo va avanzando.

En cuanto a la tripa ya me han salido definitivamente estrías. Pasaros por mi canal de Youtube si las queréis ver, pero vamos, a los lados de la tripa me han salido un par y luego alrededor del ombligo. Este tipo de estrías son las que menos me preocupan. Con que no me salgan en las cartucheras, piernas y tal estaría mas que contenta.

Estoy teniendo unos sueños súper vivos. Ya me pasó en el embarazo de Mateo, que soñaba que el bebé se salía o que tenía abortos. Unos sueños muy extraños. Esta vez todavía no son pesadillas o sueños extraños, pero sí que son tan realistas que me levanto un poco confundida con lo que realmente ha pasado en mi vida y lo que no.

Y una cosa que ha llegado claramente es algo que llaman «mommy brain»y es que se te olvida absolutamente todo. He perdido la orientación, el sentido del orden y absolutamente todo. Esperemos que no me afecte para los exámenes que tengo a finales de enero.

El bebé se mueve muchísimo, y ya son movimientos mucho más controlados y definidos. Estuve leyendo hace poco un artículo que explicaba el por qué de los movimientos de los bebés que os dejo por aquí. Si os apetece verle moviéndose, pasaros por la actualización del embarazo en mi canal, que he grabado un par de clips con los movimientos.

Mide unos 46cm y pesa 1,5kg y ahora mismo ya tiene desarrollados los 5 sentidos y empieza a chuparse el dedo. ¡Ya no queda nada!

¡Contadme como vais en vuestros embarazos!