Cómo ahorrar en la compra | Organización de menús

Para los que me conocéis, soy una loca de la organización. Me hace tan feliz. Me encanta tener todo mi día, semana, mes e incluso año, organizado al dedillo. Todo planificado.

Una de las cosas para las que me ha sido útil esta locura que me entra a veces es para planificar la comida y ahorrarnos algo de dinero al mes. Desde que estamos más organizados con las comidas y hacemos una sola compra mensual (con algún viaje a mitad de mes para comprar fruta y verdura) nos ahorramos entre 200 y 400 euros al mes.

Nuestro presupuesto actual para comida, lo que incluye comprar el pan todos los días es de 430 euros (400 en comida y 30 en pan) y la verdad es que lo cumplimos bastante bien (euro arriba euro abajo). Pero esto tiene su técnica. Y eso de ir al super a lo loco a comprar lo que nos parece no vale.

La situación de mi casa es además algo especial, porque ninguno de los tres comemos lo mismo. Sergio come muy poquitas cosas: carne roja, patatas, huevos, pasta y algún puré. Mateo come en el colegio y a mi me gusta la comida, en el día a día bastante limpia. Me gusta mucho lo dulce, pero todo lo que hago en casa dulce, que es mucho, suele ser a base de azúcar de coco, harinas integrales y mantequillas de frutos secos. Nada de mantequilla, ni harina, ni azúcar. Vamos, que hago un menú para cada uno.

Vamos por partes.

Lo primero que organizo es mi comida, que es la que más cambia. A mi me gusta mucho cocinar, por lo que cambio de recetas prácticamente todos los meses. Yo hago 5 comidas diarias, pero tanto para el desayuno, como para los snacks de durante el día me valen el mismo tipo de comidas, la mayoría de ellas dulces, salvo el almuerzo que tomo fruta. Así que suelo tener varias recetas seleccionadas y las voy haciendo conforme se me gasta la anterior. Para que os hagáis una idea suelo preparar alrededor de 15-18 recetas a lo largo del mes, aunque tenéis que tener en cuenta que esta es una casa bastante concurrida y suelo ofrecer a todo el que viene que se lleve comida. Este tipo de recetas son del tipo bizcochos, granolas, barritas de cereales, panes, galletas, etc.

Para las comida selecciono 10 comidas diferentes, ya que normalmente cada receta me dura unos tres días, y además suelo invitar a mi padre o mi madre al menos una vez a la semana y suelo sacar sobras. En el caso de la comida suelo comer comidas menos pesadas, normalmente sin proteína animal, como mucho huevos, aunque algo de pollo puede ser que caiga, pero en ensaladas, por ejemplo.

Y para las cenas otras 10 comidas. Estas son comidas un poco más pesadas, pero como también las come Mateo, lo repartimos un poquito mejor.

En el caso de Sergio tengo varias recetas estándar que le gustan y que hacemos todos los meses como albóndigas, lasaña, pasta carbonara y alguna cosa más que le gusta y le dura varios días. Además suele comer bastante carne de cerdo a la plancha, patatas y algo de pescado frito. De cualquier manera cuando termina el mes le suelo preguntar si tiene antojo de algo, si quiere que este mes le prepare alguna cosa diferente, para tenerlo en cuenta.

Con Mateo lo único que hago es asegurarme de que hay mucha fruta siempre en casa, snacks sanos tipo tortitas de arroz, barritas de cereales y cereales sin azúcar, pero la realidad es que come bastantes cosas de las que me preparo para mí.

Con el menú mensual claro, apunto en una lista enorme todo lo que necesito. TODO. No sólo lo que me hace falta. Esto es importante, porque a veces te parece que tienes suficiente orégano, pero luego resulta que necesitabas no se cuanta cantidad y solo tienes para la mitad. Y cuantos más viajes al súper, más probabilidades de comprar cosas que no necesitas.

Y es el día antes, sólo el día antes de ir al súper, cuando cojo esa lista y repaso la despensa y la nevera para ver qué es lo que realmente necesito y en que cantidad.

La realidad es que intento hacer toda la compra a principios de mes, y si veo que se me va a poner algo malo lo preparo con antelación y lo congelo, pero hay cosas, como la fruta, que hay meses que es inevitable pasarme por el súper porque estamos bajo mínimos.

Si tenéis cualquier duda no dudéis en preguntarme. De cualquier manera os invito a pasar el domingo por mi canal, porque os enseño la compra que hago para el mes de octubre, para que os hagáis un poco a la idea de qué es lo que compramos.

¿Cómo os organizáis en casa la compra? ¿Tenéis un presupuesto fijado?

Semana 20 de embarazo

sema20

Ya he pasado la mitad del embarazo y esto va RAPIDÍSIMO. De hecho escribo este post a punto de salir de casa para ir a la ecografía más importante en la que probablemente me dirán el sexo de nuestro bebé. Pero eso ya os lo contaré en otro momento…

Esta semana ha sido bastante más tranquila. Después de pasar unas semanas malísimas con la adaptación de Mateo, ya que nos ha resultado un poquito más complicada de lo que pensábamos, parece que ya entramos en rutina y que las cosas van para mejor. Yo he estado relajada, me ha dado tiempo a leer mucho y a prepararme para volver a empezar a estudiar, inevitablemente, dentro de un par de días.

Una de las cosas de las que me he dado cuenta esta semana es que el pelo corporal me crece mucho más despacio. Tuve una cena el viernes y cuando me estaba haciendo las cejas me di cuenta de que desde que sabemos que estoy embarazada no me había tenido que depilar el bigote. ¡Curioso! Además, en las piernas y el resto del cuerpo el pelo me crece mucho más despacio… Es una de las cosas que no me importaría que se quedara para siempre en mi vida, la verdad.

Sin embargo en la piel si que he notado que ha ido a peor, no se si es cuestión del cambio de estación, que es algo que a mi me suele afectar bastante, pero si que me la noto mucho más seca y tirante que en semanas anteriores.

El pecho cada vez me crece más, hasta el punto de que creo que he subido una talla y que me va a tocar ir a comprarme sujetadores un poco más grandes para estar más cómoda. Los pezones están enormes y mucho más oscuros, además de sensibles, pero la dureza y el dolor en el pecho se han acabado.

A pesar de que todavía no me ha salido ninguna estría en ninguna parte del cuerpo (en el anterior embarazo me salieron hasta en los gemelos) he empezado a notar mucho picor en la tripa, lo que indica que la piel se está estirando y que probablemente lleguen dentro de poco. Yo sigo dándome crema hidratante todos los días, pero tengo bastante claro que es batalla perdida.

El bebé se mueve muchísimo, y a todas horas. Yo creo que descansa poco. Y además el movimiento es como muy abajo. La realidad es que ahora mismo es muy pequeño, y por lo tanto tiene mucho espacio para moverse, así que va cambiando mucho de sitio.

Como ya tengo bastante tripa, empieza a dolerme más la espalda. Ya no es tanto ciática como tenía hace unas semanas sino que creo que es simplemente porque mi postura ya  no es la mejor, ni caminando, ni sentada, ni de ninguna manera. Además he empezado a notar dolor en la parte baja de la tripa, consecuencia de que mis pobres ligamentos ya están soportando más peso del normal.

Y se me están empezando a hinchar las piernas. En el embarazo de Mateo acabé con unos tobillos enormes y las piernas muy hinchadas (ya os digo que me salieron estrías en los gemelos) y ya estoy notando que mis tobillos pierden la forma.

Por fin he empezado a hacer deporte con más frecuencia. Esta semana pasada han sido dos días a la semana y espero que durante la siguiente sean por lo menos tres. Me encuentro mejor después de hacerlo, aunque suelo tener agujetas al día siguiente, lo que cual es un poco fastidio. De cualquier manera todo con tal de que la recuperación postparto sea lo más fácil posible. Además he empezado a organizarme mejor las comidas y a comer algo mejor sin entrar en dietas restrictivas ni mucho menos.

¡Es todo por hoy! Os dejo aquí el vídeo que grabé de las 20 semanas para que lo veáis que doy algún detallito más.

¿Cómo os vais encontrando vosotras?

Nuestra experiencia con el comienzo de curso

1536234631983

Mateo llevaba desde que tenía 3 meses yendo a la guardería, así que en principio puede parecer que su adaptación iba a ser sencilla, pero no necesariamente es así. Os explico: Mateo venía de un entorno muy conocido, donde todas las profesoras le conocían (es de los pocos niños que han pasado tanto tiempo en la guarde) y además el entorno estaba controlado con 3 clases pequeñas.

El paso al colegio grande, donde todos los niños son desconocidos, las profesoras son nuevas también y además el entorno es tan grande es normal que de un poco de miedo. El colegio es enorme, hay niños de edades muy distintas y ha pasado de ser el mayor de la guarde a ser el pequeño del colegio.

De cualquier manera a mi no me preocupaba mucho el tema, estábamos bien preparados con diferentes libros en casa que hablaban un poco de las rutinas a las que nos enfrentábamos y yo me había preocupado especialmente de que supiera cuál era su cole, cómo era y de hecho incluso pasó un día un par de horas en una de las aulas de 3 años mientras yo estaba en una reunión. Todo apuntaba a que la adaptación iba a ir viento en popa.

Pero no.

Y no os imaginéis a Mateo chillando, llorando y agarrándose a mis faldas porque los que veis mis vídeos «conocéis» a Mateo y es un niño que hace ese tipo de cosas. Es un niño más (profundo) discreto.

Mateo entró con tranquilidad (e incluso entusiasmo diría yo) el primer día de clase. Tenemos la suerte de que el cole que hemos elegido es muy respetuoso con los niños, cree mucho en el respeto a los alumnos y en el proceso de adaptación lento pero seguro, por lo que los padres podíamos estar en el aula todo lo que quisiéramos durante la primera semana, que iban a clase sólo una hora y media. Sin embargo, después de 10 minutos dentro del aula me di cuenta de que claramente sobraba allí (Mateo no me hacía ni casa) así que me marché.

Sin embargo los cambios llegaron por otro lado. Al principio simplemente estaba nervioso. En casa tenía menos paciencia, empezaba a tirar las cosas al suelo cuando no le salían, de vez en cuando hacía amago de pegarnos, el sueño ya no era tan apacible como antes y lo más preocupante de todo: empezó a tartamudear.

Todo eran signos de que a Mateo le estaba costando adaptarse a su nuevo entorno.

Hablé con sus tutoras y les expliqué (más o menos) la situación, sin querer alarmar de más, pero explicándoles que Mateo es un niño muy obediente, que conoce muy bien las normas y que es bastante conformista, pero eso no quiere decir que porque no llame la atención chillando o llamando a su madre no necesite un poco de atención y de cariño.

Y es que yo creo que ha sido eso. Mateo es un niño muy cariñoso.

Entiendo completamente la situación de las profesoras, sin duda. Si hay niños que montan más barullo y que es necesario calmar para conseguir un buen ambiente en el aula son «prioridad». Y creo que Mateo notó que pasaba a un segundo plano y le está costando un poquito acostumbrarse a esa situación.

En fin, que está siendo un poco difícil. Sobretodo para Sergio y para mi, que vemos que Mateo está pasando un mal rato y no podemos hacer nada salvo esperar que todo vaya a mejor.

En un futuro próximo tengo intención de escribir un post sobre la tartamudez y cómo reaccionar a ella.

¡Contadme que tal vuestras adaptaciones! ¡Y fuerza!

Semana 18 de embarazo

collage

Se que igual parezco algo repetitiva, pero os prometo que va a haber más cosas en el blog que no tengan que ver sólo con el embarazo.

El lunes entré ya en la semana 19, lo cual me da un poco de vértigo porque la semana que viene ya estamos a mitad del embarazo y no me he dado casi ni cuenta, y por eso quería contaros un poco qué tal he pasado esta semana pasada.

Ha sido una semana un poco rara por eso de que he estado de exámenes y a pesar de ya estar en Pamplona no hemos vuelto a la rutina como tal. Además de que Mateo empezó el cole el jueves. Se me olvidó comentarlo en el anterior post, pero una de las cosas que me he notado durante este embarazo ha sido que he tenido mucha menos capacidad para memorizar o incluso estudiar durante este mes en preparación para los exámenes de septiembre.

Es lo que en ingles llaman «mommy brain» (o eso creo) y es básicamente que tu cerebro está un poco vuelta al aire y tienes menos memoria de lo normal. No preocuparse que en cuanto das a luz todo vuelve a ser como antes, pero la verdad es que ha sido un momento un poco inoportuno para que yo «perdiera» la memoria y la concentración. Veremos a ver qué tal los resultados, pero en general me he notado que me ha cundido menos.

Una de las cosas que va a cambiar a partir de ahora va a ser que me voy a poner a hacer deporte y a comer un poco mejor. Es algo que durante el mes de julio ya lo hice, pero que en agosto lo dejé un poco de lado por eso de que estaba de vacaciones y preparándome para los exámenes, por lo que dejó de ser prioridad, pero que tengo ganas de volver a retomarlo.

Ya no tanto por el hecho de verme bien o mal, de adelgazar o de mantener el cuerpo durante el embarazo, sino porque he oído que el hacer deporte y comer bien ayuda muchísimo en el parto y la recuperación en el postparto es mucho más rápida. En el postparto de Mateo tuve una experiencia un poco mala (principalmente porque el parto y la semana siguiente fueron algo complicadas) así que si me puedo evitar puntos, dolores y demás fastidios mejor, que ahora van a ser dos en vez de un niño los que van a tener que ser cuidados.

Una cosa que hemos estado hablando esta semana Sergio y yo es el hecho de que no estamos nada preparados para el parto y la posterior llegada del bebé. Y es que para estas alturas con Mateo teníamos hasta hecha la cuna con sus sábanas y todo (una chorrada, sinceramente porque aún quedaba casi un año para que le metiéramos dentro). Me imagino que en los próximos dos meses empezaré a sacar la ropa que tenemos guardada de Mateo para ver que hay por ahí y teniendo en cuenta que son dos bebés que nacen al contrario en el año (uno en julio y el otro en febrero) creo que nos va a tocar comprar bastantes cosas para el primer año.

Ya hemos recibido los primeros regalos para el bebé y lo podéis ver todo en el vídeo en mi canal de Youtube.

En cuanto a síntomas en general lo más llamativo ha sido el reflujo, que cada vez es más insoportable. Ya no tiene que ver con que haya comido algo fuerte o no, está presente durante todo el día en distintos momentos, sobretodo si he estado colocada en la misma posición mucho tiempo y me muevo.

Sin embargo el sueño ha mejorado profundamente. Y es que no hay nada como la cama y la almohada de una. Además de que ya por fin hace un poco más de fresquero y hasta ha empezado a llover. Estoy encantada.

Mi tripa creo que lleva estancada un tiempo. No me veo más grande, ni creo que la ropa me quede más prieta. De hecho mi abuela decía el otro día que hasta había adelgazado. El peso dice que esta semana he engordado medio kilo. Lo que si es cierto es que esta semana se ma ha salido el ombligo, así que algo ha cambiado. Las estrías no han hecho su aparición todavía (nuevas, claro) pero llegarán, no me quiero hacer ilusiones.

Lo más importante de esta semana es que ya tengo clarísimo que lo que siento es el movimiento del bebé. Y hay veces que es tan claro que le coloco a Sergio la mano para ver si lo siento, pero parece que todavía es demasiado pronto. Se mueve muchísimo, y sobretodo lo noto cuando estoy en reposo, algo normal en este momento del embarazo porque los movimientos son más sutiles y no se notan si estás caminando o haciendo cosas.

En fin, que estamos muy contentos y animados, y ¡se nos está pasando volando!

Contadme cositas de vuestros embarazos. ¡Nos vemos en unos días!

Semanas 13 a 17 de embarazo

 

miniatura

Pues sí, ¡estoy embarazada!

Llevábamos muy poco tiempo intentándolo, así que fue casi una sorpresa cuando a principios de junio nos dimos cuenta de que estaba embarazada. Os dejo por aquí el vídeo de cuando nos dimos cuenta de que estaba embarazada, por si queréis verlo un poco más en tiempo real.

Durante todo el mes de julio y agosto ha sido muy complicado pasarme por aquí para escribir, así que no he podido contároslo hasta ahora. Así que ya estoy metida de lleno en el segundo trimestre de embarazo.

En concreto vengo a contaros un poquito como me he encontrado durante este mes de agosto, que ha sido un mes un poco diferente, ya que no hemos pisado nuestra casa en los 31 días. Hemos estado visitando a la familia de Sergio y de vacaciones en Benidorm, que la verdad nos ha venido a todos estupendamente.

El caso es que sin quererlo casi estoy plantada en la mitad del embarazo (cuando escribo esto estoy de 18 semanas y media) y casi ni me he dado cuenta. Y es que este embarazo me ha pillado en la parte del año que se pasa enseguida, que entre verano y Navidad, que llega enseguida, se pasan volando 6 meses. Así que me imagino que cualquier día estoy con dos niños en casa y ni me he dado cuenta.

Podéis imaginaros entonces que, viendo lo rápido que se me está pasando, está siendo un embarazo bastante sencillo. Y sí, soy una de esas personas que tiene unos embarazos FACILÍSIMOS. A ver, facilísimos porque no tengo cosas fuera de la norma. Vomitar, estar cansada, ciática, dormir mal y todas esas cosas me pasan, que tampoco es un camino de rosas, pero que en general no me puedo quejar, la verdad.

Empecé el embarazo con un peso de 66,5kg y ahora mismo estoy en 71,1kg. En la última cita la matrona me dijo que este mes de septiembre me cuidara un poco, que aunque ya se sabe que julio y agosto son meses complicados estando o no embarazada, que mejor que vigilara un poco la comida para no tener problemas después. Si que es cierto que tengo una tripa bastante prominente para el tiempo del que estoy, pero aparte de que es más incómodo, tampoco he notado nada más.

En cuanto a los síntomas, lo peor han sido los relacionados con mis tripas, que han estado bastante revueltas. Al principio de mes podía comer hasta reventar sin ningún problema, y además tenía mucha hambre que no se saciaba con nada. Sin embargo, de mitad de mes para adelante no podía comer más de la cuenta, porque sino me podía pasar toda la noche vomitando. Y lo mismo si comía comidas muy fuertes, como chorizo. Además otra cosa que ha aparecido es el reflujo, hasta el punto de no poder dormir bien, pero yo creo que también tiene que ver con que las camas en las que he dormido este mes no son las mejores del mundo.

Y luego es que estoy incómoda. Incómoda para dormir, porque no encuentro postura, incómoda para sentarme porque todo me aprieta, incómoda andando porque he empezado con ciática. La vida de la embarazada, vamos.

Otro síntoma muy claro durante este mes ha sido que el pecho me ha crecido mucho y ha dejado de dolerme en el pecho en sí, para pasar a ser súper sensibilidad en los pezones, que están muy grandes y muy oscuros (demasiada información, lo sé).

¡Ah! Y muy importante. Me parece que he sentido al bebé este mes. No se si han sido simplemente gases o si ha sido el bebé, pero bueno, la matrona dice que si me lo ha parecido es bastante probable que si que fuera. ¡Qué ilusión me hace! Ya se me había olvidado esa sensación.

Si estáis embarazadas contadme cositas, que me encanta saber cómo lo estáis pasando vosotras.

Rutina diaria niño 2 a 3 años

img_8046-e1530090920938.jpg

No quiero que parezca que nuestro día está tan estructurado, porque la mayoría de las veces hacemos lo que podemos, sinceramente. Pero si que es cierto que más o menos tenemos una rutina, sobretodo por las mañana, a la hora de salir para la guarde.

Si queréis ver en vídeo nuestra rutina por las mañanas en un día de guarde os dejo aquí un vídeo con un timelapse de un día cualquiera entre semana.

Y nada más, os dejo con nuestra rutina:

8:30 – Despertar

8:45 – Desayuno los dos juntos

9:00 – Vestirse. Intento que lo haga lo más independiente posible, dentro del tiempo que tengamos.

9:15 – Salimos para la guarde.

9 a 13:30 – Guarde. Según tengo entendido, su rutina allí es la siguiente:

  • 9:30 – Círculo: cuentan que han hecho el día anterior, comentan el tiempo que                           hace hoy.
  • 10:00 – Almuerzo.
  • 10:30 – Francés.
  • 11:00 – Inglés.
  • 11:30 – Actividad del día.
  • 12:30 – Comida.
  • 13:00 – Patio y recogida.

14:00 – Juego juntos: normalmente jugamos a los Legos en el salón. En este rato, si Mateo quiere, hablamos en inglés.

15:00 – Juego en su cuarto: trabajo de estanterías, juego con los animales y los bloques.

16:00 – Trabajo del día. Siempre tengo alguna cosa planificada. Como estos días ha estado haciendo bueno, hemos aprovechado para hacer cosas en el jardín: pintar, arcilla, cuidar las plantas, etc. Los días que tenemos piscina nos empezamos a preparar para ir.

17:00 – Parque y merienda. Los días que tenemos piscina Mateo tiene clase de 17 a 17:30. Solemos ir con el coche, pero aparco un poquito lejos para que andemos un poco.

18:00 – Juego en casa: en este rato intento que Mateo juegue de forma independiente, sin mi. Hay días que funciona y días en los que tengo que jugar con él. Yo suelo aprovechar para preparar cenas y ordenar un poco la casa.

19:00 – Cena: si, en esta casa se cena muy pronto, pero la verdad es que desde que adelantamos la hora de la cena Mateo duerme muchísimo mejor.

19:30 – Dibujos: hace ya bastante tiempo que no le dejamos a Mateo acceso a la tecnología durante el día. Solamente puede ver la tele una hora por las noches. Solemos tener grabadas sus series favoritas y le ponemos un par de capítulos por la noche. Al principio costó un poco quitárselo, pero a día de hoy no pide nunca durante el día.

20:30 – Cama: como habéis podido ver por la rutina, Mateo ya no duerme siesta y hace por lo menos 8 meses que no la duerme. Eso si, necesita dormir sus 12 horas por la noche. No suele despertarse para nada, y si lo hace es para pedir agua o zumo porque hace mucho calor.

Y esta es nuestra rutina. Ya os digo que es nuestra rutina en los mejores días, normalmente alguno de los puntos se incumple. Lo único con lo que somos estrictos es con el horario de cena y de acostar y procuramos no incumplir la hora de televisión.

Os recuerdo que tenéis en vídeo nuestra rutina de mañana en días de guarde, acordaros de pasar a verlo.

¿Cuál es vuestra rutina con vuestro niño o niña?

 

Cómo planificar el cambio de armario de tus hijos

Llega el verano y para nosotros es uno de los cambios de armario más radicales. Aunque es cierto que aquí en Pamplona nunca te puedes fiar y en pleno agosto te tienes que poner el abrigo, somos uno de los sitios que tienen estaciones y que los cambios de armario son casi imprescindibles.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Saca toda la ropa guardada

En nuestro caso la ropa guardada la tenemos en dos cajas. Una de ellas tiene la ropa de verano del año pasado y en la otra ropa nueva que nos han regalado o que hemos comprado en rebajas y que todavía le queda grande.

Todos los años, cuando termina una temporada, tengo la tentación de recoger toda la ropa en cajas y llevarla al trastero, pensando que seguro que para el año que viene nada le quedará bien. ¡Pero sería un error! Este año, por ejemplo, TODOS los pantalones cortos del año pasado le quedan bien, así que no nos ha hecho falta comprar prácticamente nada.

En cuanto a la ropa regalada o nueva, no os dejéis guiar por las tallas. De tienda a tienda cambian mucho las medidas y Mateo ha llegado a llevar ropa de 18 meses y de 3 años al mismo tiempo. Lo mejor es compararlas con ropa que sabéis que le queda bien.

Haz inventario

Parece una tontería, pero hasta que no lo ves por escrito no te das cuenta de lo que tienes o no tienes. Yo empiezo haciendo una lista sin saber realmente lo que tengo, pensando en lo que me parecería suficiente para pasar el verano. Una vez que tengo la lista voy marcando lo que tengo y no tengo, creando una lista de la compra de lo que realmente necesito.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Ponte un presupuesto

Un presupuesto que sea realista, claro. Ni muy alto, ni muy bajo. Y por supuesto, teniendo en cuenta el punto anterior. No es lo mismo comprar para un niño que no le vale nada del año pasado, que para un niño que ya tiene mucha ropa, como Mateo.

Compra con la lista en la mano

No sirve de nada hacer la lista si al final compramos sin tenerla en cuenta. Seguro que acabas comprando algo que sabes que no necesita, pero si tienes la lista por lo menos no te dejaras algo que sea imprescindible.

Revisa varias páginas web y/o tiendas y no cometas el error de comprar por comprar. Estamos hablando de personitas a las que la ropa se les queda pequeña en un suspiro. Malgastar en ropa que solo le vas a poner en una ocasión no tiene sentido.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Invierte en cosas puntuales.

En general, y a no ser que os lo podáis permitir, deberíais gastaros un poquito más en piezas puntuales o especiales, no tender a comprar caro. En esta ocasión hemos comprado una sudadera un poco más cara de lo normal.

Eso sí, compramos esta sudadera después de haber completado todas las necesidades con ropa más barata y al habernos dado cuenta de que aún quedaba dinero en nuestro presupuesto inicial.

Revisa y elimina de la cesta de la compra

Esto es muy importante si no quieres acabar con 4 camisetas blancas prácticamente iguales en casa. Y a todos nos da mucha pereza ir a la tienda a devolver la ropa. Una vez que hemos terminado de añadir a la cesta todo lo que nos ha gustado es muy importante hacer criba, aunque estéis dentro del presupuesto, para evitar gastos innecesarios.

Pruébale toda la ropa

Por lo que os decía antes de las tallas, es muy importante probársela. Puede ser que le quede muy justa o que algo le quede excesivamente grande. Así que no cometas el error, que yo lo he cometido varias veces, de guardarlo hasta que se lo vayas a poner y que luego sea dinero tirado a la basura.

Espero que os hayan gustado mis trucos para el cambio de armario de este año. Si queréis saber qué es exactamente lo que le hemos comprado a Mateo para esta temporada pasaros por mi canal de YT donde os enseño pieza a pieza.

¿Cuáles son vuestros trucos para el cambio de armario?

Cosas imprescindibles para un niño de 2 a 3 años.

Este es un post que tenía muchas ganas de escribir. Y hace ya casi una semana que grabé el vídeo sobre este mismo tema, pero no había encontrado tiempo para dejároslo por aquí.

Creo que uno de los errores que más cometemos sobretodo cuando es nuestro primer hijo o hija es la cantidad de cosas «básicas» que compramos. Esto se ve más claramente en los bebés (tronas, gimnasios, hamacas, mecedoras y tropecientos mil juguetes que nunca llegan a usar) pero también ocurre a lo largo de toda la vida de nuestros pequeños y pequeñas.

Por eso me parecía importante, sobretodo para los padres y madres primerizos, pero también para los que no lo son o incluso para dar ideas a aquellos que tengáis ganas de regalar a vuestros familiares y amigos, enseñaros QUÉ es lo que realmente me parece IMPRESCINDIBLE en un niño de 2 a 3 años.

Higiene

Uno de los pasos más importantes que típicamente se dan alrededor de esta edad es la retirada del pañal. Nosotros, si nos habéis seguido durante un tiempo, llevamos varios meses con este tema, así que tenemos algo de experiencia.

hacerpis

Una de las cosas más importantes para nosotros es darle a Mateo la mayor independencia posible dentro de que nuestra casa no es una guardería y que la mayoría, si no todos, los objetos de nuestra casa están adaptados para los adultos y no a la inversa.

Este orinal y adaptador para el váter de IKEA son además de baratos muy cómodos. En el caso del orinal, la parte verde pistacho que veis se puede sacar del cuerpo del orinal para facilitarle a Mateo que una vez que ha terminado lo pueda tirar al inodoro el solo fácilmente y luego tire de la cadena. En cuanto al adaptador todavía no lo estamos utilizando porque requiere que yo le asista. Todavía Mateo no se siente cómodo colocando, subiendo y sentándose sin mi asistencia, mientras que con el orinal es capaz de ir al baño mientras yo hago otras cosas.

Durante el día Mateo ya lleva calzoncillos normales, pero el paso anterior que utilizamos fueron los calzoncillos de aprendizaje. Estos calzoncillos tienen una zona de tela más gruesa en los genitales para evitar el «charco» cuando se hacen sus necesidades en la calle o en lugares públicos. Ellos siguen sintiéndose mojados, pero para nosotros es más sencillo.

En cuanto a los pañales de aprendizaje, la diferencia con los habituales es que se colocan como un calzoncillo, pero actúan cómo pañales (no se escapa nada). Nosotros ahora mismo los utilizamos sólo por las noches.

En cuanto a las toallitas para nosotros es necesario que sean sin perfume, por la sensibilidad de la piel de Mateo, pero entiendo que pueden ser de cualquier tipo si no tenéis ningún problema en ese sentido.

dermatitis.jpg

Y hablando de dermatitis. Hemos probado tantísimos productos… pero por algo nos quedamos con estos.

En cuanto al cuerpo la crema habitual, la que le ponemos cuando sale de la ducha es la de Bioderma. No es una crema específica para bebés, pero después de probarlas todas es la única que le evita la mayoría de las veces el brote de dermatitis.

En el caso de que el brote se haya producido, lo tratamos con el aceite de caléndula de Weleda. No es milagroso, no le desaparece de un día para otro, pero en un par de días le mejora muchísimo, y sobretodo le quita el picor y así por lo menos no se hace heridas.

Una vez retirado el pañal no hemos vuelto a tener muchos problemas con el culete de Mateo, pero cuando ocurren acudimos sin pensarlo a Mitosyl. Es una crema a base de zinc, lo que la hace muy densa y ésta si que es milagrosa. De un día para otro la rojez desaparece completamente. Recomendada 100%.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Así como el gel de ducha no le afecta en especial al cuerpo (utilizamos uno de marca blanca con PH neutro) con el champú sí que notamos la diferencia

Mateo tiene un pelo finito pero mucha cantidad. Y como es un niño que lleva el pelo relativamente largo, después de lavarle durante un tiempo con gel de ducha nos dimos cuenta de que perdía el brillo y que la textura no era tan suave como antes.

Este champú le ha devuelto el pelo suave, el brillo y además huele de vicio.

Ropa

No creo que haya nada realmente imprescindible en cuanto a ropa para niños y niñas en esta edad salvo las zapatillas de deporte.

P1015258.jpg

A base de comprar zapatillas de marcas lowcost nos hemos dado cuenta de que, al menos con Mateo, no merece la pena. Estas zapatillas, que en este caso son de Adidas, nos duran todo el curso escolar de Mateo, mientras que con las otras estamos todo el tiempo comprando nuevas.

Creo que es imprescindible invertir un poco más en el calzado, pero con cuidado. Hay marcas que no resultan tan bien como otras. En nuestro caso nuestras preferidas son las Adidas Superstar, pero como solemos comprar este tipo de cosas con descuento no hemos vuelto a cogerlas.

Educación/Desarrollo

La mayoría de los niños con esta edad o bien están en la primera etapa del segundo ciclo de infantil o bien están en el último año de guardería.

Quiero dejar claro que no es necesario dedicar tiempo a realizar actividades para el desarrollo de vuestro hijo o hija en casa y que eso no va a hacer de vosotros peores progenitores.

Algo que tengo muy claro es que si lo haces porque crees que debes hacerlo y no lo disfrutas ellos lo sienten y no disfrutan tampoco.

Una vez aclarado eso, os enseño que trabajo con Mateo en esta edad.

actividades.jpg

Están en la edad de la motora fina y en el momento de empezar a utilizar los dedos en preparación para la escritura que llegará pronto. Actividades para desarrollar este tipo de trabajos son por ejemplo el trabajo con tijeras, pero también la plastilina o amasar pan o trabajos de pinza con palillos, por ejemplo. Si queréis alguna idea más pasaros por mi canal donde veréis más ideas.

Otra parte importante del desarrollo en esta edad es el lenguaje. Mateo ha explotado y aprende muchísimas palabras al día. Y yo me aprovecho de ello y siguiendo sus intereses que en este momento son los colores, los animales y los medios de transporte, le voy enseñando. Tiene tanta hambre de palabras que hay momentos en los que no se ni cómo se llama lo que me pregunta.

Alimentación

Algo que me parece imprescindible en esta edad son los snacks. Yo no salgo de casa sin muchas cosas para picar por si acaso se cansa de lo que estemos haciendo, ya que la comida me da algo de tiempo para salir de donde esté y evitar una escena.

comida

En nuestro caso, lo que mejor funciona dentro de que es sano son las tortitas de arroz o los palitos de sésamo y la fruta. Si tengo en casa fruta que resulte muy difícil de llevar o que requiera más preparación siempre puedo echar mano de estas bolsitas de sólo fruta que venden en la mayoría de los supermercados.

También relacionado con la alimentación y muy relacionado con lo que os decía al principio de la independencia, nosotros intentamos utilizar lo menos posible el plástico con Mateo porque nos gusta que tenga la sensación de utilizar los utensilios que usamos los adultos, pero adaptados a su tamaño. En la foto veis la comparativa de los cubiertos de Mateo con los míos, pero además Mateo utiliza platos de cerámica y vasos de cristal.

trona

Y por último nuestra trona. Una de las mejores compras que hicimos cuando nació Mateo. Y es que esta trona permite que desde que son capaces de sentarse se incorporen a la mesa de los adultos para poder comer con nosotros y no que tengan su propia bandeja separados de los demás.

¿Cuáles son vuestros imprescindibles para niños de 2 a 3 años?

Actividades para un niño de 2 años

Si veis desde hace un tiempo nuestros vídeos de Youtube, sabéis que nosotros intentamos aplicar la pedagogía Montessori en la educación de Mateo y en la manera de comportarnos con él en general.

Ahora mismo Mateo tiene 33 meses ahora mismo (cumple los 3 años a finales de julio del 2018) y estas son las estanterías que tenemos ahora mismo en su cuarto.

Sobretodo estamos enfocados en trabajo de motora fina y lenguaje con algo de matemáticas, pero que es casi lenguaje.

9d3404df02b3de455afb99a570d34df0

1. Coincidencia de números: Es un trabajo súper simple y que parece que es el único de números de los que le he puesto últimamente que le interesa un poquito más. Consiste simplemente en que coloque encima de la cartulina los números correspondientes en gomaespuma.

2. Magnético – no magnético: Con una caña de pescar con imán que venía en un juego de pescar peces he aprovechado para enseñarle a Mateo el concepto de magnético – no magnético. Así que junto con la caña, ahora mismo tenemos un botón, un dedal, un cascabel y una pieza de puzzle de madera. Aunque al principio de la semana si que lo usó bastante, hace varios días que no lo utiliza.

3. Trasvase con cuchara: Se trata simplemente de pasar las cuentas con la cuchara de un recipiente al otro. Al ser cuentas de madera y botes de plástico duro el sonido que hace es muy satisfactorio para él. Todavía se le escapa alguna, pero la verdad es que lo controla bastante bien. Aún así le encanta hacerlo y lo coge una vez al día mínimo.

4. Buscar los animales: Nuestra colección de Schleich crece cada día. Mi intención con este juego era empezar a ver los sonidos iniciales de los nombres de cada animal, pero Mateo lleva un par de días empeñado en que se los diga en inglés, así que eso es lo que estamos haciendo. Yo le hablo en inglés durante todo el rato que trabajamos con los animales y el libro. Este es otro de los trabajos que más le está gustando y que todos los días hacemos.

5. Cortar con tijeras: Todavía le resulta bastante complicado, aunque el agarre de las tijeras ya lo hace perfecto y el movimiento lo controla. Ahora hemos pasado de rayas verticales a rayas ligeramente diagonales, y a pesar de que las líneas están dibujadas en diagonal, él sigue cortando en vertical, sin respetar las líneas. El papel que utilizamos es cartulina, para que no se le doble al cortar.

6. Bastidor de presión: La mayoría de los pantalones de Mateo tienen este tipo de cierre, y al ver que se frustraba cuando no conseguía atárselo después de hacer pis, le saque este bastidor de presión. Le resulta demasiado complicado y por eso creo que no lo utiliza mucho, pero me gusta que lo tenga a mano, porque de repente lo hace 4 o 5 veces seguidas en el mismo día.

7. Coincidencia imagen-objeto: Ni lo ha tocado, y es simplemente porque son bichos. No se muy bien como acabar con el hecho de que Mateo dice claramente que no le gustan los bichos. Y también le pasa con las serpientes. No se si hay alguien con quien él pasa tiempo que tiene miedo a los insectos y por eso él tiene la impresión de que le van a picar o que le van a hacer daño. Así que ahí se queda la bandeja hasta que se me ocurra algo.

8. Pegar pegatinas en los perímetros: En la guarde ahora mismo están trabajando las formas geométricas, y por eso he querido reforzarlo en casa. Simplemente le voy dibujando en un folio en color diferentes formas geométricas y él tiene que poner los gomets en el perímetro. Y así vamos aprendiendo. La realidad es que las formas más simples Mateo las controla perfectamente.

Y este es nuestro trabajo para los 33 meses. Si tenéis alguna duda o alguna sugerencia me lo dejáis en los comentarios.

¿Qué estais trabajando con vuestros peques?

Consejos para viajar en coche con niños

deb9ee47c7359cefe076797446dfeea3

Este año hemos conseguido juntar 4 días durante el puente de mayo para ir a ver a la familia de Sergio, que viven a casi 600km de nosotros. Así que me ha tocado preparar maletas para un fin de semana largo que, aunque os parezca mentira, me resulta mucho más complicado que cuando nos vamos para un mes.

Tenéis un vídeo en mi canal en el que podéis ver qué es exactamente lo que meto en la maleta para Mateo y he pensado que por aquí os podía dejar unos consejos para hacer viajes largos en coche con niños de 2 años.

Haz todas las paradas necesarias.

Parece un truco básico, pero a veces a los adultos nos tienta seguir conduciendo para llegar lo más lejos posible antes de que sea absolutamente necesario parar. Este es un error que nosotros hemos cometido constantemente, pero nos hemos acabado por dar cuenta de que al final el viaje se hace mucho más pesado con un niño descontento, por mucho que adelantemos kilómetros.

Además, si no necesitamos echar gasolina, preferimos para en una zona de hierba y mesas de camping más que en una estación de servicio como tal, para que Mateo pueda correr sin peligro y podamos sentarnos en la hierba, si el tiempo lo permite, a comer un bocata o algún snack.

Lleva comida y aperitivos de sobra.

En un momento crítico en el que no puedes parar, siempre viene bien tener a mano sus snacks favoritos para entretenerle un rato.

En nuestro caso solemos llevar palitos de pan, algún bocata y fruta ya cortada y pelada en tuppers. Y para beber, agua y zumo de naranja natural. Eso si, ¡raciónalo! Si ve toda la comida de una vez lo más seguro es que se lo coma de una sentada y te quedes sin tu recurso. Es imprescindible tener una bolsa para la basura a mano, porque si no corres el riesgo de encontrar papeles y restos de comida los próximos tres meses en el coche.

Un truco: Mete una pajita doblada dentro de la botella o el bote donde va el agua o el zumo de naranja para facilitar dar de beber con las protecciones de la silla del coche sin tirarle todo por encima.

Ten la ropa de recambio A MANO.

Mateo tuvo una temporada en la que no había viaje de más de 2 horas en el que no vomitara. Daba igual que comiera mucho o poco, que saliésemos después de desayunar o de comer. Tuviese lo que tuviese en el organismo, lo echaba. Y es gracias a estos episodios que aprendimos a tener ropa de recambio a mano.

No hay nada peor que tener a un niño (y silla y suelo y manos) cubiertos en vómito y no encontrar bolsas donde dejar la ropa, ni toallitas, ni ropa de recambio. Nosotros llevamos siempre un bolso a mano con la comida y ropa de recambio. ¡Varios conjuntos!

A nosotros la bolsa para vomitar no nos funciona por la forma que tiene la silla de Mateo, pero solemos llevar protectores de cama para adultos (como una especie de compresa gigante que se le pone a la gente mayor en la cama para que no mojen) y cuando le vemos que va a vomitar se la colocamos de tal forma que caiga todo (o la mayoría) dentro. Creo que no hace falta decir que no es infalible, pero más o menos cumple su función.

Vete descansado y con altos niveles de paciencia.

Con estas edades no entienden el tener que estar tanto rato dentro del coche y por mucho que intentes razonar con ellos lo único que consigues es que se obsesionen con que quieren salir de allí.

Por eso es muy importante que no pienses que por no ir conduciendo vas a poder ir descansando, sino que te vas a tener que convertir en el entretenimiento de un niño pequeño, y si además es un viaje largo como en nuestro caso ¡más vale que te armes de paciencia!

Apréndete canciones infantiles, invéntate un cuento sobre la marcha o juega al Veo Veo. Un juego que a Mateo le gusta mucho jugar es «A ver si ves»: yo le nombro un objeto y él tiene que encontrarlo. Este juego es maravilloso también para situaciones como la sala de espera del médico o la parada del autobús.

Vístele con ropa cómoda y fácil de quitar.

Mi recomendación es llevarle con el pijama, simplemente. Siempre hay tiempo de cambiarle cuando lleguemos. Eso si, que el pijama sea de dos partes (camiseta y pantalón por separado) porque en caso de que vomite, siempre se le puede quitar la camiseta vomitada con el cinturón puesto y ponerle otra limpia mientras buscáis un sitio donde parar.

Si todavía lleva pañal, que sea de aprendizaje.

En nuestro caso depende de cómo le veamos las semanas anteriores para ponerle pañal o calzoncillo en el viaje.

Si es uno de esos viajes con pañal siempre le ponemos de aprendizaje (de esos que no tienen pegatina, que se suben como un calzoncillo). Y esto es así porque, en el caso de que en el rato hasta que paramos no se haga pis, solamente hay que bajárselo como si de ropa interior se tratara y ponerle en el baño, sin necesidad de pegar ni despegar pegatinas que luego nunca pegan igual que al principio.

¡Y estos son nuestros consejos!

Os recuerdo que en mi canal de Youtube tenéis un vídeo en el que os enseño cómo me planifico y preparo la maleta de Mateo y el bolso que llevamos siempre a mano en los viajes, además de algunos de los objetos imprescindibles que aquí os he nombrado.

Si tenéis alguna duda, escribidme en los comentarios.

¿Tenéis algún truco infalible para sobrevivir a los viajes largos en coche?