Estanterías Montessori noviembre 2018

estanterias

Os traigo las estanterías de Mateo para este mes de noviembre. Mateo cumplió los tres años el 27 de julio, así que tiene 39 meses.

Los intereses de Mateo son claros ahora mismo, y el que más destaca es el de las matemáticas. Así que estamos metidos de lleno en toda la parte sensorial, que es el trabajo previo a las matemáticas, los números y las cifras en sí.

Además seguimos con cositas de cultura, arte y música, además de una pequeñísima parte de lenguaje, que suele trabajar poquito.

También os enseño los libros para este mes. Y por su puesto el juego independiente o simbólico, que es muy importante ofrecer oportunidades.

Por último os enseño un DIY para las barras rojas, que probablemente le pondré en las estanterías a lo largo del mes, conforme vaya viendo que las matemáticas le interesan lo suficiente, y que los pasos anteriores están dados.

Pasaros por mi canal de Youtube para verlo en detalle.

Semana 26 de embarazo

collage

Esta ha sido una semana diferente: más de la mitad hemos estado visitando familia fuera de Pamplona, lo que ha significado un par de viajes de casi 6 horas. Así como el primer viaje fue bastante mejor, principalmente porque fue Sergio quien condujo todo el camino, a la vuelta cogí yo el coche un par de horas y no me sentó nada bien. Al llegar a casa me dolía la parte baja de la tripa y tuve un reflujo esa noche horrible.

De cualquier manera la semana ha ido bastante bien, a pesar de que estoy descansando muy poquito. Y no por el embarazo, sino porque Mateo está durmiendo fatal. Cada dos horas se está levantando, llorando, soñando o pidiendo agua, lo que hace que mi sueño no sea tan placentero como me gustaría. Y esto en el pueblo de Sergio también pasaba, a pesar de que dormíamos en la misma cama.

Y bueno, por lo demás las cosas normales de las vacaciones: comer fatal, dormir mal y pasear mucho, lo que ha significado que estaba mucho más cansada, con mucho más reflujo y con más nauseas, pero todo soportable, las cosas como son.

Cositas un poco más raras de lo normal durante esta semana: caspa y encías sangrantes. De las encías ya os había hablado antes, y han vuelto esta semana. Lo de la caspa es algo más extraño, aunque realmente no sé si es más cosa de agua diferente, champú diferente y clima diferente o si está relacionado con el embarazo. ¡Nunca lo sabremos!

A pesar de que digo en el vídeo que me veo bastante parada en cuanto a crecimiento de la tripa, si que me siento mucho más incomoda. He perdido la cintura y me veo los brazos y la cara más gorditos. Veremos el viernes, que tengo cita con la matrona, si realmente se traslada a la báscula. Que espero que no.

El bebé ya mide casi 40cm y pesa alrededor del kilo (algo menos), así que aunque todavía tiene espacio, ya empieza a estar más apretado. Eso sí, a este hijo mío eso no le frena, porque no para quieto. Se muevo muchísimo más de lo que se movía Mateo y por la noches suele tener una juerga que me encanta. De hecho ya hay algún movimiento que me molesta, como cuando mete un pie en las costillas.

Dicen que a estas alturas ya reconoce la voz de su madre, aunque la oye como debajo del agua, pero lo que si que he notado es que reacciona al lloro de Mateo. No se si realmente es al lloro de Mateo o si simplemente le altera el ruido fuerte, pero como esté su hermano más enfadado de lo normal, el tío se lía a patadas que no veas.

¡Todavía no tenemos nombre, así que si tenéis alguna idea me lo decís en los comentarios!

No os olvidéis de pasaros por mi canal para ver la tripa y alguna que otra ropita que nos han prestado familiares de cara al nacimiento.

Sexualidad y niños | ¿Cómo hablar de sexo con mis hijos?

Cómo educamos a nuestros hijos es un problema social, de forma individual y colectiva. Una de las cosas que se suele enseñar en la crianza tradicional es que por tener más poder podemos controlar a los que tienen menos: «porque lo digo yo» «porque soy tu madre/padre» y demás frases que lo demuestran. Pasamos por alto el consentimiento y nos dedicamos a imponerles las cosas.

Algo que está muy claro es que tanto la violencia, como el racismo y la superioridad de género se enseñan en la infancia. Son comportamiento aprendidos.

Los padres no somos propietarios de los hijos. Tomamos decisiones para su interés, pero tienen derecho a autonomía, libertad y expresarse.

Y digo que es un problema social, porque así como se tienen conversaciones sobre la diferencia de salarios, la violencia hacia las mujeres y el abuso sexual, habría que empezar a hablar un poco más de educación: NO HAY NADIE CON MÁS POTENCIAL PARA CAMBIAR EL FUTURO QUE LOS NIÑOS.

Una de las cosas más importantes que hay que enseñar a nuestros hijos es el concepto del consentimiento. Y se me ocurren un par de ideas para podérselo mostrar:

  • Respetarle cuando no quiera besos o abrazos, incluso con familiares y amigos. Tienen que saber que no es obligatorio ser afectuoso cuando no se quiere, aunque las otras personas tengan buenas intenciones.
  • Ser ejemplo de consentimiento: hay veces que no nos apetece que nos den besos, nos toquen o nos abracen. Si alguna vez no te apetece que te de un beso tu hijo, no te sientas culpable. Explícaselo y recibirá una buena lección sobre consentimiento.

Si enfocamos la educación sexual de nuestros hijos desde la perspectiva de la pedagogía Montessori y la crianza respetuosa, lo que está muy claro es que siempre hay que hablarles con los términos correctos. Pero ya no sólo en temas de sexualidad sino para absolutamente todo. Nada de «guau-guau» ni «chu-chu» ni «tete» ni «chichi».

Algunas de las razones por las que es importante utilizar el lenguaje correcto:

  • Quitar vergüenzas de ciertas partes de nuestro cuerpo: si no hablamos de ellas o nos da vergüenza, les enseñamos que son zonas de las que avergonzarse o que son innumerables.
  • Seguridad: ojalá no hiciera falta hablar de esto, pero está claro que saber el lenguaje correcto, les protege de alguien que quiera hacerles daño. Estas personas utilizan palabras tontas y eufemismos en lugar de las reales y el hecho de que nuestros hijos no sientan curiosidad les da credibilidad y les ayuda a superarlo en el caso de que algo ocurra.
  • Prepararles para las relaciones sexuales del futuro: que sean capaces de tener conversaciones con sus parejas sobre sus necesidades y deseos además de sus límites y consentimiento es muy importante. Además, está demostrado que no conocer temas de sexualidad está relacionado con un menor uso de anticonceptivos. Ya se que todavía queda mucho para que nuestros hijos e hijas tengan sus primeras relaciones sexuales, pero cuando antes reciban la información, mejor.

Además es muy importante ser completamente honestos con las respuestas a sus preguntas. En mi caso, que estoy embarazada, Mateo sabe perfectamente cómo ha llegado el bebé a la tripa y sabe como va a salir. Esto es algo que nos ha valido más de una conversación incómoda con adultos que intentan explicarle cosas raras y historias rimbombantes y que alucinan cuando Mateo les explica claramente la cantidad de agujeros que tiene su madre. Pero a mi me resulta cómico, si os digo la verdad. Todos esos esfuerzos y esas situaciones incómodas para quedarse planchados con sus respuestas.

Enseñarles a los niños sobre sexo no es simplemente hablarles de sexualidad, sino enseñarles sobre seres humanos, respeto, salud física y mental y relaciones. Es algo que es muy importante educar en casa y no dejarles el trabajo a los colegios.

Una de las maneras de introducir a los niños en el tema de la sexualidad desde que son pequeños es asegurarse de que sus juguetes estén sexuados. Por eso tanto los animales de Mateo como sus muñecos tienen partes sexuales, y hablamos de ello y miramos para saber si son machos o hembras.

Para terminar, quería hablaros del Programa Skolae. Es un programa que ha presentado el Gobierno de Navarra para educar en estos temas, que la verdad ha levantado diversas opiniones. Después de dedicarle un tiempo a leer el programa he de decir que me parece redondo. Cubre absolutamente todos los temas desde la educación emocional, la presentación de las desigualdades como reales, el liderazgo y la educación sexual en general.

Os dejo de todas formas el link al programa para que le echéis un vistazo, y os dejo también un link a mi canal de Youtube en el que hablo de este tema de forma más extensa.

Semana 25 de embarazo

collage

Lo más llamativo de esta semana es que me hicieron la curva de la glucosa o el test O’Sullivan.

Es una prueba muy sencilla, en la que vas al hospital que te asignan y te hacen beber un líquido muy azucarado. En mi caso nos daban a elegir entre naranja o limón. Una vez que te lo bebes te hacen esperar fuera sin poder andar, ni comer. Básicamente tienes que estar sentada hasta que pasa una hora. A pesar de que después te sacan sangre, en esta prueba no es obligatorio que vayas en ayunas, y de hecho te dicen que vayas desayunada y que no hagas una dieta restrictiva en los días anteriores.

En esta prueba lo que ven es la reacción de tu cuerpo a una sobredosis de azúcar. En principio creo que lo único que buscan es ver si tienes diabetes gestacional. Todavía no me han dado los resultados, pero entiendo que está todo bien porque nadie me ha llamado para decirme lo contrario. Así que esperemos que así sea.

Y en cuanto a síntomas en general, parece que ha llegado el estreñimiento. Y eso que la semana pasada os contaba que iba muy regularmente al baño. ¡Quizá hasta demasiado! Pues ahora voy menos. Si que es cierto que todos los días, pero con algo más de esfuerzo que antes. En fin, que nunca se sabe con esto de los embarazos.

Quizá uno de los motivos de que no vaya tanto al baño es que he dejado de beber tantísima agua. La realidad es que bebo más de dos litros al día, pero si que ya no es tan exagerado como bebía la semana pasada. Además, mi botellita al lado de la cama sigue ahí, sobre todo porque me ayuda mucho con el reflujo por las noches, que está algo más relajado, pero sigue estando presente. Un truquito para el reflujo es beberse un vaso de leche bien fría cuando te metes a la cama, para que haga un poco de barrera protectora y tener un poco de margen para poder dormir tranquila. ¡A mi me funciona!

Uno de los errores que he cometido esta semana es comer demasiado picante el miércoles, lo que desencadenó en un día y medio de diarreas, malestar de estómago y un reflujo horripilante. Pero bueno, lección aprendida. Con lo que me gusta el picante… Creo que voy a tener que esperar a que este embarazo termine.

Algo muy curioso y de lo que estoy muy pendiente últimamente es de los mareos. Resulta que cuando giro únicamente la cabeza un rato hacia un lado y luego vuelve a su sitio siento un mareo importante. Nada de desmayos, ni nada parecido, pero si que me cuesta recuperar la vista, se me pone borroso. No se si tiene que ver con que esté apoyado en alguna vértebra, o que simplemente tengo mucho dolor de espalda, pero lo que si está claro es que estoy vigilante. No vaya a ser que sea algo de lo que preocuparse.

¡Y por si os puede ayudar a alguna! Estuve varios días a principio de esta semana con un reflujo con sabor a pescado horrible. Vamos, como que de pensarlo me dan arcadas. ¡Y creo que he descubierto la causa! Las vitaminas que tomo tienen omega 3 en forma de pescado, y parece ser que las tenía demasiado tiempo en la boca sin tragármela, hasta el punto de que yo creo que deshacía la película que la recubre y hacía que el sabor subiese por mi garganta durante todo el día. Lo cierto es que desde que me he dado cuenta y soy más rápida tomándomelas he notado muchísimo cambio.

En cuanto al bebé, noto que los movimientos son muchísimo más coordinados. Ya se estira o pega patadas o se mueve de un lado a otro. Ya no son los espasmos que se notaban al principio. Lo que está claro es que crece, y cada vez es más niño, así que sus movimientos se van refinando. Y claro, todavía tiene suficiente espacio para estar todo el día dando vueltas..

Y esto es todo por esta semana. Acordaros de que tenéis el vídeo correspondiente a este artículo en mi canal de Youtube.

Semana 24 de embarazo

collage

Ya estoy embarazada de 25 semanas. ¡No me puedo creer que solo queden 15 semanas y ya terminamos! De hecho hay bebés que nacen con 25 semanas y sobreviven.

De cualquier manera, este trimestre está siendo maravilloso. Casi ni me entero, si no es porque tengo un gran tripón. Y estos son los síntomas que he tenido durante esta última semana.

Lo más llamativo de esta semana fue el comienzo, que estuve con muchísimo malestar de estómago, vomitando y con diarrea. No se todavía si está relacionado con algo que estaba malo de lo que comí el fin de semana o si me pegué demasiada paliza trabajando en casa.

De cualquier manera eso está claro. Tengo que intentar relajarme. Como está Mateo estoy pensando poco en mi físico, y la verdad es que voy corriendo a todas partes y quizá debería descansar más y relajarme, porque enseguida noto cuando me paso: se me pone la tripa dura y me canso mucho.

Y lo cierto es que ya de serie estoy cansada. Todo el tiempo cansada. Y eso que estoy durmiendo bien y las horas que me corresponden, pero claro, este bebé quiere ganar peso, así que me chupa toda la energía.

Digestivamente ha sido lo peor. El reflujo cada vez es peor. Hasta el punto de despertarme por la noche. Y si eso lo sumamos a que no encuentro postura con el dolor de espalda, los comienzos de la noche suelen ser complicados. Además estoy teniendo muchísimos gases, muy incómodos acompañados del reflujo. Soy muy agradable, lo se.

Además tengo muchísima hambre. Pero muchísima. Parece que no me sacio con nada. Y podría estar comiendo todo el día. Así que me va a tocar controlarme porque sino el 9 de noviembre la matrona me va a decir un par de cosas.

En cuanto a otras citas médicas, esta mañana me voy a hacer la curva de la glucosa, que creo que es para saber si tienes diabetes gestacional, pero ya os contaré más en detalle en el post de la semana que viene, para que sepáis en qué consiste y mi experiencia.

El bebé tiene pinta de estar estupendamente. El tío se mueve como un loco todo el día. Y como todavía tiene espacio se mueve de lado a lado de la tripa como quiere. Al principio de la semana estaba muy metido en la pelvis y la verdad es que había patadas que me dolían bastante. Pero bueno, ahora ya está colocadito más arriba lo que supone que tengo mucho más reflujo, gases y malestar de estómago. Que no me viene bien nada, vamos.

En fin, que veremos a ver que tal van avanzando las semanas.

Si queréis ver la tripa y oirme hablar de esta semana no olvidéis pasaros por mi canal.

Consejos para ahorrar con un solo sueldo

ahorro

Actualmente en nuestra casa sólo entra un salario, el de Sergio. Y a pesar de que yo cojo trabajitos aquí y allá, básicamente es su trabajo el que nos sostiene. Si quieres saber un poco más sobre nuestra situación actual, pásate por mi canal para ver el vídeo correspondiente.

Y esto nos ha hecho ser muy conscientes de lo que cobramos y lo que gastamos y por eso me parecía buena idea enseñaros cuáles son nuestros trucos para ahorrar todos los meses algo de dinero, a pesar de tener un ingreso pequeño.

Cuando nos pusimos serios en esto de ahorrar, buscando por internet nos encontramos con el método de Dave Ramsey. Un gurú de la economía en Estados Unidos, que explicaba de forma muy sencilla cómo hacerlo. Aunque no todo lo que dice es aplicable a nuestra situación, porque en España las cosas no funcionan igual, algunos de los principios los aplicamos en casa.

Una de las cosas que el recomienda hacer para empezar a ahorrar dinero es seguir sus pequeños pasos. En total son siete, pero nosotros nos centramos en los 3 primeros.

  1. Ahorra 1000 euros. En este primer paso, se trata de tener siempre un colchón de mil euros para el por si acaso. Tienes la opción de tener los mil euros en una cuenta aparte, para que no haya posibilidad de que los gastes, pero si eres responsable con tu dinero no creo que haga falta. Una vez que tienes ese colchón de 1000 euros de ahorro del que no bajas ningún mes, puedes pasar al siguiente paso.
  2. Paga todas tus pequeñas deudas. En este paso se trata de quitarte todas las deudas. El móvil que estás pagando a plazos, un pequeño crédito con Cofidis o los 300 euros que te prestó tu tío. Eso sí, el recomienda siempre hacerlo de menor a mayor, para que la sensación de que estás cumpliendo las cosas la tengas antes. Dentro de este paso por supuesto no contamos la hipoteca.
  3. Ten ahorrados lo equivalente a entre 6 y 9 meses de gastos. Mantén el registro de los gastos mensuales que tienes habitualmente (recibos de la luz, el gas, teléfonos, la guardería del niño o la universidad, el alquiler o la hipoteca, etc). Una vez que tengas claro más o menos cuál es ese gasto, el siguiente paso es tener ahorrado 6 meses de esos gastos como mínimo. Esto cubriría situaciones muy críticas, como que te quedes sin trabajo o que por lo que sea necesites comprarte un coche o algún otro gasto grande imprevisto.

Nosotros nos encontramos ahora mismo en ese paso. La realidad es que está casi completado, pero como sabemos que dentro de algo más de un año vamos a tener una casa nueva vacía que va a necesitar ser amueblada, nos gustaría tener una cifra mayor en previsión de todos esos gastos.

¿Y cómo ahorrar cada mes una cantidad para poder meterla en este fondo? Pues haciendo un presupuesto a cero. Y esto significa simplemente que cada euro que cobres lo destines a algo. Lo que te sobre, puede tener distintos destinos.

En nuestro caso ese dinero que podemos ahorrar cada mes, que la verdad es que es bastante variable dependiendo del mes, lo destinamos a 3 sitios diferentes:

  • A gastos extra previstos para ese mes: si sabemos que vamos a tener una cena, un cumpleaños o sabemos que dentro de un par de meses llega la Navidad y vamos a tener que tener un presupuesto para regalos, lo vamos metiendo en un sobrecito y así eso que tenemos cubiertos para el mes o para los meses que llegan.
  • A gastos que llegarán y que son más grandes: una vez cubiertos esos pequeños gastos previstos para ese mes, tenemos en cuenta gastos más grandes. Igual dentro de 5 o 7 años tenemos que comprarnos un coche, y si en vez de disminuir nuestro ahorro de los 6-9 meses podemos tener ya una cantidad que vaya a ser destinada a eso mejor. Al igual que la cocina de la casa nueva o los muebles que necesitamos, por ejemplo. Para vosotros podría ser que vuestro hijo o hija empiece la universidad dentro de 2 años o que vayáis a casaros el año que viene.
  • A gastos que nos gustaría poder tener: A los dos nos gustaría cambiar de móvil, y a mi me gustaría poder comprarme una cámara nueva o algo de luz para los vídeos. Ahora mismo no podemos destinar nada a esta cuenta porque tenemos muchos gastos pendientes, pero en el caso de tener todo cubierto, el dinero iría por aquí.

Si queréis ver cómo hacemos nosotros para ahorrar y cómo llevamos las cuentas, pasaros por el canal para ver el vídeo, en donde lo explico.

¿Cómo lleváis las cuentas vosotros? ¿Conseguís ahorrar todos los meses?

Semana 23 de embarazo

collage

Ya he llegado a las 24 semanas, ¡casi 6 meses! Así que os quiero contar un poquito qué tal he pasado esta semana 23 de embarazo. Si preferís verlo a leerlo, os invito a pasar por mi canal de Youtube en el que veréis el avance de la tripa.

¡Por fin hace frío en Pamplona! Y creo que eso me ha ayudado a que esta semana fuera una de las mejores hasta ahora. A pesar de que hemos tenido un fin de semana movidito porque hemos tenido muchas comidas familiares la verdad que no se me ha hecho pesado del todo. Tengo ganas ya de que llegue la nieve, la niebla y la lluvia. Qué le voy a hacer, soy así.

Una de las cosas más incómodas de esta semana ha sido el reflujo. Si bien estas semanas pasadas ya lo tenía, ahora viene sin ningún motivo ni postura y es bastante fuerte. Hasta el punto de que  me tengo que callar y tragar saliva de lo que escuece en el pecho. Que por cierto, eso que dicen de que el reflujo es síntoma de que va a tener mucho pelo nada de nada. Con Mateo tuve también un reflujo horrible y luego el pobre no tuvo pelo hasta los dos años.

Tengo mucha más hambre. Espero que sea síntoma de que el bebé está creciendo. Ahora mismo ya el bebé está formado y a partir de ahora lo que hace es ganar peso, así que espero que esté demandando calorías, porque sino me voy a poner redonda.

Y hablando de digestivo, estoy venga a ir al baño. ¡Y eso que dicen que lo normal en el embarazo es estar estreñida! Pues yo voy por lo menos dos veces al día. Que nada, es maravilloso, sobretodo para evitarse incontinencia o almorranas, que no son nada bonito en el postparto, así que bienvenido sea. Pero me sorprende, la verdad.

Otro de los síntomas raros raros de esta semana es que no me paraba de parpadear el ojo. De esto que sientes como si te estuviesen dando golpecitos desde dentro. Creo que suelen decir que ese tipo de cosas pasan con el estrés, pero la realidad es que estoy muy tranquila, y no hay nada que ahora mismo me preocupe. De todas formas a estas alturas ya casi no siento nada, así que no le estoy dando mucha importancia.

Tuve una crisis importante esta semana, y es que pensaba que me había salido la primera estría. Pero nada, falsa alarma. Una costura del pantalón que me dejó marca y nada más. De todas formas todavía me pica mucho la tripa, así que me imagino que enseguida empezarán a hacer aparición. Estoy temblando, sobre todo con la experiencia de Mateo, que dejó llenita.

En cuanto al bebé yo creo que se mueve muchísimo más que Mateo. Espero que luego sea un niño tranquilo porque madre  mía la vida que me da en la tripa. Está todo el día de un lado para otro. Se ve que todavía tiene sitio y aprovecha, porque los próximos meses cada vez va a estar más apretujado, pobrecito mío. Pero nada, todo síntoma de que está sano y feliz.

Ya he empezado a hacer una pequeña lista de cosas que necesitamos, por si acaso empieza a venir gente preguntando que queremos que nos regalen y aunque pensábamos que no nos iba a hacer falta nada, si que es cierto que alguna cosa nos falta. Tengo intención de hacer un vídeo y un post por aquí para comentaros cuáles son mis imprescindibles para el recién nacido.

Y nada más, os recuerdo que todas mis redes sociales son elisaglarequi (instagram, página de Facebook y canal de Youtube) salvo en twitter que es elisaglarequii y la verdad es que últimamente estoy muy activa, sobre todo en la página de Facebook, que subo todos los días lo trabajado con Mateo con fotos explicativas. Pasaros por allí si os interesa la educación en casa.

Problemas para compartir – Mi hijo no comparte

compartir

Bueno, entramos en tema farragoso como ninguno. Y es el tema de compartir.

Y digo que es farragoso porque me da la sensación de que en temas como este nos importa más el qué dirán/el qué pensarán otros padres o familiares que lo que realmente queremos enseñar a nuestros hijos o hijas. Quiero decir: ¿realmente nos paramos a pensar qué estoy enseñándole?

Lo peor de todo es que cuando nuestros retoños tienen menos de un año parecen los niños más generosos del universo. Como que viene otro y le quita lo que tiene y oye, ni se entera. Y esto nos parece lo mejor: «no es nada egoísta, lo deja todo». Salvo comentarios tales como «no seas tonto eh, no te dejes que te quiten» «que bobito eres, cuando empieces el cole ya verás» que en fin, si me habéis leído alguna vez me voy a ahorrar lo que pienso de frases como esas.

Pero llega el año y medio (más o menos) y pasamos a todo lo contrario. Aparece la concentración y el trabajo con propósito, y los niños están aprendiendo mientras juegan. Así que cortar su concentración esperando que jueguen con su prima o quitarle parte del juego (aunque parezca que no lo están usando) les provoca unos rebotes impresionantes.

En realidad es un momento crucial para el desarrollo del niño, es cuando realmente aprende a concentrarse y a trabajar solo, y por eso atentar contra ello puede significar un niño que no comparta nunca jamás o que no sepa jugar solo nunca. Es la época también del «Yo solito» tanto para vestirse, cocinar y todo lo que pasa a su alrededor en general. Es una etapa en las que le gusta jugar solos.

A partir de los dos años y medio empiezan a desarrollar su parte social, y eso por eso que empiezan a querer jugar con otros niños y aparecen juegos como el pilla pilla, el escondite o otros juegos. Eso si, no siempre quieren jugar con otros. Todavía necesitan su tiempo de trabajar la concentración y por eso es fácil verles jugando solos en su habitación de manera independiente o demandando atención para jugar con ellos.

Voy a partir de decir LA FRASE, para que todos tengáis claro mi visión sobre este tema: NO ES OBLIGATORIO COMPARTIR. Vale, ya lo he dicho.

Nuestra misión en la educación de nuestros hijos es prepararles para su etapa como adultos, darles las herramientas necesarias para ser personas felices. Y si nos miramos a nosotros mismos no siempre compartimos. No compartimos nuestro coche, ni nuestra casa, ni nuestro dinero. No lo hacemos, y menos con el que primero pasa y nos lo pide. Así que no entiendo por qué les enseñamos a los niños lo contrario.

Además de que les mandamos señales completamente contradictorias: cuando es él el que le quiere quitar algo a un niño le decimos que no, que lo tiene el otro, pero cuando se lo quieren quitar a nuestro hijo tiene que ser el primero en dárselo. ¡No tiene ningún sentido!

Nosotros en casa estamos practicando a día de hoy varias técnicas que le van a ayudar a Mateo el día de mañana a compartir:

  • La primera de todas es el «comentarista deportivo»: es una manera muy sencilla de reprimir nuestras ganas de solucionar los conflictos. Se trata simplemente de narrar de forma objetiva y en tercera persona un conflicto que esté pasando entre dos niños, para darles una visión desde fuera de lo que está ocurriendo. Les ayuda definitivamente a solucionarlo a ellos solos.
  • Previsión: si sabemos que va a venir alguien a casa que puede suponer un problema a la hora de compartir, le damos la posibilidad a Mateo de que elija qué juguetes quiere que estén a la vista sabiendo que probablemente el otro niño los vaya a querer utilizar. Esto le da la oportunidad de tener un poco el control, haciendo más sencillo compartir.
  • Aprender a preguntar Y RESPETAR: es algo crucial. Mateo está aprendiendo a preguntar si puede jugar y la parte más importante, si me dicen que no quieren jugar conmigo, NO PASA NADA. Media vuelta y a otra cosa.

Sin embargo, si todo esto no funciona, mi enfoque (y el enfoque Montessori, por supuesto) para este temas son los TURNOS.

Es una forma de respetar la concentración del niño que está jugando y de enseñarle a esperar al otro niño. Dos cosas muy importantes para el desarrollo de ambos. Además siempre se les trata por igual. Da igual que tu hijo sea el que está jugando que sea el que quiere jugar. Siempre hay que esperar a que el material que quiere utilizar esté disponible. Y si algo está claro es que si alguien lo está usando NO ESTÁ DISPONIBLE. No hay tiempos, ni presiones. Cuando el niño que está utilizando el juguete decida que no lo quiere usar más, es el turno del niño que quería usarlo.

Todo esto requiere práctica, así que hay varios conflictos que pueden surgir cuando tu hijo quiere utilizar algo que está utilizando otro:

  • Le quita de las manos el juguete en cuestión: «Parece que tienes muchas ganas de jugar con ese juguete (verbalizo sentimiento). Ahora es el turno de X. Estará libre dentro de un rato.»
  • Tiene problemas esperando a que el otro niño lo deje: «¿Quieres mirar cómo juega o buscamos otra cosa para entretenernos mientras?.» (Damos opciones)
  • Llora o se frustra: Esperar a que se calme. «Veo que tienes ganas de jugar con ese juguete, pero ahora es el turno de X y te sientes frustrado. Estoy aquí por si me necesitas/necesitas un abrazo/quieres hablar.»
  • Se pone agresivo: Poner barrera física y retirar al niño antes de que pueda hacer daños. «Realmente tienes ganas de utilizarlo (verbalizo sentimiento). No puedes pegar a nadie porque nosotros no queremos hacer daño y eso es importante para nosotros. Si quieres podemos salir a la calle y pegar unas patadas al balón/me puedes enseñar lo enfadado que te sientes con este lápiz y este papel (canalizo el sentimiento).»

Muy importante en todas estas situaciones mantenerse calmado. MUY CALMADO. No consigue tu reacción con ninguna de estas actitudes.

Todas estas son situaciones que pueden ocurrir cuando tu hijo es el que quiere coger algo, pero si es a la inversa suele ser bastante complicado, ya que la mayoría de los padres y madres no entienden que tu no «fuerces» a tu hijo a compartir.

Pero es muy importante enseñar a nuestros hijos a que sean asertivos, que no se dejen: «Ahora es mi turno. En seguida lo dejo y será tu turno»

De cualquier manera, siempre hay momentos que resultan complicados, como por ejemplo el momento columpio. Tampoco se trata de que tu hijo este hora y media en el columpio haciendo cola. En estos momentos suelo modificar un poco las cosas para cumplir con las obligaciones sociales. Le doy la oportunidad a Mateo de elegir un número hasta el que contamos antes de dejarle el columpio al siguiente niño. Por ejemplo, contamos hasta 10 y después no bajamos. Esto le da algo de poder al niño, «decide» cuando dejarlo.

Todas estas técnicas son mucho más fáciles de implementar en el día a día si vuestro hijo ya las conoce. Por eso es importante hacerlo como un juego en casa. Cuando juegues con él dile que es tu turno y que luego es el suyo, para que toda esta terminología les suene.

De todas formas ¡es complicado!

¡Si tenéis cualquier duda dejádmela en comentarios e intentaré resolverla! Pasaros por mi canal de Youtube si queréis verme hablar del tema.

Semana 22 de embarazo

collage

Bueno bueno, semana 23 de embarazo y por fin he tenido cita con la matrona.

Y es que aunque se mueva muchísimo, hasta el punto de ser incómodo, siempre da más seguridad escuchar que todo está bien de boca de alguien que sepa. Así que si, confirmo, todo está bien.

Yo he engordado alrededor de 8 kilos, que aunque ella me ha dicho que está bien creo que estoy yendo un poco por encima de lo que debería. La comida estas semanas está siendo bastante sana, pero si que es cierto que estoy comiendo más cantidad que en semanas anteriores. Y deporte esta semana NADA DE NADA. Me pegué una paliza impresionante subiendo la compra del mes el lunes y he estado hasta el jueves que casi no me podía mover del dolor de espalda. Un horror. Y luego la pereza que me da, claro. Que encuentro cualquier excusa rápido para no tener que hacer deporte. Mal hecho.

Y lo que si que ha cambiado es que bebo muchísima agua. Probablemente más de 3 litros al día. Incluso por la noche me tengo que llevar una botella de litro y medio a la cama porque me muero de sed durante la noche. Y esto claro, se ha convertido en viajes al baño cada hora más o menos, que ni Mateo en los tiempos de quitar pañal. Pero bueno, el dolor de infección de orina ha desaparecido y ya parece que la incontinencia está más controlada. Además esto ha hecho que ya no me apetezca casi cocacola zero, lo cual seguro que es bueno para mi.

Y vamos con los síntomas así un poquito diferentes: no para de picarme la tripa. Así como del ombligo hacia abajo. Lo cual es síntoma de que las estrías van a hacer su aparición triunfal, así que ya estoy mirándome cada día para saludar a la primera, que antes o después llegará, lo se. Por mucho que me unte en crema.

Además tengo un síndrome del nido que no me aguanto. Para las que no lo sepáis es básicamente apañarlo todo para la llegada del bebé: estoy todo el día limpiando, ordenando y recolocando. Lo cual no tiene nada que ver conmigo en la vida real. No hay nada que me importe menos que un poco de suciedad. No soy nada maniática. De todas formas es un poco pronto para empezar con estas historias… Será que mi cuerpo se da cuenta de que está Mateo… y que las cosas se van a complicar dentro de unos meses.

También he tenido de estos síntomas de TMI (demasiada información, vamos). El primero (y el menos así) es que no me paran de sangrar las encías. Están hinchadas y hasta tirando a moradas. Se que es algo normal, también me pasó en el embarazo de Mateo, pero es bastante rollo. De cualquier manera que sepáis que recomiendan una visita al dentista al menos por cada trimestre de embarazo.

Y luego ya vienen los de compartir demasiado, pero demasiado. Y son dos: el flujo y el sexo. En cuanto al primero hay mucho, mucha cantidad. Y del segundo pues todo lo contrario, vamos. No nos alarmemos, es un flujo normal, transparente, no huele y ni pizca de sangre, pero la verdad es que hay veces que es hasta incómodo. Y luego el sexo, pues que os voy a decir, entre que una no se siente nada sexy y que tengo una pelota de baloncesto pegada al cuerpo pues las cosas se ponen complicadas. Que ya me lo esperaba, que ya he estado embarazada, pero bueno. Que no estamos a lo que estamos y no queda otra que esperar a que pasen estos meses.

Y nada más de mi parte. Si estáis embarazadas, contadme cositas, que me encanta. Y pasaros por el canal para verme en vídeo y ver la barriga, ¡que ya es enorme!

Estanterías MONTESSORI octubre – 3 años

Estanterías octubre

Os dejo un link directo al nuevo vídeo de Youtube que he subido en mi canal, en el que os enseño las estanterías de Mateo para este mes de octubre.

Están sobre todo centradas en los animales, la música y el arte que es lo que a Mateo más le está interesando últimamente, con una pequeña introducción a las formas geométricas y las matemáticas.

¡Dejadme comentarios si queréis que os aclare alguna cosa o si tenéis alguna duda!